El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Ver ficha de autor de la colección
Enciclopedia > Voz

Román, Bartolomé

J. R. S. P.

(Montoro, Córdoba, h. 1585-Madrid, 1647). Pintor español. Palomino lo consideró madrileño erróneamente, pues nació en la villa de Montoro, aunque se afincó pronto en Madrid. Se le supone discípulo de Vicente Carducho, siguiendo las Vidas de Palomino. La primera noticia segura sobre él data de 1614, en el pleito por la tasación y pago de las pinturas de El Pardo, en el que declara, además, en contra de su presunto maestro. No obstante, sus obras, a partir de 1616, muestran una clara influencia del estilo de Carducho. Se conocen bastantes pinturas suyas firmadas desde 1628. De ese año es La parábola de las bodas, en la sacristía del convento de la Encarnación de Madrid, de evidente relación con el estilo de su supuesto maestro. Su estilo presenta un concepto espacial a la veneciana, que ha llevado a suponer su contacto con la técnica velazqueña, pues, según Palomino, habría pasado posteriormente al taller de Velázquez. Las influencias venecianas y flamencas que muestra el conjunto de su obra se han querido explicar con el contacto que Román tuvo con las colecciones reales de pintura, al trabajar para fundaciones regias. Existen evidencias documentales sobre su actividad en otros conventos madrileños, como el de frailes benedictinos de San Martín (destruido), o el monasterio de las Descalzas Reales, para el que pintó una serie de arcángeles protectores de la congregación. Esta serie angélica, inspirada al parecer en estampas flamencas, tuvo un gran éxito, enviando Román muchos ejemplares de este tipo a la América hispana, por lo que se conservan hoy en Lima gran número de ellos. Pertenecen a la pinacoteca madrileña, además de algún arcángel, una serie de representaciones de santos y personalidades de la orden benedictina, entre los que destacan las efigies de cuerpo entero de san Beda o de san Pedro Celestino, figuras que recuerdan en su factura a las formas que Vicente Carducho creó para su serie trinitaria sobre san Juan de Mata. Hay que destacar que fue el segundo maestro de Juan Carreño de Miranda, tras el paso de éste por el taller de Pedro de las Cuevas.

Obras

Bibliografía

  • Camón Aznar, José, Pintura del siglo XVII, «Summa Artis», Madrid, Espasa Calpe, 1978, t. XXV, p. 304.
  • Viñaza, Conde de la, Adiciones al diccionario de los más ilustres profesores de las bellas artes en España por Juan Agustín Ceán Bermúdez [1889-1894], Valencia, Librerías París-Valencia, 1992, t. III, pp. 323-324.
  • Angulo Íñiguez, Diego, Pintura del siglo XVII, «Ars Hispaniae», Madrid, Plus Ultra, 1971, t. XV, p. 273.
  • Pérez Sánchez, Alfonso E., Pintura barroca en España, 1600-1750, Madrid, Cátedra, 1992, p. 91.
  • «Prado disperso: cuadros depositados en Palma de Mallorca, Mahón y Pamplona», Boletín del Museo del Prado, vol. XIV, Madrid, 1993, p. 71.
  • A Checklist of Painters, c. 1200-1976, Represented in the Witt Library, cat. exp., Londres, Witt, 1978.
  • Angulo Íñiguez, Diego, y Pérez Sánchez, Alfonso E., Escuela madrileña del segundo tercio del siglo XVII. Historia de la pintura española, Madrid, Instituto Diego Velázquez, csic, 1983, p. 313.
  • Collar de Cáceres, Fernando, Pintura en la antigua diócesis de Segovia (1500-1631), Segovia, Diputación Provincial, 1989, t. I, p. 386.
  • Azcárate y Ristori, José María, Arte del barroco al siglo XX, Castilla la Nueva, Tierras de España, Madrid, Fundación Juan March, 1983, t. II, p. 135.
Ver ficha de autor de la colección
Arriba