El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Barroso, Miguel

Alcázar de San Juan (Ciudad Real), h.1538 - El Escorial (Madrid), 1590

Se formó con Gaspar Becerra. Según fray José de Sigüenza, que trabó amistad con él durante su actividad en El Escorial, nunca estuvo en Italia, lo que lleva a pensar que aprendió de su maestro no solo los rudimentos de su arte, sino también el lenguaje del manierismo miguelangelesco. Aunque hasta 1585 no existe documentación que atestigüe su actividad artística, es muy posible que produjera obras importantes con anterioridad a esta fecha, ya que fue elegido junto con Hernando de Ávila para valorar los frescos de Luis de Velasco en la catedral de Toledo. Lo más importante de su producción son dos trípticos que realizó para el claustro de El Escorial, para los cuales existe documentación fechada entre 1587 y 1590. Se trata del Tríptico de la Ascensión y el Tríptico de Pentecostés, obras de carácter grandioso -sus severas arquitecturas riman con el marco herreriano del monasterio-, aunque algo endebles en el color, como ya hizo notar Sigüenza. En los mencionados documentos se habla de otras obras llevadas a cabo por él en el edificio, y en concreto de cuatro frescos destinados a flanquear los trípticos, de los cuales solo dos han sobrevivido. Durante su trabajo en El Escorial realizó, asimismo, varios dibujos de motivos para ser bordados en oro en vestimentas litúrgicas -conservados en parte- y limpió y restauró las obras de otros artistas españoles como Navarrete el Mudo. En 1589 se le nombró pintor del rey por una real orden en la que se le menciona también como arquitecto. Su ejercicio de esta profesión es corroborado por Sigüenza, que se refiere además a sus conocimientos de perspectiva, música, latín y tal vez griego antiguo. En el Museo del Prado se guarda un dibujo de trazo quebrado y nervioso, El nacimiento del Bautista, que ha sido atribuido al pintor por su semejanza con los dibujos de bordados para El Escorial. Representa el momento en que el Bautista es atendido por tres mujeres, mientras Zacarías escribe el nombre de san Juan ayudado por dos personajes. Al fondo de la escena, santa Isabel, recostada en una ­cama con dosel, es servida por unas mujeres que le llevan alimentos. (González, E.M.N.P, 2006, Tomo II, pág.452)

Obras (1)

Nacimiento de San Juan Bautista
Aguada parda sobre papel verjurado, amarillento, Segunda mitad del siglo XVI
Barroso, Miguel

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba