El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Sánchez, Mariano Ramón

Valencia, 1740 - Valencia, 1822

Pintor y miniaturista español. Se trasladó a Madrid cuando contaba siete años, para ingresar, en 1752, en la Academia de San Fernando. Tres lustros después llevó a cabo, sobre cobre de reducidas dimensiones, un San Carlos Borromeo como ornamento para el oratorio portátil de los príncipes de Asturias, encargo que compartió, en 1767, con Luis Meléndez Valdés. En la misma técnica realizó una serie de escenas para el claustro del convento de Santo Tomás y, sobre lienzo, varias imágenes de la Virgen de la Merced y diversos retratos en miniatura, con los que intentó -sin éxito- entrar en el servicio regio. Se trasladó a la corte de Portugal, donde ejecutó diversas miniaturas para José I y la futura reina, doña María. De regreso a Madrid, a comienzos de la década de 1760, fue elegido académico de mérito por la miniatura, hasta conseguir en 1781 el importante encargo de Carlos III de una colección de vistas panorámicas de caminos, puertos, bahías, islas y arsenales de la Península Ibérica, que iban a decorar el gabinete de marinas del príncipe de Asturias, el futuro Carlos IV, en lienzos de gran formato. El propósito corresponde al afán de la Ilustración de describir los lugares y tiene su antecedente artístico en las vistas de puertos de Joseph Vernet y otras series de pinturas de carácter topográfico de la época. Sin embargo, a diferencia de Vernet o de las vistas de los puertos del País Vasco, que el rey había asignado a Luis Paret y Alcázar, el pintor valenciano no optó por recreaciones artísticas del paisaje. Su propósito era el de captar la topografía de la zona de la forma más fidedigna posible y tomar a veces las localidades desde distintos puntos de vista. Sánchez inició su itinerario en Cádiz, en 1783 viajó a Sevilla y a Córdoba, para trasladarse dos años después a Málaga, donde pintó vistas del litoral mediterráneo hasta Alicante. En 1787 estaba en la provincia de Valencia, donde incluyó en su repertorio las islas adyacentes, como Mallorca, y en la costa de Cataluña. A pesar de su incansable esfuerzo -en 1792 tenía ya cincuenta y ocho vistas recopiladas- quedó desestimada su solicitud de pintor de cámara del rey. No será hasta 1796, cuando se le conceda dicho nombramiento. Salvo algunos retratos, Sánchez prosiguió en los siguientes años la misma tarea, y viajó al norte de España y a La Coruña. A mediados de la década de 1790, de vuelta a la corte, pintó la plaza de Badajoz, los puentes de Mérida y de Alcántara y los sitios reales de El Escorial y Aranjuez, hasta su traslado a Granada. En 1803, enfermo y con ciento dieciocho obras concluidas (la mayoría hoy en Patrimonio Nacional), Mariano Sánchez se retiró finalmente de este proyecto pictórico que había ocupado casi por completo su vida artística, y fue continuado por Antonio Carnicero, que también había participado en el mismo (Reuter, A. en: E.M.N.P., 2006, tomo VI, pp. 1970-1971).

Obras (7)

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba