El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Riquer, Alejandro de

Calaf (Barcelona), 1856 - Palma de Mallorca (Islas Baleares), 1920

Pintor que comenzó sus estudios en Barcelona, pero durante los años 1869-71 asistió a las clases en el pensionado de la Inmaculada Concepción de Béziers (Francia). Durante 1873 y 1974 fue alumno de la Escuela de Bellas Artes de Tolousse y a finales de ese año vuelvió a Barcelona y se matriculó en la Escuela de la Lonja, siendo alumno de Tomàs Padró, Claudio Lorenzale y Antonio Caba. Compañero y amigo de Apeles Mestres en la Lonja, comienzó en el verano de 1876 sus colaboraciones con las editoriales y los talleres de artes gráficas de Barcelona. En 1879 se trasladó a Roma y prosigue su viaje por Pisa, Florencia, Génova y Venecia, siendo un gran admirador de los primitivos italianos. Posteriormente se trasladó a Francia y de allí a Londres. En 1879 vuelve a Barcelona y durante la siguienete década se dedica principalmente a la ilustración de revistas y libros.
En esta primera etapa se ve una clara influencia de Mestres pero también es importante anotar la admiración que tenía Riquer por Viollet-le-Duc al que condieraba como el más importante arquitecto moderno, y con ello la aceptación de las corrientes neogóticas tan en voga en Francia.
Además de trabajar como ilustrador y pintor, Riquer se destaca por su importante labor como decorador. Esta multiplicidad de intereses le llevarían a fundar en 1892 el Manel de Riquer, un taller de ebanistería y decoración de edificios cuya vida sería efímera. A partir de 1889 Riquer va a recibir la influencia en la pintura inglesa que se había dado a conocer en París en la exposición de ese año. La pintura pre-rafaelita motiva su viaje a Londres en 1894, entra en relación con estos pintores -especialmente con Burnes-Jones- y se sumerge en los modelos británicos difundidos sobre todo por la revista 'The Studio' hasta el punto que se puede apreciar un cambio radical en su estilo tras su visita a Londres.
Los años 1895 a 1907 fueron de una intensa actividad, y Riquer se dedicó a los carteles, ex-libris, el grabado de ilustraciones de libros o de pequeñas estampas. Su producción de ex-libris ha sido catalogada por Joan Lluis de Ybra, -asciende a ciento cuarenta y dos- y fueron grabados o diseñados entre 1900 y 1914, es decir, inició esta actividad justo después de que se publicara el número especial de Navidad de la revista 'The Studio' dedicada al ex-libris moderno. Además, se ocupa de diseñar filigranas, marcas de impresor, marcas y anuncios comerciales, cabeceras y cubiertas de revistas, adornos de partituras, tarjetas de visita, menús, invitaciones, programas, felicitaciones de navidad, recordatorios, catálogos de exposiciones, facturas, cartas comerciales, tarjetas postales artísticas, etc. Riquer amplió sus horizontes y sumó a su actividad de artista plástico en todas sus dimensiones, la de literato y poeta.
Su obra poética y pictórica de los años 1903-1910 se impregna totalmente del moralismo judeo-cristiano católico y se caracteriza por un erotismo vitalista. A este momento pertenecen todas las estampas que se conservan en la colección del Museo del Prado, que muestran al artista en la plenitud de su etapa simbolista. Es muy probable que este conjunto de estamas fuera el que presentó a la exposición Nacional de Bellas Artes de 1906 que le valieron la medalla de primera clase por el Grabado.
Su etapa simbolista terminó hacia 1911, dando inicio a su última tranformación, que le llevó a convertirse en un artista realista en la que concibe el arte como imitación de la naturaleza. (Vega, J. En: Museo del Prado. Catálogo de estampas, 1992, p.185-186)

Obras (1)

Perfumes
Óleo sobre tabla, 1902
Riquer, Alejandro de
}

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba