El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Las vírgenes necias y las vírgenes prudentes
Lisaert, Pieter
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Lisaert, Pieter

Ver ficha de autor

Las vírgenes necias y las vírgenes prudentes

Finales del siglo XVI - Primer tercio del siglo XVII. Óleo sobre tabla, 73 x 105 cm.

A la izquierda, las vírgenes prudentes: una enciende una lámpara, otra hila, otra cose y las dos restantes leen y oran. A la derecha, las vírgenes necias: la primera baila, dos tañen, otra bebe y la última duerme. En la parte superior izquierda, entre nubes, Cristo. En el centro, arriba, un ángel anuncia la llegada del esposo, cuando las doncellas, tarde ya, corren a comprar aceite.

Ficha técnica

Número de catálogo
P02724
Autor
Lisaert, Pieter
Título
Las vírgenes necias y las vírgenes prudentes
Fecha
Finales del siglo XVI - Primer tercio del siglo XVII
Técnica
Óleo
Soporte
Tabla
Dimensión
Alto: 73 cm.; Ancho: 105 cm.
Procedencia
Legado Pedro Fernández Durán y Bernaldo de Quirós, 1931

Bibliografía +

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: catálogo de las pinturas, Museo del Prado, Madrid, 1985, pp. 370.

Díaz Padrón, Matías, El siglo de Rubens en el Museo del Prado: catálogo razonado, Prensa Ibérica, Barcelona, 1995, pp. 688.

Otros inventarios +

Inv. Nuevas Adquisiciones (iniciado en 1856). Núm. 1555.
Autor: Anónimo flamenco / 1555. Asunto: Las Vírgenes locas y las Vírgenes prudentes. / Tabla: 73 x 105 cm / Nº de catálogo: 2724 /Legado Fernández Durán en 1930.

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Objetos presentados +

Laúd: A los pies de las dos vírgenes necias que tañen instrumentos (arpa y violín) se representa un laúd. Sigue el modelo convencional, con caja abombada formada por varias costillas, clavijero en ángulo recto, diapasón con trastes y rosa labrada. En el clavijero parece tener 7 órdenes de clavijas, aunque sólo se han representado 9 cuerdas. El laúd evoluciona a partir del “ud”, originado en Medio Oriente, que aparece en Occidente en los siglos IX y X a través de la cultura andalusí de la península Ibérica. Floreció en toda Europa desde el Medioevo al s. XVIII (Proyecto Iconografía Musical, UCM).
En el siglo XVII el laúd era uno de los instrumentos más apreciados en Europa para el acompañamiento de voces y de conjuntos instrumentales, formando parte del Bajo continuo. Tuvo también un extenso repertorio como instrumento solista.

Trompeta: Ángel con trompeta recta o añafil (parte central del cuadro, suspendido en el aire). Es una trompeta larga, recta y descrita con claridad: de metal dorado, tubo cilíndrico que se abre en campana, sin agujeros digitales. La embocadura no se ha definido, pero corresponde, por la posición, a la boquilla propia de las trompetas. Hay que destacar que se ha pintado el sonido o el aire que sale de la campana. La trompeta es un aerófono con embocadura de boquilla y tubo cilíndrico en su mayor parte que se abre en campana al final. La longitud el tubo determina su tonalidad base, a partir de la cual suenan los armónicos naturales. Los sonidos son modificados por la vibración de los labios del tañedor. Se usó en casi todos los pueblos de la Antigüedad y más tarde en Oriente, antes de generalizarse en el mundo cristiano aproximadamente a partir del s. XIII (Proyecto Iconografía Musical, UCM).
Entre sus muchas atribuciones musicales y simbólicas, se representa aquí como un instrumento de llamada, atributo del ángel que llama la atención a las vírgenes necias.

Violín: Junto a la arpista, una virgen tañe un violín. El instrumento se representa con cuatro cuerdas y con tres clavijas visibles (puede que una cuarta más cercana a la mano del tañedor). Las características siguen un modelo de cuerpo estrecho, con el puente bastante por debajo de las “efes”, cordal y diapasón corto, como corresponde a la época. Incluso se ha descrito el brillo del barniz en los aros. El clavijero en forma de hoz no es usual en los violines de esa época, que ya contaban con voluta. El violín es el instrumento soprano de la familia de los Violones y aparece representado por primera vez a comienzos del s. XVI en Ferrara (Italia). En los siglos XVII y XVIII se establece el modelo del violín moderno de la mano de los grandes luthiers italianos (escuelas de Brescia y Cremona). El aquí descrito se apoya sobre el hombro izquierdo en actitud relajada y se toca con un arco abombado, como era propio de la época, aunque la curvatura de este arco parece exagerada. (Proyecto Iconografía Musical, UCM).

Vasos y copas: Copa flauta con pierna hueca en forma de balaustre que apura una de las vírgenes necias.

Naipes

Sonaja: A los pies de las dos vírgenes necias, bajo el laúd, se representa un sistro. Instrumento de cuerda pulsada, periforme en el contorno y fondo plano aunque inclinado respecto a la tapa armónica. En este sistro se percibe bien la diferencia de grosor de la caja, más ancha en la unión con el mástil (su característica morfológica más destacada). Tiene roseta labrada y en el puente 12 cuerdas. El clavijero está curvado y remata en una talla en forma de cabeza, quizás antropomorfa. El sistro es un instrumento de cuerda pulsada, que tiene la tapa del fondo plana, colocada de manera que la caja es más ancha en la intersección con el mástil que en la parte inferior de la misma (Proyecto Iconografía Musical, UCM).
Fue instrumento poco usado en España, aunque se han conservado instrumentos de morfología parecida en la música popular.

Arpa diatónica: En el grupo de las vírgenes necias, una de ellas toca un arpa diatónica que sigue un modelo gótico. Tiene una caja armónica muy estrecha, columna curvada y un clavijero demasiado corto que se une a la caja armónica con un detalle decorativo -aunque poco práctico para mantener la estructura del arpa y la tensión de las cuerdas-. Se han representado 14 clavijas y un número parecido de botoncillos sobre la tapa armónica (la mano izquierda de la arpista tapa una parte del instrumento). Los botoncillos se han pintado con un trazo largo que podría corresponder a las escarpias metálicas de las arpas medievales. La posición de las manos y los dedos (tres de cada mano sobre las cuerdas) son correctos. El arpa medieval era diatónica (sus cuerdas están afinadas con los sonidos naturales de la escala) e incluía como botoncillos en la tapa armónica una especie de ganchos o escarpias metálicas que producían unos determinados efectos acústicos. Es posible que esta representación haga alusión a estos ganchos.
En España, hacia mediados del siglo XVI, el arpa diatónica se transforma en cromática por el añadido de cuerdas afinadas con los sonidos alterados de la escala, con lo que se equipara a las posibilidades sonoras de un teclado. Desde entonces pasa a ser, en España, uno de los instrumentos propios de la polifonía, junto con los teclados y los demás de cuerda pulsada con mástil (tipo guitarra, vihuela de mano, laúd y derivados). La cromatización de las arpas se produjo en España e Italia, mientras que en los demás países europeos, tuvo mayor importancia la familia de los laúdes, tanto como instrumento solista como para el acompañamiento vocal e instrumental (Proyecto Iconografía Musical, UCM).

Durante el periodo barroco, el arpa diatónica convive con la cromática, y se convierten en uno de los elementos básicos para el acompañamiento del bajo continuo en España.

Música ilegible: En el suelo, junto a los instrumentos, hay un libro abierto con música. Parece notación cuadrada pero no es legible. Es un libro grueso, encuadernado, de formato vertical. Se apoya sobre otro libro cerrado (Proyecto Iconografía Musical, UCM).

Fecha de actualización: 03-12-2016 | Registro creado el 28-04-2015

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba