El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Legumbrera
Anónimo
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Anónimo

Legumbrera

Hacia 1750. Pasta cerámica

En Marsella, como en otras localidades del sur de Francia, se venía haciendo una cerámica del tipo de las italianas, pero a partir de 1766 se fundaron una serie de nuevos alfares que alcanzaron elevada cifra, dedicados a la fabricación de tarros de botica, botellas, grandes platos, azulejos, decorados todos a gran fuego. La fama de la loza de Marsella empezó realmente cuando se introdujo la cochura a petit feu o fugo de mufla, a mediados del siglo XVIII. Este nuevo sistema se empleó para poder pintar con las tonalidades de rojo al carmín, que era imposible conseguir con el procedimiento anterior, y además, permitía al pintor dar una serie de matices nuevos en la cerámica. Los alfares más conocidos fueron los de Savy, Robert, Bonnefoy, pero el que adquirió mayor renombre fue el de la Veuve Perrin. Desde 1740, Claude Perrin, que había sido decorador de cerámicas en Nevers, poseía un modesto alfar en Marsella; a su muerte, acaecida en 1748, su mujer adoptó la nueva técnica y pronto su taller fue el de mayor reputación de la ciudad. Los motivos decorativos de las piezas son muy variados y están todos ejecutados con gran primor; destacan por su belleza las flores tipo naturalista, los pájaros, insectos, mariposas, pescados y paisajes, especialmente marinos. La pasta es blanca amarillenta de grano fino, esmalte blanco brillante y formas de gran elegancia. La finura de la decoración es notable y sus flores y sus escenas campestres resultan cuadritos deliciosos. Los colores más empleados son el rosa, azul, verde, amarillo y violeta en todos sus matices y a veces el oro. Se distinguen de las de Estrasburgo por su técnica de aplicación del color sobre el esmalte. La marca de la Veuve Perrin consiste en las letras V P enlazadas, pero hay muchos ejemplares sin ellas que se reconocen fácilmente por su estilo y técnica depurados.

Los pintores de la fábrica se inspiraban para decorar las piezas en las obras de los más célebres artistas de la época: Watteu, Boucher, Fragonard, Robert, Pillemantm etc. a través de los repertorios grabados que manejan todos los talleres.

Esta salsera es de forma oval, con dos costillas a cada lado y cuerpo curvado sobre una base compuesta por una moldura pequeña y lisa; la boca, con ligeras ondulaciones que siguen en la tapa. Ésta es abombada y rematada por un asidero en forma de nabos y zanahorias. Está cubierta, interior y exteriormente, de esmalte blanco, y pintada en azul, verde, amarillo, malva y violeta con grupos de flores: rosas, tulipanes, etc. en estilo de las de los alfares del este de Francia, que sufren la influencia de las lozas de Estrasburgo y Sinceny desde mediados del siglo XVIII. (Texto extractado de De Ceballos-Escalera, I.; Braña de Diego, M.: Catálogo del Legado Fernández Durán. Artes Decorativas, 1974, p. 38-43).

Ficha técnica

Número de catálogo
O00300
Autor
Anónimo
Título
Legumbrera
Fecha
Hacia 1750
Técnica
Loza
Materia
Pasta cerámica
Dimensión
Alto: 11 cm.; Fondo: 14 cm.
Procedencia
Legado Pedro Fernández Durán y Bernaldo de Quirós, 1931

Bibliografía +

Ceballos-Escalera, Isabel de., Catálogo del legado Fernández Durán (Artes decorativas) /, Patronato Nacional de Museos, 1974, pp. 38-43.

Otros inventarios +

Inv. Legado Pedro Fernández Durán, 1931. Núm. 112.

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Fecha de actualización: 19-03-2016 | Registro creado el 02-12-2015

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba