El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Recurso didáctico

Conquista el espacio. Parada III. El Barroco

Tercera parada en la actividad Conquista el espacio: dominando la perspectiva en la que nos acercaremos al Barroco y la perspectiva aérea.

Os invitamos a participar y compartir vuestra experiencia con nosotros 

#PradoContigo #ConquistaelEspacio #PradoEducacion.

Estudiantes y profesores
El Prado contigo

Conquista el espacio

El Barroco

El Barroco

Las meninas.1656. Óleo sobre lienzo, 320,5 x 281,5 cm. Sala 12

Seguimos avanzando en el tiempo y llegamos al siglo XVII, momento en el que no solo los personajes van a ser importantes en un cuadro, sino también el espacio en el que aparecen representados. Vamos a mirar una obra titulada La Familia de Felipe IV. ¿Te suena? Quizás por este título no mucho, pero ¿y si te digo Las meninas? ¿La conoces? Seguro que sí.

Es quizás una de las obras más famosas del Museo del Prado, una de las que más se habla, la que nadie se pierde cuando entra por las puertas del Museo.

Su autor, Velázquez, nos muestra, entre otros, a la infanta Margarita en el centro de la composición. Pero no sólo aparece la infanta, sino que hay representados más miembros de la familia real. ¿Los ves? Fíjate bien. En la pared que vemos al fondo, entre las dos puertas, hay dos personajes, el mismísimo rey Felipe IV y su mujer, Mariana de Austria, de ahí que el pintor diera como título inicial a la obra La Familia de Felipe IV. ¿Crees que aparecen representados en un cuadro o es un espejo? En este caso, ¿cómo piensas que el pintor ha sido capaz de dar realismo al espacio? Estas dos preguntas están relacionadas. Por una parte, los Reyes están representados en un espejo, y ¿cómo lo sabemos? Por la luz que penetra del lado derecho del cuadro a través de la ventana y que se refleja especialmente en la esquina derecha del espejo. Si te das cuenta, en la parte superior de esa pared hay dos cuadros representados, pero ¿muestran la misma intensidad lumínica que el espejo? Lo cierto es que están más oscuros por no ser una superficie reflectante, mientras que un espejo sí, refleja la luz. Por otro lado, la luz va a ser la que modele el espacio y dé realismo a la composición, siendo esta el nexo de unión entre las dos preguntas previas. 

Cuando nos colocamos delante, la sensación es que algo está pasando y no llegamos a entender el qué, pero lo que sí está claro es que nos sentimos parte de la obra, como si fuéramos nosotros también protagonistas del cuadro.

¿Cómo ha logrado Velázquez ese efecto? Entre otras muchas cosas, con la construcción del espacio, una de las salas del antiguo Alcázar de Madrid. Velázquez consigue crear profundidad y sensación de veracidad en la obra “pintando el aire”. Para conseguir este efecto, el artista utiliza la luz para modelar las figuras y la superposición de planos. De esta forma crea una atmósfera que rodea a los personajes mediante los contrastes de luces y sombras. Esto es la perspectiva aérea. El rostro de Margarita, en primer plano, está mucho más definido, mientras que el del aposentador de la puerta está borroso.

Pintar el aire es algo a lo que los artistas siempre se han enfrentado, pero ha habido algunos que incluso han querido ir más allá y han investigado cómo convertir el aire en un objeto artístico. Artistas como Andy Warhol en su obra Silver Clouds, usando tecnología empleada por la NASA, o el artista Theo Jansen con sus esculturas que son capaces de moverse gracias a la fuerza del viento, convirtiéndolas así casi en modernos insectos.

Actividad. Creando atmósferas

¿Es fácil pintar el aire? El aire es invisible a simple vista, pero podemos pintar sus efectos, el viento levantando el polvo, moviendo la ropa tendida, o la humedad que deja la niebla. 

¿Por qué no nos convertimos por un momento en artistas o técnicos de efectos especiales? Te animamos a crear una imagen en donde podamos ver lo invisible. Solo necesitarás la cámara de un teléfono móvil, pero si te animas también puedes coger pinturas y pinceles. ¿Cómo vas a buscar el aire? Quizás prefieras fotografiar el humo que sale del vaso de leche caliente por la mañana, o las partículas de polvo suspendidas en un rayo de sol, o tal vez el vapor del agua caliente.

Anímate y comparte tu obra con nosotros enviándola al Museo o compartiéndola en redes sociales con #PradoContigo.

 
Arriba