El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Proyecto

Los sabores del Prado. Parada III. Meriendas multiculturales

La comida y el acto de comer, como elementos centrales de la propia vida, han estado muy presentes en el arte desde la antigüedad. El bodegón es el género más conocido, en el que animales, frutas, verduras, flores y toda clase de objetos inanimados son tomados como objeto de representación. 

Además de su valor estético y técnico, el género de la naturaleza muerta también se ha convertido en un valiosísimo documento para comprender nuestro pasado. El bodegón nos permite observar alimentos y utensilios de cocina, pero también adentrarnos en las tradiciones, costumbres y valores que configuran la gastronomía y los rituales sociales vinculados con la comida en distintos ámbitos temporales, geográficos y culturales.

Desde una mirada actual, los bodegones del Museo del Prado nos invitan a reflexionar sobre temas actuales en torno a la comida. ¿Qué papel juega la industria alimentaria en el modo en que comemos? ¿Nos alimentamos de forma sostenible, ecológica, ética, o al menos nutritiva? ¿Qué relación mantiene la comida con el territorio? ¿Cuál es su peso en las celebraciones comunitarias? ¿Cómo han influido la multiculturalidad y la globalización? ¿La ingeniosa cocina de autor es una moda pasajera o aporta nuevas experiencias? ¿Estamos perdiendo los modos tradicionales de cocinar y de alimentarnos? 

En el Museo encontramos numerosos bodegones que permiten profundizar en estas cuestiones. Mostraremos aquí varios ejemplos, pero hay muchos más, como los de Sánchez Cotán o los de Clara Peeters

Podéis compartir vuestras propuestas y experiencias a través de: #LosSaboresDelPrado,  #PradoEducación#PradoContigo@museodelprado

Comunidad
Con la colaboración de:
Samsung

Los sabores del Prado en casa

Meriendas multiculturales

Meriendas multiculturales

La Merienda, Francisco de Goya y Lucientes, 1776

La Merienda forma parte de una serie de cartones para tapices que debían decorar el comedor de los Príncipes de Asturias en el Palacio de El Pardo. Esos diez tapices de asuntos “campestres” nos permiten conocer las costumbres del pueblo de Madrid, con un marcado carácter popular. 

En este cartón Goya nos presenta una merienda típica de la época, ubicada a las afueras de Madrid, donde la gente solía reunirse a orillas del río Manzanares. Una vendedora de naranjas se aproxima a un grupo de majos sentados en el suelo, que se divierten mientras comen y brindan. En segundo plano, otros grupos de personas charlan junto al río.

Junto a los majos, en el suelo, podemos ver dos pequeños bodegones compuestos por una rosca de pan, botellas de vino, queso, bandejas con restos de comida y una cacerola. Un pícnic de la época que nos ofrece pistas sobre hábitos gastronómicos y costumbres.

Salir y comer al aire libre es un acto social que seguimos practicando en plazas, parques y enclaves naturales. La gastronomía es un símbolo territorial, una muestra de la cultura que nos define como personas con arraigo a un determinado lugar, con sus costumbres y tradiciones.

Propuesta

Propuesta

La gastronomía puede hablar sobre nuestro origen, el lugar que habitamos, las tradiciones y creencias, el territorio, el clima, la historia, los símbolos o los valores y normas de una sociedad. Estos aspectos culturales dotan a la comida de un valor indiscutible. 

Os animamos a leer este artículo y ver el vídeo Graffiti Receptes, de la artista Marina Monsonís. Sus proyectos conectan la gastronomía con aspectos políticos, sociales y multiculturales, partiendo de la memoria del territorio y de la comunidad. En sus trabajos descubrimos cómo los alimentos, su preparación y la forma de servirlos y consumirlos forman parte del patrimonio compartido. 

La globalización, en su cara más amable, nos permite degustar platos típicos de culturas diferentes. La población es más variada y muchas de nuestras ciudades albergan restaurantes y negocios donde la comida local ha dado paso a sabores y recetas procedentes de otras partes del mundo. 

Para enriquecernos con esta diversidad, os proponemos que, siguiendo el ejemplo, nos contéis cómo son o cómo eran vuestras meriendas. Queremos que nos habléis de los alimentos, pero también de las costumbres, de la época, del lugar y de vosotros/as.

Podéis compartir vuestros relatos-merienda en #LosSaboresDelPrado#PradoEducación#PradoContigo@museodelprado

Arriba