El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás

Joaquín Sorolla (1863-1923)

26.05.2009 - 13.09.2009

Joaquín Sorolla (1863-1923) es la primera gran exposición antológica que el Prado dedica a este gran maestro del siglo XIX y la más importante celebrada tanto dentro como fuera de España, donde no ha habido ninguna exposición de estas características e importancia aunque sí otra gran muestra monográfica de carácter antológico que se celebró en 1963 en las salas del Casón del Buen Retiro, organizada entonces por el Ministerio de Educación y Ciencia. La exposición muestra por primera vez más de un centenar de pinturas de Sorolla, el pintor español de mayor proyección internacional de su tiempo y una de las figuras capitales de la historia del arte española, en un ambicioso recorrido sobre lo mejor de su producción que incluye los catorce paneles de la Visión de España pintados para la Hispanic Society of America traídos a España en el año 2007, por Bancaja, entidad patrocinadora de la muestra.

Además de la colaboración de numerosas colecciones privadas e instituciones de todo el mundo, especial agradecimiento merece la contribución del Museo Sorolla (Madrid) que aporta a la exposición un conjunto de catorce obras entre las que se incluyen varias de las más destacadas obras maestras del artista.

El recorrido de la exposición, fundamentalmente cronológico, se estructura en varios ámbitos que ponen de relieve la importancia que adquirieron las distintas temáticas en cada período de la carrera del artista. Por ejemplo, en un espacio se reunen los cuadros de pintura social que le dieron su primera fama en las últimas décadas del siglo XIX. A continuación, un amplio conjunto de retratos y un desnudo ponen de manifiesto la profunda influencia de Velázquez en sus composiciones durante los primeros años del siglo XX. En otro ámbito se exhiben sus mejores escenas de playa, pintadas en 1908 y 1909. Debido a su particular significación y gran formato, los catorce paneles de las Visiones de España pintados para la Hispanic Society of America ocupan una sala completa de las cuatro en las que se presenta la exposición. Este espectacular conjunto constituye el más fastuoso proyecto decorativo de la fecundísima carrera Sorolla, además del verdadero epílogo y síntesis de toda su producción. La muestra concluye con la pintura de paisaje.

Comisarios:
José Luis Díez, Jefe de Conservación de Pintura del Siglo XIX y Javier Barón, Jefe de Departamento de Pintura del Siglo XIX

Acceso

Sala A, B, C y D. Edificio Jerónimos

Horario

De martes a domingo de 9 a 20h. Días 11, 12 y 13 de septiembre de 9 a 24h. El desalojo de las salas se iniciará diez minutos antes del horario de cierre.

Patrocinada por:
Bancaja

Multimedia

Exposición

1884 - 1892: el perfeccionamiento académico

1884 - 1892: el perfeccionamiento académico
¡Aún dicen que el pescado es caro! Joaquín Sorolla. Óleo sobre lienzo, 151,5 x 204 cm. 1894. Madrid, Museo Nacional del Prado.

Tras sus primeros años de estudios en la Academia de San Carlos, Sorolla marchó a Italia como pensionado de la Diputación de Valencia. Durante sus años en Italia, entre Roma y la pequeña ciudad de Asís, Sorolla perfeccionó su formación académica. Los estudios de desnudo, así como el conocimiento de los maestros antiguos y modernos que le ofrecía el arte italiano fueron determinantes en su proceso de maduración. Pero la pensión, además, le supuso acercarse a la otra gran capital artística del momento, París. En esa ciudad adquirió el conocimiento del realismo académico que le conduciría a implicarse en la pintura de argumento social.

A su regreso a España se instaló en Madrid, donde concurrió con éxito a las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes. Allí presentaría sus pinturas más reivindicativas en este nuevo género, en pinturas cargadas de sobrecogedora emoción. ¡Aún dicen que el pescado es caro! sintetiza sus esfuerzos más ambiciosos en estos momentos por equilibrar los argumentos de dramatismo contenido con una factura exigente y veraz, atenta a la iluminación, que se perfila ya como su principal preocupación. Estos éxitos públicos determinaron también su primera producción para el coleccionismo privado en lienzos en los que Sorolla refleja una imagen de la vida popular amable y cercana, asomando en ellos paulatinamente sus audaces conquistas plásticas.

En torno al 1895: los primeros éxitos internacionales

En torno al 1895: los primeros éxitos internacionales
La vuelta de la pesca. Joaquín Sorolla. Óleo sobre lienzo, 265 x 325 cm. 1894. París, Musée d’Orsay.

La vuelta de la Pesca fue el primer gran éxito internacional de Sorolla. Presentado al Salón de París de 1895, supuso la verdadera irrupción del artista en el panorama europeo y ese éxito signifi có además su auténtica consolidación profesional en España. Pero también el paso de Sorolla por la capital francesa entonces condicionó su producción en obras como Después del baño, con las que se acercaría al gusto académico predominante en el mercado parisino.

Cosiendo la Vela confirmó el éxito anterior. La captación pictórica de los efectos de la luz del sol que caracterizan estas dos grandes obras comenzó a centrar el interés del artista, y a convertirse en la verdadera divisa de su arte. Esa búsqueda de la expresión de luz del sol, empleando como mejor recurso las velas de los barcos de pesca alcanza hasta Comiendo en la barca, cuadro en que éstas sirven además para delimitar el espacio en el que se desarrolla la acción.

Por estos mismos años, al calor de su incipiente carrera internacional, la clientela particular que demandaba obras de Sorolla se incrementó sustancialmente. El artista se dedicó así a las escenas de costumbres y, al tiempo, comenzó su trayectoria como retratista.

1900: el Grand Prix de la Exposición Universal

1900: el Grand Prix de la Exposición Universal
¡Triste herencia! Joaquín Sorolla. Óleo sobre lienzo, 212 x 288 cm. 1899. Valencia, Colección Bancaja.

¡Triste herencia! supuso para Sorolla su consagración definitiva en París y significó su absoluta consolidación en el mercado internacional. La gran repercusión de esta obra, con la que obtuvo el Grand Prix de la Exposición Universal de 1900, le convirtió en el pintor español de mayor éxito de su tiempo. Todo ello confirmaba la validez de las proposiciones artísticas planteadas en este cuadro, un arte sincero con la naturaleza que exploraba –ya sin reservas– la orilla del mar como escenario predilecto de sus pinturas. Así, a partir de este momento es perceptible un cambio en la factura de su obra. Obras como Remendando las redes permiten constatar como sus pinceladas se vuelven ahora más abiertas y enérgicas, en busca de una mayor veracidad del efecto de luz.

La Preparación de la pasa constata ese avance plástico hacia una modernidad mucho más atrevida, en la que las preocupaciones sociales de los argumentos quedan ya supeditadas a la pura expresión de una imagen y su encuadre.

Madre representa la irrupción de una iconografía marcadamente intimista, ligada a los aspectos más privados de la vida de Sorolla, que comienzan a convertirse en imágenes habituales dentro de su obra y a las que, después de su triunfo, se aferraría el artista hasta el final de su carrera.

La influencia de Velázquez

La influencia de Velázquez
Desnudo de mujer. Joaquín Sorolla. Óleo sobre lienzo, 106 x 186 cm. 1902. Colección particular.

Como para tantos otros artistas de su tiempo, el conocimiento del Museo del Prado fue crucial en el arraigo de Sorolla a la gran tradición de la pintura española.

Así, la influencia de Velázquez en su obra, claramente reconocida por la crítica desde sus primeras participaciones en los certamenes públicos españoles, se tornó mucho más evidente después de su triunfo internacional de 1900. Tras su éxito en París, Sorolla adoptó los modelos velazqueños como propios, jugando con las referencias a algunos de sus cuadros más famosos y empleando los recursos del pintor sevillano de forma muy directa.

El provocador Desnudo de mujer –en el que Sorolla festejaba en secreta intimidad la carnalidad del cuerpo de su esposa–, evoca la Venus del espejo, mientras que para los retratos familiares colectivos se inspiró directamente en Las Meninas. Pero las citas a obras de Velázquez no siempre son tan inmediatas. El resultado de interiorizar los modelos retratísticos del maestro sevillano se traduce en los retratos realizados a los Beruete, que emanan una presencia vital de una inmediatez palpitante, mientras que en el de El fotógrafo Christian Franzen juega –como Velázquez– con el espacio real del espectador y la reacción del retratado en el espacio fingido del lienzo.

La absoluta libertad pictórica

La absoluta libertad pictórica
Sol de la tarde. Joaquín Sorolla. Óleo sobre lienzo, 299 x 441 cm. 1903. Nueva York, The Hispanic Society of America.

Sol de la tarde fue el punto culminante de la madurez del arte de Joaquín Sorolla. Todo su interés por captar los efectos de la luz natural, ambientado aquí en el atardecer en la playa de Valencia, mientras los pescadores recogen su barca, tal y como lo había adelantado ya en La vuelta de la pesca, adquiere en este cuadro su máximo desarrollo artístico. La absoluta libertad pictórica con que se enfrenta a esta obra, la rotunda monumentalidad de las figuras que la componen y la imponente presencia de la vela, así como el enérgico frenesí con que refleja el movimiento del mar son los alicientes figurativos de los que extrae las máximas posibilidades plásticas. Expuesto en distintas ciudades de los Estados Unidos, fue adquirido para The Hispanic Society of America de Nueva York en 1909, regresando ahora a España por vez primera desde entonces. Desde que Sorolla descubrió la geografía de Jávea, intensa y abrupta, y el azul intenso de sus aguas transparentes, encontró en ella el escenario perfecto para desarrollar algunas de las escenas que le permiten afrontar composiciones mucho más atrevidas que las pintadas hasta entonces, imprimiendo ya en ellas su sello personal y único, que las hace ya inconfundibles.

El arte del retrato

El arte del retrato
Antonio García en la playa. Joaquín Sorolla. Óleo sobre lienzo, 150 x 150 cm. 1909. Madrid, Museo Sorolla.

Tras su arrollador éxito internacional, Sorolla disfrutó de una completa libertad creativa que se refleja en todos los aspectos de su obra. En el arte del retrato desarrolló unos prototipos absolutamente originales, empleando como modelos principales a los miembros más cercanos de su familia. Aunque en retratos tan singulares como Clotilde de negro, Sorolla muestre la elegante figura de su esposa en el interior de un salón de su casa, en la mayoría de sus mejores retratos empleó un fondo de paisaje en el que las figuras se integran con absoluta naturalidad.

Ninguno de estos retratos como el de María vestida de valenciana permiten a Sorolla desarrollar una impresión sensual de la propia imagen, en la que el artista recrea la jugosidad lumínica del traje de la joven, con destellos de luz y los atrevidos y cambiantes colores.

Al mismo tiempo Verano permitió a Sorolla plasmar una de las escenas de baño en la playa más contundentes de ese momento de su producción. En este lienzo singular se funden la evocación estética de la estatuaria clásica con la voluntad de captar un instante del movimiento de las figuras a la orilla del mar.

En torno a 1909: la playa de la Malvarrosa

En torno a 1909: la playa de la Malvarrosa
El baño del caballo. Joaquín Sorolla. Óleo sobre lienzo, 205 x 250 cm. 1909. Madrid, Museo Sorolla.

En torno a 1909, en verano, en la playa de la Malvarrosa, Sorolla se sentía un hombre plenamente feliz. Sus éxitos en Europa habían tenido una fecunda continuidad en Estados Unidos, y el reconocimiento de la crítica sólo era superado por el éxito en el mercado, que demandaba continuamente obras del pintor. En ese tiempo de plenitud y seguridad, Sorolla realizó una serie de pinturas ambientadas todas ellas al borde del mar, que forman un elenco en el que se encuentran las pinturas más emblemáticas del artista. Son imágenes pletóricas, extraordinariamente luminosas, en las que el clasicismo mediterráneo que planea sobre toda su obra alcanza su expresión más exuberante, reforzada además con los marcos de inspiración arquitectónica griega que Sorolla colocó a muchas de estas obras. En efecto, una armonía casi musical, como de una calmada procesión clásica, anima Paseo a la orilla del mar, obra que sustancia toda la fama del artista y en la que el tratamiento matérico cobra un gran protagonismo. Escenas como El baño del caballo o Chicos en la playa se convirtieron no sólo en evocaciones del pasado grecolatino del mar Mediterráneo, sino que pasaron a ser además verdaderos iconos de la obra de Sorolla y expresión de una interpretación gozosa de la realidad, contrapuesta al pesimismo de la generación del noventa y ocho.

Hacia 1915. Regreso a su orden artístico

Hacia 1915. Regreso a su orden artístico
La bata rosa. Joaquín Sorolla. Óleo sobre lienzo, 208 x 126,5 cm. 1916. Madrid, Museo Sorolla.

La obra madura de Sorolla culminó sus afanes de libertad creadora, desentendida de cualquier límite expresivo. Sin dejar de ser fi el a la defi nición realista de su arte, desplegó entonces sus obras más atrevidas, en las que la ejecución material se antepone a cualquier otro aspecto. La siesta es el ejemplo más marcado de ese afán de independencia plástica. A esa misma experiencia estética tan audaz pertenece el retrato de Louis Comfort Tiffany, en el que Sorolla jugó con el tratamiento del paisaje del fondo para identificar más claramente la personalidad del retratado.

Pero en los últimos años de su vida Sorolla abandonó esa via experimental que representa La siesta y, hacia 1915, regresó a su propio orden artístico. En la campaña de ese verano su arte adquiere un tono monumental y rotundo que se intuye en las Barcas varadas en la playa, cuyas velas –de una tersura pétrea– ondean hasta salirse de la perspectiva del propio lienzo. La culminación de su arte se halla en la presencia sensual y pagana de La bata rosa, en la que el escultural físico de una figura femenina queda rotundamente humanizado por el tratamiento de la luz con un realismo plenamente moderno.

The Hispanic Society of America

The Hispanic Society of America
Castilla. La Fiesta del Pan. Joaquín Sorolla, 1913. Óleo sobre lienzo. 351 x 1392 cm. Nueva York, The Hispanic Society of America.

The Hispanic Society of America fue fundada en 1904 por el magnate americano Archer M. Huntington, que la concibió como un lugar para el estudio y la conservación de la cultura hispánica en Nueva York. Su fundador dejó en ella su vasta y rica colección de obras arte y de piezas históricas, fundamentalmente procedentes de España. A partir de 1909, Sorolla y Huntington establecieron una fecunda relación que ayudó mucho a la promoción del pintor en Estados Unidos y el coleccionista compró también algunas de las mejores obras de su producción. En 1910 planearon la decoración que Sorolla habría de llevar a cabo en la sala de la Biblioteca del nuevo edifi cio de la Sociedad levantado en 1908, y que sería el epicentro de la actividad de la institución. Aunque Huntington pensaba que esa sala debía estar adornada con los episodios más importantes de la Historia de España y Portugal, Sorolla convenció a su mecenas para realizar un monumental friso con paisajes de España, que incluyera a los tipos característicos de cada región. El artista dedicó a ese trabajo sus esfuerzos casi ininterrumpidamente desde 1911 hasta 1919, dejando en estas monumentales pinturas una visión del país acorde con la de Huntington y otros hispanistas anglosajones que, frente al proceso de industrialización que había dado comienzo ya en España, mantenían una visión neorromántica, atenta a sus aspectos más intemporales y a la pervivencia de las costumbres del pasado.

Huntington quedó muy satisfecho con la decoración, y en 1918, cuando vio la serie de paneles casi completa, afi rmó que «Sorolla ha llevado su teoría de la pintura hasta el límite y sólo por eso perdurará».

Paneles de la Visión de España

Paneles de la Visión de España
Sevilla. Los nazarenos. Joaquín Sorolla, 1914. Óleo sobre lienzo. 351 x 300,5 cm, Nueva York, The Hispanic Society of America.

A pesar de los planes iniciales de Sorolla, que determinaba la representación ordenada de todas las regiones ibéricas en los muros de la Biblioteca de la Hispanic Society, los argumentos y sus campañas de trabajo por las distintas provincias fueron surgiendo paulatinamente de los intereses del pintor. Primero, entre 1912 y 1913 realizó el gran panel Castilla. La Fiesta del Pan, que por su monumentalidad y sus pretensiones fue el que más tiempo le ocupó de todo el conjunto. Entre marzo y abril de 1914 emprendió el primero sobre Sevilla, dedicado a la Semana Santa. Los nazarenos. En el verano de 1914 pintó los paneles que representan Aragón.La jota, Navarra. El concejo del Roncal y Guipúzcoa. Los bolos. Ese mismo otoño realizó otro panel en Andalucía, El encierro, con el que terminó ese año de trabajo. Comenzó el año de 1915 afrontando de nuevo dos paneles con asuntos andaluces, El baile y Los toreros, hasta abril. Ese mismo verano pintó Galicia. La romería y en septiembre Cataluña. El pescado. Entre enero y marzo de 1916 realizó el correspondiente a Valencia. Las grupas, y descansó durante casi un año, hasta que en octubre del año siguiente abordó el dedicado a Extremadura. El mercado. En noviembre de 1918 volvió a Valencia y realizó el panel de Elche. El Palmeral. Terminado éste, en el mes de enero siguiente Sorolla volvió a Andalucía para realizar el último lienzo de todo el conjunto, Ayamonte.La pesca del atún, que concluyó en junio de 1919.

La enfermedad que había asomado mientras terminaba los últimos paneles y que en 1920 le provocó una apoplejía, no le permitió ocuparse de la colocación de las obras en la sala para la que habían sido pintadas. En 1922 los paneles viajaron a Nueva York, pero hasta 1926 no se instalarían definitivamente.

El Paisaje

El Paisaje
Buscando mariscos. Joaquín Sorolla, 1919. Óleo sobre lienzo, 64x96cm. Madrid, Colección Santander.

Como sucedió con la pintura de retratos, Sorolla desarrolló una labor tan destacada como paisajista que sólo por ella hubiera merecido una consideración principal en el panorama de su tiempo. Influido por la personalidad de su amigo Aureliano de Beruete, el maestro más notable del género en España, Sorolla se mostró siempre interesado por la captación naturalista de los efectos atmosféricos y por reflejar la geografía de forma fiel a la realidad. Sus obras de paisaje se convierten en ocasiones en la demostración más inmediata de la libertad con que concebía su pintura. Atento a las vistas de playas, prados, montañas y ciudades, Sorolla dejó tras de sí, sobre todo a partir de 1901, además, paisajes que son fruto de la contemplación de detalles singulares, de una modernidad atrevida, a través de encuadres insólitos y una técnica directa y fresca.

Los esfuerzos por pintar sus lienzos en la Naturaleza, que exigían del artista gran vigor físico, fueron reduciéndose a medida que Sorolla fue envejeciendo y la enfermedad se apoderó de él. Así, al final de su producción se recluyó en el jardín de su casa de Madrid, hoy Museo Sorolla. Entre los muros de estos jardines pintó sus últimas obras, siendo el escenario que vería caer de las manos del artista los pinceles para siempre.

Obras

1

El Palleter, declarando la guerra a Napoleón

Óleo sobre lienzo, 154 x 205 cm
1884
Valencia, Diputación de Valencia

2

Bacante en reposo

Óleo sobre lienzo, 30 x 69,5 cm
Hacia.1887
Valencia, Museo de Bellas Artes

3

Santa en oración

Óleo sobre lienzo, 78 x 61 cm
1888
Madrid, Museo Nacional del Prado

4

Baile valenciano en la huerta

Óleo sobre lienzo, 60,5 x 102,5 cm
1889-1890
Madrid, Fondo Cultural Villar-Mir

5

¡¡Otra Margarita!!

Óleo sobre lienzo, 129,5 x 198,1 cm
1892
Saint Louis, Mildred Lane Kemper Art Museum, Washington University in St. Louis. Donado por Sir Charles Nagel

6

Después del baño

Óleo sobre lienzo, 128 x 193 cm
1892
Colección particular

7

Ex voto

Óleo sobre lienzo, 85 x 118 cm
1892
Colección particular

8

Las redes

Óleo sobre lienzo, 60 x 70 cm
1893
Colección particular

9

El mamón

Óleo sobre lienzo, 55,9 x 78,1 cm
1894
Colección Masaveu

10

¡Aún dicen que el pescado es caro!

Óleo sobre lienzo, 151,5 x 204 cm
1894
Madrid, Museo Nacional del Prado

11

El novelista Benito Pérez Galdós

Óleo sobre lienzo, 73 x 98 cm
1894
Las Palmas de Gran Canaria, Casa-Museo Pérez Galdós. Cabildo de Gran Canaria

12

La vuelta de la pesca

Óleo sobre lienzo, 265 x 325 cm
1894
París, Musée d’Orsay

13

Trata de blancas

Óleo sobre lienzo, 166,5 x 195 cm
1895
Madrid, Museo Sorolla

14

Pescadores valencianos

Óleo sobre lienzo, 65 x 87 cm
1895
Colección particular

15

Mondando patatas

Óleo sobre lienzo, 40 x 48 cm
1891-[¿1896?]
Londres, Gavin Graham

16

Cosiendo la vela

Óleo sobre lienzo, 220 x 302 cm
1896
Venecia, Fondazione Museu Civici di Venezia, Galleria Internazionale d’Arte Morderna di Ca’ Pesaro

17

Una investigación

Óleo sobre lienzo, 122 x 151 cm
1897
Madrid, Museo Sorolla

18

Clotilde contemplando la Venus de Milo

Óleo sobre lienzo, 58,5 x 47,6 cm
Hacia 1897-1898
Valencia, Museo de Bellas Artes

19

La Caleta, Jávea

Óleo sobre lienzo, 47,5 x 97 cm
1898
Colección particular

20

Comiendo en la barca

Óleo sobre lienzo, 180 x 250 cm
1898
Madrid, Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

21

¡Triste herencia!

Óleo sobre lienzo, 212 x 288 cm
1899
Valencia, Colección Bancaja

22

Madre

Óleo sobre lienzo, 125 x 169 cm
¿1895?-1900
Madrid, Museo Sorolla

23

Preparación de la pasa. (Transportando la uva. Jávea)

Óleo sobre lienzo, 125 x 200 cm
1900
Oviedo. Principado de Asturias, Colección Pedro Masaveu. Depositado en el Museo de Bellas Artes de Asturias

24

Fin de jornada, Jávea

Óleo sobre lienzo, 88 x 128 cm
1900
Colección particular

25

María Clotilde

Óleo sobre lienzo, 110 x 80 cm
1900
Colección particular

26

La familia

Óleo sobre lienzo, 185 x 159 cm
1901
Valencia, Museo de la Ciudad. Ayuntamiento de Valencia

27

María Teresa Moret

Óleo sobre lienzo, 111 x 88 cm
1901
Madrid, Museo Nacional del Prado

28

Remendando las redes

Óleo sobre lienzo, 162,5 x 131 cm
1901
México, D. F., CONACULTA - INBA. Museo Nacional de San Carlos

29

Sol de la mañana

Óleo sobre lienzo, 81 x 128 cm
1901
Colección particular

30

Día gris en la playa de Valencia

Óleo sobre lienzo, 64 x 95 cm
1901
Colección particular

31

Después del baño

Óleo sobre lienzo, 64 x 05 cm
1902
Colección particular

32

Desnudo de mujer

Óleo sobre lienzo, 106 x 186 cm
1902
Colección particular

35

Prado de Asturias. San Esteban de Pravia

Óleo sobre lienzo, 66 x 95 cm
1903
Colección particular

36

Mar y rocas de San Esteban, Asturias

Óleo sobre lienzo, 67 x 96 cm
1903
Madrid, Museo Sorolla

37

Sol de la tarde

Óleo sobre lienzo, 299 x 441 cm
1903
Nueva York, The Hispanic Society of America

38

Toros en el mar

Óleo sobre lienzo, 131 x 190 cm
1903
Colección particular

39

El fotógrafo Christian Franzen

Óleo sobre lienzo, 100x 66 cm
1903
Colección particular

40

Autorretrato

Óleo sobre lienzo, 66 x 100,5 cm
1904
Madrid, Museo Sorolla

41

Mis hijos

Óleo sobre lienzo, 160,5 x 230,5 cm
1904
Madrid, Museo Sorolla

42

Verano

Óleo sobre lienzo, 149 x 252 cm
1904
La Habana, Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba

43

La hora del baño

Óleo sobre lienzo, 84 x 119 cm
1904
Colección particular

44

Hora del mediodía en la playa de Valencia

Óleo sobre lienzo, 64 x 97 cm
1904
Colección Arango

45

Cosiendo la vela

Óleo sobre lienzo, 93 x 130 cm
1904
Colección Masaveu

46

José Echegaray

Óleo sobre lienzo, 100 x 133 cm
1905
Madrid, Banco de España

47

La familia de don Rafael Errázuriz Urmeneta

Óleo sobre lienzo, 250 x 350,5 cm
1905
Colección Masaveu

48

El bote blanco. Jávea

Óleo sobre lienzo, 105 x 150 cm
1905
Colección particular

49

Clotilde y Elena en las rocas, Jávea

Óleo sobre lienzo, 89,7 x 126,5 cm
1905
Colección particular

50

Rocas de Jávea y bote blanco

Óleo sobre lienzo, 62,8 x 84,7 cm
1905
Madrid, Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, en depósito en el Museo Thyssen-Bornemisza

51

Los abuelos de mis hijos

Óleo sobre lienzo, 142 x 182,5 cm
1905
Valencia, Museo de Bellas Artes

52

Lucrecia Arana y su hijo

Óleo sobre lienzo, 126,7 x 92 cm
1906
Colección particular

53

Clotilde con traje negro

Óleo sobre lienzo, 186,7 x 118,7 cm
1906
Nueva York, The Metropolitan Museum of Art, Catharine Lorillard Wolfe Collection, Wolfe Fund 1909 (09.71.3)

55

Santiago Ramón y Cajal

Óleo sobre lienzo, 91 x 127,5 cm
1906
Zaragoza, Museo de Zaragoza

56

María vestida de labradora valenciana

Óleo sobre lienzo, 189 x 95 cm
1906
Colección particular

57

El pintor Raimundo de Madrazo

Óleo sobre lienzo, 97,5 x 114,2 cm
1906
Nueva York, The Hispanic Society of America

58

Paseo del faro. Biarritz

Óleo sobre lienzo, 68,3 x 188,6 cm
1906
Boston, Museum of Fine Arts. Peter Chardon Brooks Memorial Collection; Gift of Mrs. Richard M. Saltonstall

59

El ciego de Toledo

Óleo sobre lienzo, 62 x 93 cm
1906
Dallas. Meadows Museum, Southern Methodist University. Museum Purchase; Meadows Foundation Fund with private donations

60

Sombra del puente de Alcántara, Toledo

Óleo sobre lienzo, 66 x 93 cm
1906
Colección particular

61

La convalecencia de mi hija (María en El Pardo)

Óleo sobre lienzo, 74 x 115 cm
1907
Colección particular

62

María en La Granja

Óleo sobre lienzo, 170,5 x 85,1 cm
1907
San Diego, San Diego Museum of Art, gift of Mr. Archer M. Huntington

63

Clotilde paseando en los jardines de La Granja

Óleo sobre lienzo, 170 x 100 cm
1907
La Habana, Museo Nacional de Bellas Artes

64

Aldeanos leoneses

Óleo sobre lienzo, 198,6 x 253,6 cm
1907
Nueva York, The Hispanic Society of America

65

Reflejos de una fuente

Óleo sobre lienzo, 58,5 x 99 cm
1908
Madrid, Fundación Museo Sorolla

66

Al baño. Valencia

Óleo sobre lienzo, 200 x 150 cm
1908
Colección particular

67

Idilio en el mar

Óleo sobre lienzo, 149,5 x 199 cm
1908
Nueva York, The Hispanic Society of America

68

Saliendo del baño

Óleo sobre lienzo, 180 x 116,5 cm
1908
Nueva York, The Hispanic Society of America

69

Barcas valencianas

Óleo sobre lienzo, 52 x 85,5 cm
1908
Colección particular

70

El fotógrafo Antonio García en su laboratorio

Óleo sobre lienzo, 90,5 x 109,5 cm
1908
Nueva York, The Hispanic Society of America

71

El baño del caballo

Óleo sobre lienzo, 205 x 250 cm
1909
Madrid, Museo Sorolla

72

Antonio García en la playa

Óleo sobre lienzo, 150 x 150 cm

1909

Madrid, Museo Sorolla

73

Paseo a la orilla del mar

Óleo sobre lienzo, 205 x 200 cm

1909

Madrid, Fundación Museo Sorolla

74

El balandrito

Óleo sobre lienzo, 100 x 110 cm

1909

Madrid, Museo Sorolla

76

La alberca, Alcázar de Sevilla

Óleo sobre lienzo 82,5 x 105,5 cm

1910

Madrid, Museo Sorolla

77

Tarde de sol en el Alcázar de Sevilla

Óleo sobre lienzo 94 x 64 cm

1910

Colección particular

78

José Echegaray

Óleo sobre lienzo, 114,2 x 109,1 cm

1910

Nueva York, The Hispanic Society of America

79

Bajo el toldo. Zarauz

Óleo sobre lienzo, 99,1 x 114,3 cm

1910

Saint Louis, Saint Louis Art Museum, Purchase

80

Louis Comfort Tiffany

Óleo sobre lienzo, 150,5 x 225,5 cm

1911

Nueva York, The Hispanic Society of America

81

La siesta

Óleo sobre lienzo, 200 x 201 cm

1911

Madrid, Museo Sorolla

82

Castilla. La Fiesta del Pan

Óleo sobre lienzo, 351 x 139 cm

1913

Nueva York, The Hispanic Society of America

83

Sevilla. Los nazarenos

Óleo sobre lienzo, 351 x 300,5 cm

1914

Nueva York, The Hispanic Society of America

84

Aragón. La jota

Óleo sobre lienzo, 351 x 301 cm

1914

Nueva York, The Hispanic Society of America

85

Navarra. El concejo del Roncal

Óleo sobre lienzo, 349 x 230 cm

1914

Nueva York, The Hispanic Society of America

86

Guipúzcoa. Los bolos

Óleo sobre lienzo, 350 x 231,5 cm

1914

Nueva York, The Hispanic Society of America

87

Andalucía. El encierro

Óleo sobre lienzo, 350 x 762 cm

1914

Nueva York, The Hispanic Society of America
 

88

Sevilla. El baile

Óleo sobre lienzo, 351 x 302,5 cm

1914

Nueva York, The Hispanic Society of America

89

Sevilla. Los toreros

Óleo sobre lienzo, 350 x 231 cm

1915

Nueva York, The Hispanic Society of America

90

Galicia. La romería

Óleo sobre lienzo, 351 x 300 cm

1915

Nueva York, The Hispanic Society of America

91

Cataluña. El pescado

Óleo sobre lienzo, 351 x 485 cm

1915

Nueva York, The Hispanic Society of America

92

Valencia, Las grupas

Óleo sobre lienzo, 351 x 301 cm

1916

Nueva York, The Hispanic Society of America

93

Extremadura. El mercado

Óleo sobre lienzo, 351 x 302 cm

1917

Nueva York, The Hispanic Society of America

94

Elche. El palmeral

Óleo sobre lienzo, 350 x 231 cm

1918

Nueva York, The Hispanic Society of America

95

Ayamonte. La pesca del atún

Óleo sobre lienzo, 349 x 485 cm

1919

Nueva York, The Hispanic Society of America

96

Barcas varadas en la playa

Óleo sobre lienzo, 100 x 120 cm

1915

Colección particular

97

La bata rosa

Óleo sobre lienzo, 208 x 126,5 cm

1916

Madrid, Museo Sorolla

98

Sierra Nevada. Granada

Óleo sobre lienzo, 65 x 95 cm

1917

Colección particular

99

Buscando mariscos

Óleo sobre lienzo, 64 x 96 cm

1919

Madrid, Colección Santander

100

Los contrabandistas

Óleo sobre lienzo, 84 x 167 cm

1919

Colección particular

101

Jardín de la casa de Sorolla

Óleo sobre lienzo, 105 x 87,5 cm

1920

Madrid, Museo Sorolla

Actividades

Tienda Prado

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba