El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Carlone, Carlo Innocenzo

Scaria d'Intelvi, Como, 1686 - Scaria d'Intelvi, Como, 1775

Discípulo de un pintor secundario de su país, Giulio Quaglio, la verdadera formación de Carlone, prolífico decorador y fresquista, hay que situarla dentro de su conocimiento y admiración por los grandes maestros venecianos de su tiempo, como Sebastiano Ricci, Giambattista Tiepolo o Pittoni, de quienes sabrá captar la facilidad compositiva y la riqueza cromática. en 1702, siguió a su maestro a Lubiana y de allí marchó a Roma, entrando en la órbita de Francesco Trevisani. Antes de 1712 Carlone se encontraba en Austria y en 1715, trabajando para Eugenio de Saboya y la princesa de Liechtenstein, decide su residencia en Viena. Es éste el período de plenitud artística y en el que se suceden los encargos, que realiza en unión de su hermano, Diego Francesco, estucador. Carlone trabajó en la decoración de palacio en Alemania, como en Stuttgart y Ludwigsburg, en Breslavia, Praga y Ausbach (1735), momento en que decide regresar a su ciudad natal. Trabajó en obras en Milán, Lodi, Bérgamo, Brescia, y entre sus obras tardías destacan los frescos de la catedral de Asti. En sus obras, Carlone, amable y colorista, típicamente rococó, utiliza temas y figuras de la mitología clásica, para establecer las nuevas alegorías que poblaron los palacios de media Europa en los años centrales del siglo XVIII.
(Mena Marqués, M., Museo del Prado. Catálogos de Dibujos. T. VII. Dibujos Italianos del S. XVIII, 1990, p. 45)

Obras (1)

Alegoría de la Abundancia
Aguada agrisada sobre papel agarbanzado, Hacia 1730
Carlone, Carlo Innocenzo

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba