El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Francés, Nicolás

León, Documentado antes de 1434, 1468

Es el representante del Gótico internacional en León. Las primeras noticias de este artista proceden de un documento notarial realizado para dar fe del Paso Honroso del caballero leonés Suero de Quiñones en el puente sobre el río Órbigo, quince días antes y quince días después del 25 de julio de 1434. Consta en él que Suero de Quiñones mandó hacer un faraute de madera en León a Maestre Nicolao Francés, que "pintó el rico" retablo de la Iglesia de Santa María de la Regla -la Catedral de León-. Gracias a este documento se sabe que, en 1434, Nicolás Francés había concluido el retablo mayor de la sede leonesa, que constituye el punto de partida para atribuirle nuevas obras, junto con la miniatura firmada del Nacimiento de Cristo de la colegiata de San Isidoro de León. Polifacético, Nicolás Francés realizó obras de talla, miniatura, cartones para vidrieras y pintura sobre tabla y mural. Muchas de esas obras tuvieron como destino la Catedral de León a la que sirvió, como lo atestigua un documento de 1445, "el dicho Maestre Nicolás es bien necesario para la dicha iglesia e obra de ella [...]". En 1451 el cabildo leonés le encargó las pinturas murales del claustro, que se posponen al mandarle hacer previamente el Juicio Final en la bóveda. Antes de llevarlo a cabo, el cabildo le ordenó el 22 de agosto de 1452 que fuera a Salamanca para ver el fresco del mismo tema realizado en 1445 por Nicolás Florentino. A partir de 1459, Nicolás Francés inició la serie de veintinueve pinturas del claustro -que han llegado hasta nosotros, pero en un estado de conservación deplorable- y recibió pagos por ellas en 1461. Pese a las vicisitudes que ha sufrido el retablo mayor de la Catedral de León -sustituido por otro barroco en 1740- se conservan cinco tablas grandes y veintidós tablitas de las entrecalles, que nos permiten comprobar la deuda que su autor contrajo con el Gótico internacional franco-borgoñón. De entre las pinturas que se le han atribuido -que, en algún caso, no le pertenecen, como el retablo de la capilla del Contador Saldaña en el monasterio de Santa Clara de Tordesillas- destaca el Retablo de la vida de la Virgen y de San Francisco que, procedente de una granja de La Bañeza (León), fue adquirido por el Estado para el Prado en dos partidas, el cuerpo en 1930 y el banco en 1932. Acorde con las características del Gótico internacional, Nicolás Francés mantiene en sus obras la perspectiva jerárquica y el realismo del detalle propios de este arte. De su deuda con el mundo franco-borgoñón son buen ejemplo las amplias figuras -muchas de ellas vestidas a la moda- que, sobre todo en el retablo mayor de León, ocupan gran parte del espacio disponible (Silva, P. en E.M.N.P., Madrid, 2006, pp. 1091-1093).

Obras (2)

Cristo ante Pilatos
Temple sobre tabla pasada a lienzo, Siglo XV
Francés, Nicolás
Retablo de la vida de la Virgen y de San Francisco
Óleo sobre tabla, 1445 - 1460
Francés, Nicolás

Multimedia

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba