El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Ginés, José

Polop, Alicante, 1768 - Madrid, 1823

José Ginés Marín estudió en Valencia, en la Academia de Bellas Artes de San Carlos, y tras haber ganado varios premios de dibujo y los dos primeros de pintura y escultura en 1783, se trasladó a Madrid con una pensión para estudiar en la Real Academia de San Fernando, donde también obtuvo diversos premios.
Fue escultor estuquista de Palacio en 1799 y escultor de cámara honorario en 1794, académico de mérito de San Fernando en 1814, teniente director de escultura en 1815, primer escultor de cámara de Fernando VII en 1816, y contó con los honores de director de la Real Academia de San Fernando en 1817 al hacerse cargo, junto con Hermoso, del estudio de la calle Fuencarral. Su fallecimiento repentino truncó una vida centrada totalmente en la escultura.
Ya en 1784 la Academia le concedió el primer premio de tercera clase con una figura de “Apolino”, y en 1787, con el relieve en barro del “Convite de Dionisio el Tirano a Damocles”, obtuvo el primer premio de tercera clase, ambos conservados en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Su obra refleja, de una manera excepcional, la versatilidad de un escultor que supo manifestarse en diferentes lenguajes según las necesidades expresivas. Por un lado en la pura tradición del Barroco, cuyo máximo empeño fue la participación en el excepcional conjunto de seis mil esculturas en barro cocido policromado realizado fundamentalmente entre 1789 y 1794, representando “La Adoración de los pastores” y “La Matanza de los Inocentes” por Herodes, conocido como “El Belén del Príncipe”, pues fue un encargo de Carlos IV cuando era príncipe de Asturias. Ginés, con quien colaboró José Esteve, realizó los grupos de la “Matanza” de los que, desafortunadamente, no quedan demasiados testimonios, que hoy se conservan en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, procedentes del secuestro de los bienes del infante don Carlos. En ellos el movimiento, las contorsiones, la policromía y la temática heredan la tradición barroca y la relación con escultores como Salzillo, siendo un ejemplo de su capacidad de modelado para representar la pasión en las figuras, que llega en muchas de ellas a una gran violencia.
Por otro lado, y en el más delicado Neoclasicismo, realizó el grupo de “Venus y Cupido” (E572), conservado en el Museo del Prado, obra que estuvo durante casi todo el siglo XX depositada en el Museo de San Telmo de San Sebastián, y es un testimonio de la perfecta asimilación del estilo, sin haber salido nunca de España, y de su aprendizaje de obras destacadas como “La Venus de la Alameda de Juan Adán”.
En el ámbito religioso, esculpió en estuco los “Cuatro evangelistas” de la capilla del Palacio Real de Madrid, composiciones alegóricas como el friso y las sobrepuertas, y las cuatro mesas de estilo etrusco de la galería de estatuas de la Casita del Labrador, en Aranjuez, y también retratos, como el de “Isabel de Braganza” en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Participó, además, en proyectos efímeros como la escultura del “Carro fúnebre de Daoiz y Velarde”, o el grupo de España y el genio del cristianismo” del catafalco de la reina Isabel de Braganza en 1819. También labró las esculturas ornamentales de la puerta de Toledo, y obras hoy desaparecidas como “San Antonio de Padua”, hacia 1795, para la ermita de La Florida.
Su hijo José Ginés siguió la tradición como estuquista de cámara, ejecutando la estatua de “Fernando VII” que dejó modelada su padre (Azcue, L. en: El siglo XIX en el Prado, Museo Nacional del Prado, 2007, p. 472).

Obras (1)

Venus y Cupido
Mármol de carrara, 1807
Ginés, José

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba