El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Rosales Gallinas, Eduardo

Madrid, 4.11.1836 - Madrid, 13.9.1873

Eduardo Rosales Gallinas es uno de los más grandes nombres del arte español de todo el siglo XIX. Su fama, sólida y fundamentada como la de ningún otro artista de su generación, estuvo en buena medida alentada por una biografía señalada por el dolor, la soledad y la enfermedad física, pero sobre todo por la admiración que despertó el talento de un pintor original e independiente, llamado a renovar el género histórico y con ello a dar un giro diametral al devenir de la pintura española del siglo XIX, volviendo los ojos desde el purismo académico hacia la lección realista del arte de Velázquez.
Nacido en el seno de una humilde familia madrileña, Rosales pronto quedó huérfano y solo en la capital. Se formó en la Academia de Bellas Artes de San Fernando y, con pocos años, marchó a Italia libremente y sin pensión del Estado, tan sólo con el dinero que había conseguido con su primer encargo de importancia, "García Aznar, V conde de Aragón" (Prado, P6406), para la "Serie cronológica de los reyes de España", y confiando en la ayuda que habrían de prestarle algunos amigos íntimos. Lograda finalmente la pensión, en Italia concluiría su formación y fue allí donde desarrolló gran parte de su carrera artística.
En los primeros años de estancia en ese país, Rosales se interesó sobre todo por el purismo de raíz nazarena. Todavía influido por esos intereses plásticos, el joven pintor compuso su primera obra de importancia, "Tobías y el ángel" (P4620) pero pronto comprendió la crisis de ese lenguaje y comenzó a tender hacia un mayor naturalismo realista, que le llevó a concentrarse en la pintura de tipos italianos. Sin embargo, su madurez artística está en relación con la acuñación de un lenguaje plástico renovador del panorama artístico de los años centrales del siglo XIX, en el cual el conocimiento de la obra de los pintores académicos italianos y franceses de su generación, siempre atentos al realismo, fue crucial, pero en la que desempeña un papel sustancial la revalorización de la tradición española del Siglo de Oro, en especial de Velázquez. De ese modo realizó la que sería su gran obra maestra de consagración, "Doña Isabel la Católica dictando su testamento" (P4625), con la que revolucionó en el plano artístico los últimos años del reinado isabelino. Tras el rotundo éxito de esa obra en la Nacional de 1864 y, sobre todo, con el reconocimiento que esta pintura cosechó en la siguiente Exposición Universal de París, Rosales recibió numerosos encargos de retratos, en los que retomó igualmente la plástica e incluso la iconografía velazqueña, entre los que sobresalen tanto el del "Duque de Fernán Núñez" (Madrid, colección particular) como el de "Concepción Serrano, luego condesa de Santovenia" (P6711). Rosales planeó concurrir al siguiente certamen nacional con una obra que le permitiera superarse a sí mismo, buscando planteamientos originales que ahondasen en la línea de trabajo que había dado comienzo con el "Testamento", tanto en el plan iconográfico como en los aspectos de ejecución material, en busca de una expresión realista. Así comenzó a trabajar en la "Muerte de Lucrecia" (P4613), que no vería la luz hasta la Nacional de 1871, cuando el pintor la dio por terminada y cuya modernidad no fue comprendida por sus contemporáneos.
Entre tanto, Rosales tomó consciencia de la imposibilidad material de vivir de la pintura de historia, y se acercó sobre todo a dos géneros a los que seguramente consideraba menores, y a los que no se entregó con el mismo entusiasmo con el que lo hizo con sus grandes máquinas históricas. Por un lado se ocupó del retrato, del que se conservan numerosos ejemplos hechos por encargo pero entre los que destacan especialmente los realizados a personas de su entorno más inmediato, como "El violinista Pinelli" (P4614). Por otro, comenzó a realizar pequeñas composiciones de ambientación histórica, pero con argumentos intrascendentes, con las que se acercó a los tableautins preciosistas de moda en París, y cuyo mejor ejemplo es el espléndido lienzo "Presentación de don Juan de Austria al emperador Carlos V, en Yuste" (P4610). En todos ellos su lenguaje monumental y solemne pierde cierta agilidad compositiva y no se ajusta al gusto de pincelada menuda, prieta y de brillante colorido que caracterizaba a esas obras.
Así, en los últimos años de su vida, Rosales desarrolló además un creciente interés por la pintura de paisaje de carácter plenairista, llevarla a cabo sobre todo durante sus largas y numerosas convalecencias en el puerto de Panticosa, así como en sus dos estancias por el sureste español. También en sus años finales elaboró grandes composiciones decorativas como las dos del palacio del marqués de Portugalete, hoy desaparecidas, o las pechinas para la iglesia madrileña de Santo Tomás, que representan a los cuatro evangelistas, que dejó inconclusas al fallecer prematuramente (G. Navarro, C. en: El siglo XIX en el Prado, Museo Nacional del Prado, 2007, p. 486).

Su retrato realizado por Federico de Madrazo y Kuntz corresponde a la obra P04461 del Museo del Prado.

Obras (126)

María Antonia Martínez de la Pedrosa
Óleo sobre lienzo, Siglo XIX
Rosales Gallinas, Eduardo
Retrato de hombre desconocido
Óleo sobre lienzo, Siglo XIX
Rosales Gallinas, Eduardo (Atribuido a)
Cabeza de hombre viejo (boceto)
Óleo sobre lienzo, Siglo XIX
Rosales Gallinas, Eduardo
Celda prioral del Monasterio de El Escorial
Óleo sobre lienzo, Siglo XIX
Rosales Gallinas, Eduardo
Maximina Martínez de la Pedrosa, esposa del artista
Óleo sobre lienzo, Hacia 1860
Rosales Gallinas, Eduardo
Ciocciara
Óleo sobre lienzo, Hacia 1862
Rosales Gallinas, Eduardo
García Aznar, V conde de Aragón
Óleo sobre lienzo, 1857
Rosales Gallinas, Eduardo
Tobías y el ángel
Óleo sobre lienzo, 1858 - 1863
Rosales Gallinas, Eduardo
Ofelia
Óleo sobre lienzo, 1860 - 1871
Rosales Gallinas, Eduardo

Multimedia

Tienda Prado

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba