El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Vilches, José de

Málaga, 1813 - Saigón [hoy Ho Chi Minh] (Vietnam), 1890

Escultor particularmente importante, no sólo e su especialidad como en la historia de la educación de los artistas españoles, ya que se ocupó durante años de tutelar en Roma la formación complementaria de muchos pintores, escultores o arquitectos españoles de mitad del siglo XIX.
Nacido en el seno de una familia vinculada al arte, pues su padre era platero, aprendió el trabajo en barro en el estudio de Salvador Gutiérrez de León, en su Málaga natal, dando muestras de buenas aptitudes para el modelado.
La vinculación a su maestro, se extendió a su vida personal ya que casó con su hija Mª del Carmen Gutiérrez de León Atañé, en 1833, independizándose de su suegro un año después de la boda.
Baltasar Peña (Ver: Barros malagueños, 1971)indica que tiene una hija, fallecida joven de difteria y un hijo, José, militar de infanteria, fallecido como Coronel en Cuba en 1873, hecho que sumió al escultor en una profunda tristeza y para el que solicitó se celebraran varias misas en su memoria en las iglesias romanas de Montserrat y en la de los Trinitarios. Peña recoge que quedaron dos nietas y un nieto y que al quedar viudo, bastante joven, marchó a Roma, y contrajo segundas nupcias con Dª Eugenia Luffoli con al que no tuvo descendencia.
Jose Luis Romero [En: Los barros malagueños del Museo Unicaja de Artes Populares, 1993] indica que hacia 1883, el joven Vilches se asentó en el pasaje de Heredia, cerca de donde tenía el taller la familia Gutiérrez de León. De esta época datan dos expresivas figuras en barro policromado y cocido, Borracho o Cantaor y Guitarrista (Museo de Tradiciones populares, Málaga), en cuya peana aparce una etiqueta con 'Vilchez'. Este tipo de obras se adaptaba muy bien al gusto burgués, nacional e, incluso, internacional. Vilches sigue con éxito el estilo de su maestro, albergando obras suyas la colección Real.
Su primera obra escultórica, según Ossorio, fueron 'Trece medallones colosales representando a Jesucristo y los doce apóstoles' . Paralelamente colabora en la revista Guadalhorce entre 1839-1840 con dibujos de costumbres.
Realiza su primer viaje de estudio y formación en 1840 a Francia e Italia, permaneciendo en Roma. Quizás ya con ayuda del Marqués de Salamanca, además de contar con el apoyo del industrial Manuel Agustín Heredia.
El 22 de enero de 1840 solicita la concesión del título de Académico de Mérito, la comisión no aprueba su Apolo y Dafne, aunque reconoce un genio particular para la escultura y el 16 de agosto de este año es nombrado Académico Supernumerario.
Mientras trasncurrían las pruebas de la Academia, el 10 de junio de 1840, es nombrado Escultor de la Real Cámara. En 1842 es nombrado Académico de Mérito en Cádiz y reitera la petición para ser aceptado Académico de Mérito en Madrid en 1843 sin éxito, lográndolo al final del año 1846.
Mientras se dedicó a la formación de jóvenes en Cádiz, donde obtuvo la plaza de Director de Escultura de la Escuela de Bellas Artes en el 42. Sus continuas ausencias por viajes a Madrid y Roma provocaron su cese como profesor y Académico en Cádiz en 1848.
En esta ciudad por encargo del municipio realiza una estatua de tamaño mayor que el natural de Lucio Moderato Columela, hoy perdida, y un relieve conmemorativo con ocasión de la inauguración del puente del Duque de la Victoria ambas en 1842.
En ese mismo año, recibe el encargo del bodeguero Julián Pemartín Laborde de un monumento funerario para su esposa compuesto por una urna y las alegorías la Fidelidad y del Silencio, esta última desaparecida hacia 1900.
En 1844 expone en la Academia gaditana dos esculturas, probablemente 'Catón' y 'Friné', conocidas por fotografías, en ambas muestra la impronta clásica característica de su obra.
Participa en la Exposición de obras de pintura y escultura en el Liceo en Madrid en 1846, donde presentó 'retato de una señora', 'Orfandad' y el busto del 'señor Esquivel', quien luego retrataría a Vilches.
El apoyo y protección del marqués de Salamanca se constata desde 1847, cuando le financia una larga temporada en Roma, además del encargo de la decoración de los personajes de la Ilíada para su nuevo palacio. El proyecto no se concluyó, parece ser que por falta de pago y el artista envía las obras realizadas, Homero y Andrómaca, a la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1856, donde logra el premio de segunda clase y son adquiridas por el Estado, pasando al actual Museo Nacional de Prado.
Realiza también para el marqués de Salamanca, Bruto, actualmente en el Museo Nacional del Prado, y otros encargos como los retratos de Manuel Agustín de Heredia, Ramón María Narváez, Marietta Alboni, Aquilino Pérez.
El 15 de julio de 1858 es nombrado Director de los pensionados en Roma, realizando el monumento funerario a su predecesor, Antonio Solá.
En Roma también realizaría el relieve de Alejandro domando a Bucéfalo, en el que se aprecia el interés por los modelos griegos de los frisos y la interpretación neoclásica de los mismos realizada por Thovaldsen y Álvarez Cubero en las estancias del Quirinal. El retrato de Fray Diego José de Cádiz, y el grupo Amor y pudor, de 1860., la estatua de Santiago peregrino para la iglesia de Montserrat..
El encargo mas importante le llega en 1856 y lo finaliza en 1862, consiste en la realización de cuatro esculturas para la fachada de la iglesia de Montserrat, en Roma, que deben representar a los Reyes Católicos, y a Isabel II y a Francisco de Asís. Realizadas con un excepcional virtuosismo, criterios realistas y una gran perfección técnica, se conservan actualmente en Patrimonio Nacional. Para esta misma iglesia le encargan la estatua de Santiago peregrino. Su obra mas conocida es la estatua del Cardenal Cisneros, realizada en Roma en 1864. Las esculturas de los reyes, junto con el relieve de Alejandro, Amor y pudor y la estatua del Cardenal Cisneros las presenta a la Exposición Nacional de Bellas Artes en 1864. Las críticas a los retratos reales no fueron favorables, se las consideraba algo anticuadas y las críticas a la obra del Cardenal, encontradas. A pesar de esto y de no haber sido premiada, el Estado la adquiere para el Mueso de La Trinidad.
Se conserva un escrito de Vilches 'Reflexiones artísticas aplicadas al proyectado monumento a Colón....' proyecto que no se llegó a realizar.
El pintor gozaba de éxito y consideración, era recibido por el Rey y el mismo Papa le visitó en su estudio. De las obras que se supone hizo para el Vaticano, un busto de Isabel II y un retrato del Papa se desconoce su paradero.
En los últimos años de su vida su carrera escultórica parece desdibujarse
y se encamina mas a la política; en 1877 escribe a Cánovas del Castillo solicitando que lo relevaran de su cargo, pasando a ser Cónsul de España primero en Atenas y luego en Saigon, donde fallece.

[De: Azcue, L. Tres escultores rescatados del olvido: José de Vilches, Eugenio Duque y Andrés Rodríguez en la escalera monumental del Instituto de España, 2019]

Obras (2)

Andrómaca
Mármol, 1853
Vilches, José de
Bruto
Mármol, 1856
Vilches, José de

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba