El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Antonio Perrenot, cardenal Granvela - El cardenal Granvela entrega el estandarte de la Liga Santa a don Juan de Austria (''IN HOC VINCES'')
Melon, Giovanni V.
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Melon, Giovanni V.

Ver ficha de autor

Antonio Perrenot, cardenal Granvela - El cardenal Granvela entrega el estandarte de la Liga Santa a don Juan de Austria (''IN HOC VINCES'')

Hacia 1571. Bronce No expuesto

En el anverso retrato de busto, de perfil hacia la izquierda, de Antonio Perrenot, cardenal Granvela. Calva delantera, barba larga rizada y redondeada. Viste muceta cardenalicia con botones pareados. En el reverso un prelado, sedente en un sitial, hace entrega de un pendón a un caballero, ataviado a la usanza del siglo XVI, arrodillado ante él, en una ceremonia a la que asisten cortesanos y militares; tras la figura del cardenal se puede ver un altar con un frente en el que se representa un escudo prelaticio, sobre la mesa de altar, un sagrario y cubriéndolo, un baldaquino sustentado por columnas entorchadas; fondo arquitectónico con una arquería de aspecto clasicista.

Antonio Perrenot, obispo de Arras y hombre de confianza de Felipe II, fue nombrado jefe de gobierno de los Países Bajos a la marcha de éste para España en 1559. Al año siguiente fue elegido arzobispo de MAlinas y en 1561, cardenal. Su severa actuación política, dirigida al servicio del Emperador y de la religión católica -Pío V llegó a decir de él era más español que cardenal-, le hizo ser odiado por los flamencos, y en 1564 los nobles, encabezados por Guillermo de Orange y los condes Egmont y Hoorn, le obligaron a salir del país, aunque continuó su labor de mecenas de las artes (especialmente con el medallista Jonghelinck). Asistió al cónclave de Roma que eligió papa a Pío V, y con este pontífice estableció en 1570 el tratado de la Liga contra los turcos. Al año siguiente sucedió al duque de Alcalá como virrey de Nápoles, donde esta vez se hizo una política moderadora. Pasados cinco años Felipe II le trajo a España como primer ministro, cargo que desempeñó hasta su muerte en Madrid en 1586.

Esta medalla, en honor del cardenal, fue acuñada por Giovanni V. Melon en 1571. El reverso deja recuerdo de la ceremonia celebrada el 14 de agosto, en el altar mayor de la iglesia de Santa Clara de Nápoles, en presencia de nobles y los príncipes de Parma y Urbino. En ella, el virrey hizo entrega de un estandarte y del bastón de general y comandante en jefe de las fuerzas navales de la Santa Liga para la guerra contra los turcos, a don Juan de Austria, hermanastro del rey Felipe II.

El estandarte «era de damasco de seda azul y arriba llevaba en medio el Salvador crucificado, de gran tamaño, a cuyos pies se veían las armas de Pío V, con el escudo español a su derecha y a su izquierda el veneciano, ambos enlazados con cadenas de oro, de las que pendía el escudo de don Juan». El papa consagró otros dos estandartes más, dando uno personalmente a Marco Antonio Colonna, comandante de su flota, y enviando el otro a Sebastián Barbarigo, jefe de la armada veneciana. La inscripción que llevaron los tres fue la misma que la divisa de esta medalla: Con este signo vencerás.

Por una carta del virrey al duque de Villahermosa, fechada en Nápoles el 1 de enero de 1571, conocemos que Perrenot envió al duque -junto con dos cabezas de Pompeo «sacadas de una piedra antigua que tiene la Sra. Marquesa de Pesacara»- una de estas medallas, igual que había hecho con otras anteriormente, como era costumbre con sus amigos, y que había encantado al noble coleccionista.

Perrenot dice amablemente de la medalla en cuestión, que «tiene un poco del natural, no sólo en la cara del señor Don Juan y la mía, más aun todas las de los asistentes y también N. S. y N. Sra., getados en oro y no tan bien como yo quisiera, sino como aquí se ha podido hazer», quejándose varias veces más de que en Nápoles los operarios no tenían los aparejos que en Flandes. y acaba diciendo que «si supiera qué cosa la Sra. Duquesa quiere hazer della procurara de acomodarla conforme a su voluntad». Esta información nos confirma que Giovanni V. Melon, buen técnico pero artista no sobresaliente, y del que prácticamente no se tienen datos, trabajó en Nápoles al menos desde 1571 antes de su marcha a los Países Bajos protegido también por Granvela.

(Texto extractado de: Un Príncipe del Renacimiento: Felipe II, un monarca y su época, Madrid: Museo Nacional del Prado, 1998, p. 330).

Ficha técnica

Número de catálogo
O001017
Autor
Melon, Giovanni V.
Título
Antonio Perrenot, cardenal Granvela - El cardenal Granvela entrega el estandarte de la Liga Santa a don Juan de Austria (''IN HOC VINCES'')
Fecha
Hacia 1571
Técnica
Acuñación
Materia
Bronce
Dimensión
Diámetro: 43 mm.; Peso: 34,3 g.; Grosor: 2,3 mm.
Procedencia
Legado Pablo Bosch y Barrau, 1916

Bibliografía +

Alvarez-Ossorio, Francisco, Catálogo de las medallas de los siglos XV y XVI conservadas en el Museo Arqueológico Nacional, Madrid, 1950, pp. 208-209.

Pollard, John Graham, Medaglie Italiane del Rinascimento nel Museo Nazionale del Bargello, III, Spes, Firenze, 1984, pp. 1284-1285.

Un príncipe del renacimiento: Felipe II, un monarca y su época, Sociedad Estatal para la Conmemoración de los centenarios de Felipe II y Carlos V, Madrid, 1998, pp. 330.

Otros inventarios +

Inv. Legado Pablo Bosch, 1916. Núm. 62.

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Fecha de actualización: 03-05-2019 | Registro creado el 12-11-2016

Más obras de Melon, Giovanni V.

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba