El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Barco
Anónimo
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Anónimo

Barco

Primer tercio del siglo XVII. Cristal de roca / cuarzo hialino, Esmalte, Oro, 17,6 x 28 cm.

Vaso compuesto por tres piezas de cristal de roca y tres guarniciones de oro esmaltado. Cuerpo formado por una pieza abarquillada, muy plana y abierta, con la proa ocupada por un mascarón de orejas puntiagudas, cuernos de carnero y boca híbrida de venera, con el labio inferior avanzado. Se decora todo el mascarón con esmalte pintado en una gama cálida y toques de azul. Una guarnición lisa con faja central de ovas esmaltada en azul une el castillo o toldilla de popa, que se eleva simulando, muy deformada, la boca abierta de un felino. El ala izquierda está rota, ya desde antiguo. Una segunda guarnición de esmalte azul celeste excavado, con roleos y florecillas, une el cuerpo con el corto vástago y su pie oval, plano. En el vástago hay un nudo con decoración labrada de gallones. La decoración consiste en algunos ramos vegetales en la toldilla y pie; guirnaldas con frutos, ramos e hileras de granos, de labor algo tosca, agrupados bajo la popa, dejando lisa la proa. El mascarón esmaltado quizás viniera a suplir una parte desaparecida, restaurando ópticamente el perfil del vaso. La toldilla debió quebrarse entre 1689 y 1746, pues en Versalles no se describe el deterioro. Las monturas esmaltadas a reserva con esmalte azul celeste opaco parecen más antiguas que la policromada y quizás correspondan al taller que realizó el vaso. Pueden datarse entre el último cuarto del siglo XVI y la primera década del siglo XVII, mientras que el mascarón es una interpretación tardía (podríamos decir historicista) de algunos diseños manieristas, no extraños en el ambiente artístico francés, como demuestra un dibujo de Etienne Delaune, consistente en un pebetero con tres Gracias, hoy en la colección Edmond de Rothchild, donde se incluyen en los flancos dos mascarones con el labio inferior ensanchado como un plato. Pero la idea no es exclusiva de los artistas franceses.

Mascarones grotescos fundidos con elementos orgánicos y veneras, con la boca abierta y el labio inferior mayor, extendido a modo de plato, aparecen frecuentemente en algunos dibujos de ornamentistas europeos, cuya fuente probable son los repertorios de Vico, en cuyo repertorio de vasos aparecen dos mascarones caricaturescos, uno con cuernos y sus labios inferiores prolongados a modo de escudilla, lo que a su vez puede estar inspirado en dibujos étnicos. Más cercanos a este vaso es el dibujo de Francesco Salviati, conservado en el Asmolean Museum, o el vaso de Virgil Solis, conservado en el Museo de Victoria y Alberto de Londres, que presenta el mismo recurso decorativo.

En el caso del presente vaso, el diseño del mascarón, su calidad técnica en el tratamiento del esmalte pintado y su alegre colorido permiten relacionarlo con la montura del nudo del vaso de lapislázuli con asas de dragón (núm.O00002), atribuido por Alcouffe a Pierre Delabarre, el llamado Maestro de los dragones, dato que nos permite situar su creación hacia 1630. Aunque tardías, ambas creaciones participan del espíritu del stil rustique de l escuela de Fontainebleau, si bien interpretado con cierto carácter caricaturesco que ha sido advertido por varios autores.

El Tesoro del Delfín es un conjunto de vasos preciosos que, procedentes de la riquísima colección de Luis, gran Delfín de Francia, vinieron a España como herencia de su hijo Felipe V, primer rey de la rama borbónica española. Luis de Francia (1661-1711), hijo de Luis XIV y María Teresa de Austria, comenzó su colección tempranamente influenciado por su padre; la adquisición de obras se producía por diversas vías, desde regalos hasta su compra en subastas y almonedas. Al morir el Delfín, Felipe V (1683-1746) recibe en herencia un conjunto de vasos con sus respectivos estuches, que fueron enviados a España. En 1716 estaban en el Alcázar de Madrid, guardados en sus cajas, desde donde se trasladaron, en fecha posterior, a La Granja de San Ildefonso, lugar donde se citan a la muerte de Felipe V, conservados en la llamada Casa de las Alhajas. En 1778 se depositaron, por real orden de Carlos III, en el Real Gabinete de Historia Natural y continuaron en la institución hasta el saqueo de las tropas francesas en 1813. La devolución de las piezas se produjo dos años más tarde y con algunas pérdidas. Fue en 1839 cuando la colección llega al Real Museo, donde sufrieron en 1918 un robo. Con ocasión de la Guerra Civil española fueron enviadas a Suiza regresando en 1939, con la pérdida de un vaso, desde entonces se encuentran expuestas en el edificio Villanueva. (Texto extractado de Arbeteta, L.: El Tesoro del Delfín. Catálogo Razonado, 2001, pp. 330-331)

Ficha técnica

Obras relacionadas

Estuche para barco de cristal
Cuero, Madera, Tela, Siglo XVIII
Número de catálogo
O00116
Autor
Anónimo
Título
Barco
Fecha
Primer tercio del siglo XVII
Técnica
Esmaltado; Tallado; Grabado
Materia
Cristal de roca / cuarzo hialino; Esmalte; Oro
Dimensión
Alto: 17,6 cm.; Ancho: 28 cm.; Fondo: 12,6 cm.; Ancho base: 7,2 cm.
Serie
Tesoro del Delfín
Procedencia
Colección Real

Bibliografía +

Angulo Íñiguez, Diego, Catalogo de las Alhajas del Delfin, Museo del Prado, Madrid, 1989, pp. 184,185.

Arbeteta Mira, Letizia, El tesoro del Delfín: alhajas de Felipe V recibidas por herencia de su padre Luis, Gran Delfín de Francia, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2001, pp. 330,331.

Otros inventarios +

Inv. Gabinete Historia Natural, 1776. Núm. 89.
Vaso hechura de barco...

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Ubicación +

Sala 101 (Expuesto)

Expuesto
Fecha de actualización: 30-08-2016 | Registro creado el 03-12-2015

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba