El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Copa abarquillada de ágata con sirena alada
Anónimo
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Anónimo

Copa abarquillada de ágata con sirena alada

1600 - 1630. Ágata, Alabastro, Esmalte, Oro, Perlas, 19,7 x 17,5 cm.

Este vaso es una de las pocas piezas del Tesoro conservada en su estado original, constituyendo un excelente ejemplo de los delicados trabajos de orfebrería de la escuela de París. Está formado por un cuerpo de perfil abarquillado, hondo y con piquera frontal, cuyos bordes se engrosan en la parte trasera, formando un pliegue interior con perfiles de hojas o volutas. Este cuerpo se asienta sobre un vástago de balaustre, con gallones helicoidales en relieve, que apoya sobre un pie circular, con zócalo de alabastro. Estas tres piezas están sujetas por dos guarniciones de oro esmaltado de negro y rojo sobre fondo blanco, que simulan láureas con cintas esmaltadas en rojo translúcido. El asa y la piquera constituyen delicados trabajos realizados en oro esmaltado y recrean, respectivamente, las figuras de una sirena y un mascarón de fauno o sileno.

El asa está formada por un Cuerno de la Abundancia, transformado en hojas esmaltadas de verde y pétalos blancos abrazados por cintas rojas, de donde surge una sirena, harpía o bicha de oro esmaltada de blanco y con los ojos abiertos como si quisiera hipnotizar, con alas de murciélago delicadamente labradas. Una banda azul le atraviesa el pecho y su cabeza es un ágata labrada, la capa parda para el cabello y la blanquecina para el rostro. Luce tres plumas de esmalte en el tocado, idea visible en otros vasos, especialmente en la Copa con sirena de oro del Museo del Prado, O1. Un collar de aljófar disimula la juntura del cuello. La cabecita de la sirena del Prado es producción típica milanesa, posiblemente debida al taller de los Miseroni, y la labor de orfebrería repite modelos manieristas vinculados al entorno de la corte francesa, quizás, como pensaba Barbet, de la época de Enrique IV. El cuerpo se decora con una guarnición en la piquera, en forma de mascarón de fauno o quizás sileno, en estilo cercano al del Aguamanil de la Minerva del Louvre MR 445. Tiene esmalte blanco, rojo, toques negros y otros colores más específicos, como el verde hierba opaco y el morado, este último muy empleado en la escuela de París. La trasera se adorna con un aplique de cartones recortados con decoración de escamas, pintadas en rojo sobre blanco.

La sirena del asa es muy parecida al vaso MR 120 del Louvre, procedente de la colección real de Francia. Por otra parte, el vaso MR 231, también del Louvre, tiene como el de Madrid una láurea en el nudo, un mascarón muy similar en el pico y una bicha por asa, que presenta especiales similitudes en el tratamiento del cuerpo, aunque data de los años 30 del siglo XVII o fecha posterior. Aún más tardía, se conserva en el Kunsthistorisches Museum de Viena, Kunstkammer, inv. 1653, una especie de tetera en lapislázuli, con una bicha en el asa con la misma torsión, más esquematizada. Un modelo también relacionado se halla en la colección real de Suecia, el vaso núm. 39, que Kris consideraba realizado en Praga hacia 1600.

Puede verse el estado de la obra en el siglo XIX a través de la fotografía de Juan Laurent y Minier, "Vase agate, montures d’or et émaux, XVIe siècle, règne de Henri II", hacia 1879, Museo del Prado, HF0835/12 (L. Arbeteta, Boletín del Museo del Prado, 2017, en prensa).

El Tesoro del Delfín es un conjunto de vasos preciosos que, procedentes de la riquísima colección de Luis, gran Delfín de Francia, vinieron a España como herencia de su hijo Felipe V, primer rey de la rama borbónica española. Luis de Francia (1661-1711), hijo de Luis XIV y María Teresa de Austria, comenzó su colección tempranamente influenciado por su padre; la adquisición de obras se producía por diversas vías, desde regalos hasta su compra en subastas y almonedas. Al morir el Delfín, Felipe V recibe en herencia un conjunto de vasos con sus respectivos estuches, que fueron enviados a España. En 1716 estaban en el Alcázar de Madrid, guardados en sus cajas, desde donde se trasladaron, en fecha posterior, a La Granja de San Ildefonso, lugar donde se citan a la muerte de Felipe V, conservados en la llamada Casa de las Alhajas. En 1778 se depositaron, por real orden de Carlos III, en el Real Gabinete de Historia Natural y continuaron en la institución hasta el saqueo de las tropas francesas en 1813. La devolución de las piezas se produjo dos años más tarde y con algunas pérdidas. Fue en 1839 cuando la colección llega al Real Museo, donde sufrió en 1918 un robo. Con ocasión de la Guerra Civil española fueron enviadas a Suiza regresando en 1939, con la pérdida de un vaso, desde entonces se encuentran expuestas en el edificio Villanueva.

Ficha técnica

Número de catálogo
O000006
Autor
Anónimo
Título
Copa abarquillada de ágata con sirena alada
Fecha
1600 - 1630
Técnica
Cincelado; Esmaltado; Tallado
Materia
Ágata; Alabastro; Esmalte; Oro; Perlas
Dimensión
Alto: 19,7 cm.; Ancho: 17,5 cm.; Fondo: 7,7 cm.; Peso: 345 g.; Ancho base: 6,8 cm.; Fondo base: 5,5 cm.
Serie
Tesoro del Delfín
Procedencia
Colección Real

Bibliografía +

Angulo Íñiguez, Diego, Catálogo de las Alhajas del Delfin, Museo del Prado, Madrid, 1989 (ed.rev), pp. 30-31.

Arbeteta Mira, Letizia, El tesoro del Delfín: alhajas de Felipe V recibidas por herencia de su padre Luis, Gran Delfín de Francia, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2001, pp. 243-245.

Otros inventarios +

Inv. Gabinete Historia Natural, 1776. Núm. 36.
Vaso y vasa de piedra agata

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Ubicación +

Sala 079B (Expuesto)

Fecha de actualización: 30-06-2018 | Registro creado el 26-11-2015

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba