El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
La Inmaculada del Escorial
Murillo, Bartolomé Esteban
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Murillo, Bartolomé Esteban

Sevilla, 1617 - Sevilla, 1682

Miniatura autor

Bartolomé Esteban Murillo nació en Sevilla y fue bautizado allí el 1 de enero de 1618. Su padre, Gaspar Esteban, era barbero-cirujano; su madre, María Pérez Murillo, provenía de una familia de plateros y pintores. Siguiendo la tradición andaluza, el pintor adoptó el apellido materno, Murillo, en vez ...

Ver ficha de autor

La Inmaculada del Escorial

1660 - 1665. Óleo sobre lienzo, 206 x 144 cm.

En esta personificación de la Virgen como Inmaculada, aun mostrándose todavía muy juvenil, su protagonista ya no es tan niña como las de Zurbarán o Velázquez, y carece de los elementos descriptivos y simbólicos que eran frecuentes en las versiones anteriores, indudablemente arcaizantes. Han desaparecido las alusiones a las letanías y el artista ha reducido la imagen a lo esencial: la mujer joven virginal, Purísima, según la terminología devota, y esplendorosa, que pisa la media luna y se eleva a los cielos rodeada de ángeles niños e inmersa en una atmósfera de nubes, celajes y refulgencias lumínicas. En esta obra, en la que con el tema de la Concepción se mezcla el de su Asunción, el mensaje es completamente directo y, por ello, de una gran eficacia: supone la manifestación más pura de la gloria de la Virgen. Murillo consiguió encontrar no sólo la fórmula de representación de la Inmaculada que se adaptaba mejor a las expectativas de la sociedad barroca, sino que con ella logró hallar también la más perfecta imagen mariana, que las gentes esperaban, convirtiéndola en un símbolo de validez absoluta para la cristiandad, desde entonces hasta hoy. No hay que olvidar que cuando Murillo comenzó a pintar sus maravillosas Inmaculadas, desde hacía siglo y medio en España estaba tomando cada vez más fuerza una devoción que alcanzaría un vigor extraordinario y acabaría convirtiéndose en una de las principales señas de identidad colectiva hispana y cristiana. Se trata de la devoción a la Inmaculada Concepción de María, la Madre de Dios, cuyos rendidos seguidores defendían que entre san Joaquín y santa Ana, sus padres, no medió el contacto físico para concebir a su hija. Se trata de uno de los temas más genuinamente locales, por cuanto que fue España el reino principal en la defensa del misterio y el que luchó con mayor insistencia ante los pontífices y la Iglesia en general por convertirlo en dogma de fe. Durante dos siglos fue una especie de peculiar "dogma de uso particular" de los españoles quienes, para pertenecer a ciertas corporaciones profesionales o municipales, tenían que jurar su fe concepcionista. En el resto del mundo católico no se estableció su carácter dogmático hasta el siglo XIX, por el papa Pío IX (1854). En la Inmaculada convergían dos temas que explican la sin par popularidad que alcanzó durante el siglo XVII: el orgullo colectivo y la devoción mariana. El resultado fue una extraordinaria actividad en loor y gloria de la Concepción, que afectó a todos los ámbitos de la creación literaria y artística. Poetas y dramaturgos a la vez que tanto escultores como pintores, orfebres o grabadores, se dedicaron a difundir la imagen de la Inmaculada Concepción. Un índice de la popularidad de esa devoción lo pueden dar las numerosas fiestas públicas que se celebraron en su honor, y en las que participaba como espectadora o actuante la población del lugar donde el hecho acontecía. En esas celebraciones todos los medios expresivos desde el arte dramático y la poesía hasta la pintura o la arquitectura, pasando por la música, las decoraciones efímeras o el ceremonial, se aunaban para difundir un mensaje único de exaltación concepcionista. Los pintores llevaban mucho tiempo poniendo su empeño en conseguir una representación de la Inmaculada que acertara a expresar todo el fervor popular que concitaba ese misterio. Sin embargo sólo uno fue capaz de hallar la fórmula que le permitió expresar en una imagen todas las expectativas, ilusiones y anhelos de esa sociedad que había convertido a la Concepción en una seña de identidad en la que reconocía lo que consideraba mejor de sí misma. Ese pintor, universalmente aclamado por su acierto, fue Murillo, que a lo largo de su vida realizó en torno a veinte versiones del tema, siendo la presente una de las más deslumbradoras a la par que emotiva. Se ignora por completo el origen de esta pintura, que se cree fue comprada en Sevilla por Carlos III, quien la incorporaría a las Colecciones Reales (Texto extractado de Luna, J. J.: De Tiziano a Goya. Grandes maestros del Museo del Prado, National Art Museum of China-Shanghai Museum, 2007, pp. 230-231).

Multimedia

Ficha técnica

Obras relacionadas

Inmaculada Concepción
Aguafuerte sobre papel verjurado, 1874
La Inmaculada Concepción de El Escorial
Aguatinta litográfica sobre papel avitelado, 1826 - 1829
Número de catálogo
P00972
Autor
Murillo, Bartolomé Esteban
Título
La Inmaculada del Escorial
Fecha
1660 - 1665
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 206 cm.; Ancho: 144 cm.
Procedencia
Colección Real (¿Palacio Real, Madrid, habitación del infante don Carlos-sexta pieza, 1814-1818, nº 1001?).

Bibliografía +

Madrazo, Pedro de1816-1898, Viaje artístico de tres siglos por las colecciones de cuadro, Daniel Cortezo y Cª, Barcelona, 1884, pp. 187.

Mayer, August L., Murillo. L'Oeuvre du Maitre, Hachette, París, 1913.

Tormo, Elías, La Inmaculada y el arte español, Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, 22, 1914, pp. 174.

Loga, Valerian von, Die Malerei in Spanien: vom XIV. bis XVIII. Jahrhundert, G. Grote'sche verlagsBuchhandlung, Berlin, 1923, pp. 343.

Beroqui, Pedro, Apuntes para la historia del Museo del Prado, Boletín de la Sociedad Española de Excursiones, 38, 1930, pp. 196.

Trens, Manuel, María: iconografía de la Virgen en el arte español, Plus-Ultra, Madrid, 1946, pp. 189/ lám.112.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: catálogo de las pinturas, Museo del Prado, Madrid, 1972.

La peinture espagnole du siècle d'or: de Greco a Velazquez, Association Française d'Action Artistique, París, 1976, pp. nº33.

The Golden Age of Spanish Painting, Royal Academy of Arts, Londres, 1976, pp. nº63.

Lassaigne, Jacques, La Grande Histoire de la Peinture. Vol. I. L'Europe Gothique, Skira, París, 1979, pp. 63.

Esteban, Claude, Tout L'Oeuvre Peint de Murillo, Flammarion, Paris, 1980, pp. nº70.

Angulo Íñiguez, Diego, Murillo, II, Espasa-Calpe, Madrid, 1981, pp. 121.

Cañedo-Arguelles, Cristina, Arte y teoría: la contrarreforma y España, Universidad, Arte-Musicología Servicio de Publica, Oviedo, 1982, pp. lám.20.

Bartolome Esteban Murillo 1617-1682, Royal Academy of Arts, Londres, 1982, pp. 166.

Calvo Castellón, Antonio, Los fondos arquitectónicos y el paisaje en la pintura barroca andaluza, Diputación Provincial, Departamento de Historia de Arte, Granada, 1982, pp. 134.

Ayala Mallory, Nina, Bartolomé Esteban Murillo, Alianza Editorial, Madrid, 1983, pp. 43,46,65/ lám.5.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: catálogo de las pinturas, Museo del Prado, Madrid, 1985, pp. 449.

Mena Marqués, Manuela B., Da el Greco a Goya: i secoli d'oro della pittura spagnola, Electa, Milán, 1986, pp. 60.

Menendez Pidal, R., Historia de España.Vol.XXVI.El Siglo del Quijote.1.Religion,..., Espasa: Calpe, Madrid, 1986, pp. 725/ lám.302.

Du Greco a Goya: chefs-d'oeuvre du Prado et de collections e, Musée d'Art et d'Histoire, Ginebra, 1989, pp. 102.

Brown, Jonathan1939-, La Edad de Oro de la pintura en España, Nerea, Madrid, 1990, pp. 271/ lám.256.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1990.

Ayala Mallory, Nina, Del Greco a Murillo: la pintura española del Siglo de Oro, 1, Alianza, Madrid, 1991, pp. 203/ lám.176.

Valdivieso, Enrique, Murillo Sombras de la Tierra, Luces del Cielo, Silex, Madrid, 1991, pp. 209.

Réau, Louis1881-1961, Iconografía del arte cristiano, Serbal, Barcelona, 1996, pp. 83.

Brown, Jonathan, Painting in Spain 1500-1700, Yale University Press, Yale, 1998, pp. 223/ lám.288.

Triadó, Joan-Ramon, La Pintura Española. El Siglo de Oro, Carroggio, Barcelona, 1999, pp. 145.

Museo Nacional del Prado, Pintura barroca española: guía, Museo Nacional del PradoAldeasa, Madrid, 2001, pp. 192.

Noehles-Doerk, Gisela, 'Zurbarán und Murillo -ihre Immaculata-Darstellungen für Sevilla Gläubige - Beobachtungen zu ihrer sakral-erotischen Ausstrahlung'. En: Kirchliche kultur und kunst des 17. Jahrhunderts in Spanien, Vervuert ; Iberoamericana, Frankfurt, 2004, pp. 145-159 [148 f.2].

Conferencia Episcopal Española, Inmaculada : Catedral de la Almudena, Madrid Mayo-Octubre 20, Conferencia Episcopal Española, Madrid, 2005.

De Tiziano a Goya. Obras maestras del Museo del Prado., Tokio - Osaka, 2006.

De Tiziano a Goya: grandes maestros del Museo del Prado, Museo Nacional del Prado: SEACEX, Madrid, 2007, pp. 230.

Valdivieso, Enrique, Murillo: catálogo razonado de pinturas, El Viso, 2010, pp. nº151 p.372.

Checa, F, El arte de las naciones. El Barroco como arte global, El arte de las naciones. El Barroco como arte global, Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla, 2016, pp. 247-248 n.180.

Otros inventarios +

Inv. Fernando VII, Palacio Nuevo, 1814-1818. Núm. ¿1001?.
Habitacion del Señor Infante Don Carlos [...] Sexta pieza [...] {21871} 1001 / dos varas y media alto dos menos tercia ancho Nra. Sra. de la Concepcion con varios angeles que tienen la palma y la azucena

Catálogo Museo del Prado, 1854-1858. Núm. 229.

Inv. Real Museo, 1857. Núm. 229.
Murillo. / 229. La Purísima Concepción. / Esta la virgen entre unos hermosos angeles que llevan los simbolos de este santo misterio (C.L.) / alto 7 pies, 4 pulg, 6 lin; ancho 5 pies, 2 pulg.

Catálogo Museo del Prado, 1872-1907. Núm. 878.
878.-La Concepcion. / Alto 2,06. Ancho 1,44.-Lienzo. / Aparece en medio del cuadro la imágen de la Vírgen / Santísima, de 13 á 14 años de edad, en pié sobre un / trono de deshechas nubes, vista de frente, con las ma- / nos juntas delante del pecho, y elevada un tanto la ca- / beza como en arrobamiento. Está vestida con túnica / blanca y manto azul rozagante de rico ultramar, que / recogido sobre el brazo izquierdo, baja por la espalda y / flota al viento. Enriquecen su trono de nubes cuatro / hermosos ángeles niños, que ostentan vástagos de azu- / cenas, rosas, palma y olivo, símbolos o...

Exposiciones +

El Arte de las Naciones. El Barroco como arte global
Puebla
18.10.2016 - 20.02.2017

Il Potere e la Grazia. I Santi Patroni dell´Europa
Roma
07.10.2009 - 31.01.2010

De Tiziano a Goya. Grandes Maestros del Museo del Prado
Shanghai
13.09.2007 - 12.11.2007

De Tiziano a Goya. Grandes Maestros del Museo del Prado
Beijing
29.06.2007 - 24.08.2007

De Tiziano a Goya. Obras maestras del Museo del Prado
Osaka
14.07.2006 - 15.10.2006

De Tiziano a Goya. Obras maestras del Museo del Prado
Tokio
24.03.2006 - 02.07.2006

Inmaculada
Madrid
27.04.2005 - 12.10.2005

Obras maestras de la Pintura Española: del Siglo de Oro a Goya
Ginebra
14.06.1989 - 24.09.1989

Ubicación +

Sala 017 (Expuesto)

Expuesto

Objetos presentados +

Palma: Portada por un ángel

Objetos o atributos mariológicos

Fecha de actualización: 25-11-2017 | Registro creado el 28-04-2015

Más obras de Murillo, Bartolomé Esteban

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba