El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
La reina doña Juana la Loca, recluida en Tordesillas con su hija, la infanta doña Catalina
Pradilla y Ortiz, Francisco
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Pradilla y Ortiz, Francisco

Villanueva de Gállego, Zaragoza, 1848 - Madrid, 1921

Miniatura autor

Discípulo en su tierra natal del escenógrafo Mariano Pescador, se formó hasta 1865 en la Academia de San Luis de Zaragoza. Tras trabajar algún tiempo con los célebres escenógrafos de la capital Ferri y Busato, cursó estudios en la Academia de Bellas Artes de San Fernando y frecuentó asiduamente el M ...

Ver ficha de autor

La reina doña Juana la Loca, recluida en Tordesillas con su hija, la infanta doña Catalina

1907. Óleo sobre lienzo, 169 x 292 cm.

Réplica a gran tamaño del espléndido cuadro de gabinete pintado por Pradilla un año antes y conservado igualmente en el Prado (P7493). Realizada esta ampliación por encargo de Luis de Ocharán, según testimonia la inscripción al dorso, el lienzo es testimonio una vez más del interés de este pintor durante toda su vida por la atormentada figura de doña Juana de Castilla, así como de su método de trabajo, habitual sobre todo en sus últimos años, de repetir sus composiciones más afortunadas en distintos formatos, para satisfacer así distintos encargos y a diferentes tipos de clientela.

En esta ocasión, Pradilla elige como argumento de su composición histórica el pasaje de la reclusión de la soberana en el Castillo de Tordesillas (Valladolid), donde quiso encerrarse de por vida junto al cadáver de su esposo. Así, la reina aparece en el interior de una sobria estancia, sentada junto a un ventanal por el que puede verse el austero paisaje de llanura ante el que se yergue esta ciudad vallisoletana. Extasiado su pensamiento por el recuerdo de su amado esposo muerto, abandona la lectura de un libro apoyado en el alféizar y dirige su mirada perdida hacia el espectador, sin advertir los requerimientos de su hija, la pequeña infanta Catalina, que se arroja en su regazo para llamarle la atención sobre sus juegos. Sentadas junto a la chimenea de la sala, contemplan y custodian a la enajenada reina una dama de su corte, ricamente vestida y con un rosario entre las manos, y una criada, de indumentaria más modesta, que hila lana en una rústica rueca. A la derecha, una rica verja separa la estancia de una capilla, pintada al fresco en su testero con la figura del Pantocrator, y en su cornisa con las efigies de varios santos. En el extremo opuesto, una puerta entreabierta en el muro del fondo permite contemplar el féretro que contiene los restos mortales de Felipe el Hermoso, de cuya compañía doña Juana no quiso separarse un instante.

Además de toda la intensidad romántica y melodramática a que la locura de esta soberana -y en concreto este episodio de su vida- se prestan, Pradilla incorpora aún en la presente composición nuevos elementos sentimentales que refuerzan su carga emocional a través de los lazos afectivos de los distintos personajes que acompañan a la reina, como la paciencia resignada y comprensiva de las mujeres de su séquito personal y la ingenua inocencia de la infanta niña, atenta tan sólo a sus juegos y ajena por completo al patético ambiente que la rodea. Pero, al igual que ocurre en la mayoría de las escenas históricas realizadas por este maestro al final de su vida, Pradilla -aún sin descuidar por un momento la gravedad trascendente del argumento- saca el máximo provecho a sus recursos decorativos, insistiendo en la acumulación de accesorios y elementos anecdóticos, primorosamente descritos con la técnica jugosa y diestra del ya viejo pintor, que llaman poderosamente la atención del espectador, tan al gusto de la clientela que formulaba este tipo de encargos al maestro.

El virtuosismo preciosista y el perfecto acabado técnico del lienzo pequeño (P7493) del que éste es ampliación, descartan absolutamente la condición de aquél como boceto preparatorio, siendo por el contrario la primera versión definitiva y modelo de ésta, con la que guarda no obstante algunas diferencias que demuestran el inquieto espíritu creativo del artista, incapaz de autocopiarse mecánicamente en estas obras de repetición. Así, el diseño de la jaula es más lujoso, introduciéndose en la zona de la ventana mayor cantidad de elementos, como el rosario y las tijeras, y variando otros en su diseño y posición. Cambian asimismo de disposición y aspecto el jarrón, el tintero y los libros, sustituidos los tres pequeños de la primera pintura por uno grande en la presente versión. El número de cacharros de juguete disminuye y también cambian de lugar, añadiéndose el taburete junto a la camarera sentada, inexistente en el lienzo primero, y variando asimismo el diseño más suntuoso de la reja de la capilla. Por otra parte, las mujeres que acompañan y vigilan a la reina adquieren una expresión más atenta y seria, mientras que doña Juana dirige descaradamente su inquietante y enajenada mirada al espectador, aumentando así la intensidad expresiva de sus ojos, que en la primera versión quedaban ligerísimamente desviados.

Aunque en la ejecución de este ejemplar está presente toda la sabiduría técnica de la mano maestra de Pradilla a sus cincuenta y nueve años, su tratamiento es mucho más suelto y libre que en el primer lienzo definitivo, consiguiendo una mayor jugosidad plástica adecuada a su tamaño, en detrimento de la minuciosidad de la primera versión.

Museo del Prado, Últimas adquisiciones: 1982-1995, Madrid, Museo del Prado, 1995, p.109-112

Multimedia

Ficha técnica

Número de catálogo
P007600
Autor
Pradilla y Ortiz, Francisco
Título
La reina doña Juana la Loca, recluida en Tordesillas con su hija, la infanta doña Catalina
Fecha
1907
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 169 cm.; Ancho: 292 cm.
Procedencia
Legado de Mª Luisa Ocharan Aburto, 1991

Bibliografía +

Museo del Prado, Últimas adquisiciones: 1982-1995, Museo del Prado, Madrid, 1995, pp. 109-112.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, III, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1996.

El ''Prado disperso''. Nuevos depósitos. Madrid, Teatro Real, Boletín del Museo del Prado, 17, 1999, pp. 169.

Díez, José Luis; Barón, Javier (ed.), El siglo XIX en el Prado, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2007, pp. 341/ lám.80.1.

Otros inventarios +

Inv. Nuevas Adquisiciones (iniciado en 1856). Núm. 2256.
Autor: Pradilla Ortiz, Francisco / 2256. Título: Dª Juana 'la Loca' recluida en Tordesillas con su hija la infanta Dª Catalina. / Tipo de la obra: pintura / Medidas: 1,69 x 2,92 m. / Técnica/soporte: óleo sobre lienzo.</br>Nº de catalogo: P07600 / Observaciones: firmado y fechado en el ángulo inferior derecho: 'F. Pradilla Ortiz Madrid 1907' / Legado testamentario de Dª Luisa Ocharán Aburto, aceptado por el Real Patronato en sesión de 23-VII-1991. Recibido en el museo el 21-VI-1991.'

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Ubicación +

Zaragoza - Museo de Zaragoza (Depósito)

Objetos presentados +

Juego / juguete

Fecha de actualización: 06-05-2019 | Registro creado el 27-05-2017

Más obras de Pradilla y Ortiz, Francisco

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba