El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Monumento a un emperador o un rey a caballo
Anónimo (Círculo de Bernini, Gian Lorenzo)
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Anónimo (Círculo de Bernini, Gian Lorenzo)

Monumento a un emperador o un rey a caballo

1600 - 1661. Sanguina sobre papel verjurado, 215 x 132 mm.

La colocación de la escultura de Constantino en el extremo del pórtico de San Pedro y al comienzo de la Scala Regia fue una decisión de Alejandro VII Chigi cargada de resonancias y significados simbólicos, con una riquísima tradición iconográfica que Bernini, sin duda, tuvo en cuenta.

El cambio de la escultura ecuestre de Constantino del interior de la basílica al extremo del atrio y en el comienzo de la nueva Scala Regia que conduce al Palacio Vaticano fue acompañado de una intervención arquitectónica y simbólica de extraordinario alcance y consecuencias. Al hacer coincidir la reforma de la Scala Regia, nuevo y triunfal acceso al Palacio Vaticano, con la nueva ubicación del grupo de Constantino, éste se transformaba en bisagra figurativa y espacial para los visitantes, fieles o príncipes, que salían de la basílica y se dirigían al palacio, y para los que lo hacían desde la plaza, a través de la columnata y el corredor en construcción. Así, en un sentido histórico y religioso, la estatua ecuestre recordaba simbólicamente el poder temporal y sagrado que la imagen del emperador representaba antes de acceder a la presencia del pontífice, convertido de este modo no sólo en sucesor de San Pedro.

Las consecuencias del nuevo destino del grupo de Constantino implicaron, qué duda cabe, cambios en el diseño mismo de la escultura que, ahora, debía ser vista, en toda su grandeza, tanto desde un punto vista lateral, para quien lo contemplase desde atrio de la basílica, como desde un punto de vista frontal, como una escultura exenta, para quien accediese desde el corredor y la plaza. Y se trata de observaciones fundamentales para explicar el tratamiento de altorrelieve que tiene la escultura y que permite la disposición en corveta del caballo sin apoyo alguno y su apariencia de escultura exenta.

No cabe duda que, para resolver la nueva ubicación de la escultura, Bernini debió hacer bocetos y dibujos con el fin de adecuar a un espacio preciso el monumento ecuestre que, al tiempo, tenía que representar un momento único y fulgurante de un relato, de una fábula, de una historia puesta en escena: la visión celestial del emperador contemplando, deslumbrado por una luz de origen divino, la cruz y las luminosas palabras "In hoc signo vinces".

Bernini, que cuidaba con obsesión cada mínimo detalle de sus obras, debió plantearse diferentes soluciones al relato que el grupo de Constantino tenía que representar, en un espacio escenográfico tan complejo y cargado de tantas resonancias, inexplicable sin una fuente de luz maravillosa y sagrada que debía emanar de una simbólica cruz.

Sin embargo, no es improbable que Bernini hubiera podido pensar en invertir la disposición del grupo, como así parece indicarlo este extraordinario dibujo a sanguina del Museo del Prado, inédito, y cuya calidad y agilidad en el trazo sólo pueden proceder de Bernini. De esta forma, el Constantino ecuestre, delante de un nicho cubierto por un paño y coronado por la figura de la Fama, y dispuesto sobre un pedestal, que recuerda inevitablemente al de Marco Aurelio en el Capitolio, con todas la implicaciones que entraña esta decisión, supondría que el emperador miraría no sólo a la Scala Regia del Palacio Vaticano y el foco de luz proyectado por Bernini al final de la Scala Regia –además de los previstos en su espectacular recorrido–, sino también hacia el altar mayor de la basílica, lo que encajaría más adecuadamente con lo planteado en la transformación y funciones de ese lugar, el rellano del extremo del atrio de la basílica, y en la Scala Regia. Al final, lo planteado en el dibujo no fue realizado, a pesar de su mayor coherencia (Texto extractado de Rodríguez Ruiz, D. en: Bernini, Roma y la Monarquía Hispánica. Museo Nacional del Prado, 2014, pp. 144-147).

Multimedia

Ficha técnica

Número de catálogo
D07750
Autor
Anónimo (Círculo de Bernini, Gian Lorenzo)
Título
Monumento a un emperador o un rey a caballo
Fecha
1600 - 1661
Técnica
Sanguina
Soporte
Papel verjurado
Dimensión
Alto: 215 mm.; Ancho: 132 mm.
Procedencia
Colección Madrazo, Madrid; familia Daza-Campos, Madrid (Adquirido en 2006 por el Museo del Prado)

Bibliografía +

Rodriguez, Delfín, 'Gian Lorenzo Bernini. Estudio para la escultura ecuestre de Constantino en la Scala Regia del Vaticano' En:, Bernini: Roma y la Monarquía Hispánica, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2014, pp. 144-147 n.32.

Rodríguez, Delfín, 'Gian Lorenzo Bernini. Roma y la monarquía Hispánica' En:, Bernini: Roma y la Monarquía Hispánica, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2014, pp. 13-43 [38].

Otros inventarios +

Inv. Nuevas Adquisiciones (iniciado en 1856). Núm. 2756.

Exposiciones +

Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la corte española
Madrid
06.11.2014 - 08.02.2015

Fecha de actualización: 03-12-2016 | Registro creado el 28-04-2015

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba