El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Museo <Atrás
El Prado efímero

Varia. En todo momento nos acompaña el Prado

Este repertorio de piezas creadas con un propósito diferente al que hoy las ha reunido aquí, está compuesto de representaciones gráficas que nacieron con un fin muy concreto, con una duración muy limitada y, en muchas ocasiones, solo ha sobrevivido el mensaje para el que fueron concebidas. Representan un claro reclamo publicitario pero también un canal de difusión diferente de lo que la Institución ofrece en sus colecciones.

Durante años los billetes han cumplido con la función de ser el instrumento de pago en nuestras transacciones económicas y de difundir las imágenes representadas en ellos. Entre 1925 y 1928 la firma británica Bardbury Wilkinson and Company se encargará de la emisión de una serie de billetes ilustrados con figuras destacadas de la historia de España. En la colección de Prado Efímero se conservan dos billetes, uno es el de 50 pesetas de 1928 dedicado a la figura de Velázquez. En el anverso se reproduce el autorretrato que aparece en Las Meninas junto a una vista del Museo, primera vez en la que aparece este edificio, y en el reverso La rendición de Breda, el cuadro más importante de la colección en ese momento. La llegada de la democracia y la monarquía dará lugar a cambios en los contenidos de los billetes. En 1976 se pone en circulación el billete de 5000 pesetas con el retrato de Carlos III en el anverso y de nuevo la fachada en el reverso.

Destaca también la serie de billetes de metro con imágenes de la obra de Francisco de Goya que fue realizada dentro de la campaña de difusión “El Arte Metro a Metro” en 1989. Hoy ya ha desaparecido el billete físico de acceso al metropolitano, ha dejado paso a nuevas formas de admisión, pero son muchas las generaciones que hicieron uso de él.

El año 1994 nos sorprendía con la emisión de tarjetas telefónicas prepago con la imagen de la obra de Velázquez para conmemorar el 175 aniversario de la inauguración del Museo. No solo ha desaparecido esta forma de pago, la era digital y los avances en telefonía ponían fin a las cabinas telefónicas y a estas tarjetas, que fueron un avance importante en su tiempo pero efímero en la historia.

No menos fugaz es la existencia de las felicitaciones navideñas, una práctica en desuso también debido al desarrollo de las nuevas tecnologías. Se pasó de unas simples letras de afecto en cartas o postales a utilizar las imágenes más representativas del nacimiento de Cristo, las de las nuevas incorporaciones de obras a la colección o las fotografías de la sede de la institución. Los cambios de gusto estético y la evolución de las técnicas de impresión han quedado patentes a través de la selección de impresos que se han incorporado a la colección.

Junto a todo ello podemos encontrar otros ejemplos destinados a muy diversos fines. Es el caso de las numerosas series filatélicas, de las que conservamos una buena representación. Calendarios o recortables son otros testimonios inequívocos de la presencia del Museo del Prado en nuestras vidas.

Ver todos
El Prado efímero

Más de 2000 documentos gráficos

Buscar
Arriba