El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Correggio. Antonio Allegri

Virgen con el Niño y san Juanito

Enciclopedia > Voz

Correggio. Antonio Allegri

David Ekserdjian

(Correggio, h. 1489-1534). El pintor italiano Antonio Allegri nació probablemente en Correggio, una pequeña localidad del norte de Italia no muy distante de Reggio Emilia y Parma, de donde tomó su sobrenombre. Aunque tenía un tío pintor, parece haber recibido su formación artística en Mantua, quizá bajo la égida de Mantegna, que falleció allí en 1506. Sus primeras obras son frescos en la capilla funeraria de Mantegna en San Andrés de Mantua y en el atrio de la misma iglesia; como era de prever muestran la influencia de Mantegna, pero también una novedosa suavidad en la ejecución. Las primeras obras documentadas de Correggio son una pintura para el altar mayor de la iglesia de San Francisco de su ciudad (ahora en la Gemäldegalerie Dresde), de 1514-1515, y una puerta de órgano con la figura del rey David (colección particular, Turín), de fecha similar. Denotan un conocimiento del sfumato y los rostros risueños de Leonardo, unido al colorido intenso y brillante de artistas boloñeses como Francia y Costa. A finales de la década de 1510 Correggio parece haber estado en Roma y asimilado influencias de Miguel Ángel y Rafael, antes de afincarse en Parma, donde residió durante la década siguiente y pintó tres notables techos al fresco. El primero fue la bóveda de la Camera di San Paolo (h. 1519), que decoró con figuras mitológicas en grisalla dentro de lunetos, a imitación de relieves escultóricos y combinadas con una pérgola fingida; el segundo fue la cúpula y ábside de San Juan Evangelista (1520-1524), donde el estilo de las figuras es mucho más monumental y heroico; y el tercero fue la cúpula de la catedral (encargada en 1523 pero no concluida hasta 1530), en la que desplegó un ilusionismo de ambición sin precedentes, que quizá sus comitentes consideraron demasiado atrevido. En la misma década de 1520 ejecutó también no menos de cinco grandes cuadros de altar -dos para Parma, dos para Módena y uno para Reggio Emilia- en los que se pretende implicar al espectador en la acción de una manera inédita y al mismo tiempo transmitir una sensación inigualada de gozo religioso. La Adoración de los pastores para Reggio, conocida como La noche (Gemäldegalerie, Dresde), es quizá el más famoso, y posee el interés añadido de ser una escena nocturna excepcionalmente influyente. Al mismo tiempo Correggio seguía pintando composiciones religiosas más pequeñas y muy innovadoras, casi siempre vírgenes o escenas de la Pasión, pero también empezó a explorar la pintura mitológica. Hizo la llamada Escuela del amor (National Gallery, Londres) y Venus y Cupido con un sátiro­ (Louvre, París) hacia 1523-1525 para un noble mantuano llamado Maffei. Hacia 1530 realizó las alegorías de La Virtud y El Vicio para el studiolo de Isabel de Este, también en Mantua (ahora en el Louvre), y el encargo del hijo de ésta, Federico Gonzaga, de cuatro lienzos con Los amores de Júpiter (1532-1534) para enviárselos al emperador Carlos V (ahora repartidos entre Viena, Berlín y Roma). Así como a menudo se afirma que los frescos y cuadros de altar de la madurez de Correggio se anticiparon al barroco, y es cierto que ejercieron una honda influencia sobre muchos aspectos de la pintura del siglo XVII, se podría decir que estas últimas mitologías casi prefiguran el rococó.

Obras

Bibliografía

  • Popham, Arthur Ewart, Correggio's Drawings, Londres, Oxford University Press, 1957.
  • Turner, Nicholas, y Matilla, José Manuel, Dibujos italianos del siglo XVI, «Museo del Prado. ­Catálogo de dibujos», Madrid, Museo del Prado, Patronato Nacional de Museos, 2004, t. V, p. 297.
  • Ekserdjian, David, Correggio, New Haven, Yale University Press, 1997.
Arriba