El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Procaccini, Andrea

El cardenal Borgia [D. Carlos de Borja Centellas Ponce de León]

Ver ficha de autor de la colección
Enciclopedia > Voz

Procaccini, Andrea

A. R.

(Roma, 1671-La Granja de San Ildefonso, Segovia 1734). Pintor italiano. Nacido en el seno de una familia acomodada, comenzó una formación literaria y humanística antes de entrar en el taller de Carlo Maratta, con quien trabajó en la decoración interior de San Juan de Letrán. Tuvo cierta importancia en el desarrollo de un temprano rococó en Roma, ciudad en la que ocupó el puesto de director de la Fábrica de Tapices del Vaticano, y a partir de 1715 el cargo de profesor de la Academia de San Lu­cas. Por recomendación del cardenal Acquaviva, representante de la monarquía española en Roma, Felipe V e Isabel de Farnesio le invitaron a España, adonde llegó en 1720. Su actividad al servicio de la Casa ­Real fue extremadamente plural, como consecuencia de ello se estima que pocas pinturas salieron de su mano en su etapa española. Sus cargos y proyectos justificaban que el pintor hiciera venir de Italia a sus discípulos Domenico Maria Sani y Sempronio Subissati. Procaccini ocupó el puesto de pintor de cámara y los cargos de jefe de la furriera y aposentador del palacio de La Granja. Realizó pinturas al fresco y se ocupó de las obras del palacio y sus proyectos de decoración. Hacia 1729 Procaccini se dispuso a trasladarse a Sevilla y a Granada, lugar donde residió cerca de cuatro años para atender las extracciones de mármol de las canteras de la región con destino a La Granja y donde debió de estar vinculado a la creación de las manufacturas de tapices que Jacobo Vandergoten dirigió en la capital hispalense. De esa época datan sus cartones para tapices acerca de la historia de la batalla de Túnez, quizás también las de El Quijote. La adquisición en 1722 de ciento vein­ticuatro pinturas de la colección de Maratta, así como la compra de las esculturas de la reina Cristina de Suecia se deben a la intermediación de Procaccini, cuya propia colección de dibujos -entre ellos los suyos propios, los de Maratta y los de otros artistas- están conservados en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. El Museo del Prado guarda una de sus mejores obras, el retrato del cardenal Borja, que aparece en una postura dinámica, avanzando y fijándose en el espectador, de estilo y concepto muy maratesco.

Obras

Bibliografía

  • Lavalle-Cobo, Teresa, Isabel de Farnesio. La reina coleccionista, Madrid, Fundación de Apoyo a la Historia del Arte Hispánico, 2002.
  • Urrea Fernández, Jesús, La pintura italiana del siglo XVIII en España, Valladolid, Publicaciones del Departamento de Historia del Arte de la Universidad, 1977, pp. 175-180.
Ver ficha de autor de la colección
Arriba