El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Bourdon, Sébastien

Montpellier (Francia), 1616 - París, 1671

Pintor francés. Hijo de un pintor local, su familia le traslada a París a los siete años, seguramente ante las previsiones bélicas que se cernían sobre su ciudad natal, de mayoría protestante y en rebelión ante el Gobierno real en 1622. Durante siete años trabaja en el taller de un pintor parisino, un tal Barthélémy al que, hasta el momento, no se ha podido adscribir una personalidad segura. Tras viajar por diversas ciudades francesas, en 1636 se encuentra en Roma, donde permanecerá hasta finales de 1637. En un primer momento, se siente atraído por temas de la vida cotidiana, de gran fortuna en el momento. Sin embargo, poco a poco, la influencia de Poussin se deja sentir en su obra, lo que le hará decantarse por el clasicismo del maestro francés que, instalado en Roma, contribuiría a renovar la pintura de su país. En 1638 se establece en París, donde funda un taller de gran éxito, recibiendo muy variados encargos. Diez años después, la posición de Sébastien es tan sólida que se encuentra entre los artistas que constituyen la Real Academia de Pintura y Escultura. Una estancia en Suecia (1652-1653) como pintor de la reina Cristina no hace sino incrementar su repu­tación, además de librarle de la inestabilidad provocada en su país por las guerras de La Fronda. De retorno a París, su estatus es cada vez más alto y sus trabajos más y más requeridos, llegando a ser nombrado en 1655 uno de los cuatro rectores de la Academia. Una estancia en su ciudad natal, Montpellier (1657-1658), sirve para que las autoridades locales le vuelvan a proponer el viejo proyecto de fundar y dirigir una academia de artes. En los últimos años de su vida hay constancia de varias e interesantes conferencias de Bourdon en la Academia Real, de las que tan solo algunas se conservan. En ellas trata diversos e importantes aspectos teóricos de la pintura, como la cualidad de la luz o las proporciones canónicas de la figura humana. Su muerte le sobreviene en plena gloria, respetado y admirado por un círculo de ricos entendidos, cuando gozaba de una privilegiada situación económica. Su estilo último es el más representativo de su arte, muy impregnado de la poética poussiniana, lo que ha contribuido a crear confusión a la hora de atribuir sus obras. Son numerosas las pinturas de Bourdon que permanecen actualmente en España y, específicamente, en el Museo del Prado. Es necesario hacer mención, cuando menos, de Cristina de Suecia a caballo, que junto a las razones meramente estéticas, tiene el interés histórico-político de tratarse de una obra enviada por la reina en 1654 -poco antes de dejar el gobierno de su país para convertirse al catolicismo- al monarca hispano Felipe IV, entrando así en las colecciones reales españolas, y colocándose en el Alcázar de Madrid. (García López, D., en Enciclopedia M.N.P., 2006, T.II, pág. 550-551)

Obras (4)

San Pablo y San Bernabé en Listra
Óleo sobre lienzo, Segundo cuarto del siglo XVII
Bourdon, Sébastien
La reina Cristina de Suecia
Óleo sobre lienzo, Hacia 1653
Bourdon, Sébastien
La serpiente de metal
Óleo sobre lienzo, 1650 - 1660
Bourdon, Sébastien
Cristina de Suecia a caballo
Óleo sobre lienzo, 1653 - 1654
Bourdon, Sébastien

Multimedia

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba