El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Moyano Villareal, Antonio Valeriano

Guadix. Granada, p. s. XVIII - Guadix. Granada, 15-05-1772

Formado con Torcuato Ruiz del Peral primero en Priego, donde se había instalado su familia, y con quien colaboraría y tendría gran amistad, trabajó en Granada como tallista de la catedral. En Madrid, a donde debió de ir por la demanda de escultores para las obras reales, y en donde se solían referir al artista como Valeriano Moyano, fue uno de los opositores a los primeros premios que distribuyó la Real Academia de San Fernando en 1753. El 2 de marzo de 1754 esta Corporación le nombró académico de mérito por la Escultura. Ese mismo día se le nombró teniente director por la Escultura, al ocupar la plaza de Juan Pascual de Mena, que había pedido licencia hasta el 22 de julio de 1756. Cuando volvió Pascual de Mena, se mantuvieron las dos plazas. Fue sacerdote desde 1747, concentrando sus esfuerzos en la formación de la virtud de los jóvenes además de la enseñanza escultórica, y del que la Academia señaló: "Sirvió no solo con la puntualidad y eficacia mas desvelada por el adelantamiento de sus discípulos, sino que también con tanta circunspección y modestia que al paso que el aprovechamiento en las Artes, les inspiraba la mayor compostura y moderación".
Trabajó fundamentalmente en Granada y en Guadix, para donde esculpió en 1764 un San Cristóbal, desaparecido. Participó en la decoración de las sobrepuertas de la galería del piso principal del Palacio Real, con el relieve El Consejo de la Inquisición, que, a diferencia de la mayoría restante, que eran en mármol blanco de Badajoz, se le encargó en piedra de Valencia, y fue tasado por Olivieri. La obra pasó al Museo del Prado en 1862, y fue depositada, como varios relieves más, en la Real Academia de Bellas Artes de Madrid. El Museo del Prado conserva, también de su mano y de esta serie, el relieve en mármol El sitio de Numancia, cuyo boceto en escayola patinada pertenece al Museo de la Real Academia madrileña, y durante años se confundió con "la batalla del Salado" de Felipe de Castro. La Corporación madrileña también conserva, donado por el autor, un relieve de La Anunciación en escayola patinada, boceto del que realizó en mármol para la fachada de la Catedral de Guadix: "Moyano presentó un proyecto de medallón con el Misterio de la Encarnación, que costará unos 14.000 ducados. El Obispo se encaprichó con él y se aceptó el proyecto y animó a Moyano a que lo hiciera más grande". También para la catedral colaboró en el coro, hoy destruido, y el Rey le confirió una prebenda para la catedral en 1761, por lo que la Academia se refería a él como "nuestro Académico Prevendado", y desde entonces le consideró "en la clase de Académicos de Honor y Mérito" (Azcue, L. en: Diccionario Biográfico Español, Real Academia de la Historia, 2013, tomo XXXVI, pp. 622-623).

Obras (2)

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba