El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Rosa, Salvator

Arenella, Nápoles, 20/06/1615 - Roma, 15/12/1673

Durante su formación conoció a las diversas personalidades que dominaban la pintura en Nápoles: el que sería su cuñado, Francesco Fracanzano, Ribera y Aniello Falcone. En sus primeros años de trabajo realizó sobre todo paisajes y pinturas de género que tuvieran buena acogida en el mercado napolitano. Posteriormente, decidió probar fortuna en Roma, al servicio del cardenal napolitano Francesco Maria Brancacci. En esta ciudad entró en contacto con los pintores bamboccianti o de representaciones populares, además de insistir en la realización de paisajes, siempre con éxito. En 1640 se dirigió a Florencia, donde vivió bajo la protección del príncipe Giovanni Carlo de Médicis, más tarde cardenal. Aquí permaneció hasta 1649, encontrando un clima intelectual culto que se adaptaba a sus expectativas, pues fue siempre exigente defensor de su independencia como artista. Así pudo llevar a cabo en sus pinturas temas más "elevados", en los que desarrolló su vertiente más filosófica y poética. Aparecerán de este modo en sus obras personajes de la Antigüedad que se tomaban como modelos de conducta por los autores clásicos. Se interesó también por la representación de temas singularmente truculentos; escenas de hechicería y brujería, poco frecuentes en la pintura de su tiempo. Todo ello no le impidió insistir en sus siempre bien recibidos paisajes, creando una atmósfera que se alejaba progresivamente del clasicismo de Lorena o Poussin, para plasmar escenarios de un mayor dramatismo y expresividad con un desusado gusto por lo pintoresco con lo que conseguía romper el esquema ideal de gravedad clásica formalizando un esquema de connotaciones prerrománticas. A comienzos de 1649 regresó a Roma, donde permaneció el resto de su vida, gozando del culmen de su fama, y requerido por grandes mecenas locales y extranjeros. A pesar de todo, no pudo librarse de la paradoja de que las obras que sus admiradores solicitaban con mayor asiduidad eran aquellas de vistas y paisajes y no en las que exponía todo su saber intelectual (García López, D. en: E.M.N.P., 2006, tomo VI, pp. 1910-1911).

Obras (5)

Marina
Óleo sobre lienzo, 1638 - 1639
Rosa, Salvator
Arquitas, filósofo de Tarento
Óleo sobre lienzo, 1668
Rosa, Salvator
Estudio de árboles
Pluma sobre papel agrisado, Segundo tercio del siglo XVII
Rosa, Salvator
Alejandro y Diógenes
Aguada azulada sobre papel agarbanzado, Hacia 1662
Rosa, Salvator
Estudio de una figura masculina en pie
Pluma sobre papel agarbanzado, 1660 - 1670
Rosa, Salvator

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba