El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
El milagro del agua
Giaquinto, Corrado
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Giaquinto, Corrado

Molfetta (Apulia, Italia), 1703 - Nápoles, 1766

Artista de fecunda producción pictórica al óleo y, sobre todo, al fresco, considerado el máximo representante de la pintura rococó en la Roma de la primera mitad del siglo XVIII y cuya obra ha sido punto de referencia de varias generaciones de pintores españoles. Estudia con Saverio Porta hasta 1719 ...

Ver ficha de autor

El milagro del agua

1743 - 1744. Óleo sobre lienzo, 64,1 x 48,3 cm.

El milagro del agua y La serpiente de bronce (P8226) forman pareja y representan temas relativos a Moisés y los israelitas. Se relacionan con los dos frescos en el ábside de la basílica de Santa Croce in Gerusalemme en Roma, para la que Giaquinto ejecutó también dos frescos de la bóveda, La aparición de la Santa Cruz y La Virgen presenta a Santa Elena y Constantino ante la Santísima Trinidad. Esta decoración fue pagada por Benedicto XIV y encargada en 1743 por Raimondo Besozzi, procurador general de los cistercienses y abad de Santa Croce, fue uno de los trabajos más prestigiosos de Giaquinto en Roma (Vasco Rocca 1985, pp. 92-111). De las dos composiciones del ábside, el artista pintó varias versiones, como fue habitual en la práctica de su pintura. Dos se conservan en la National Gallery de Londres (NG 6515 y NG 6516), y al ser de mayor tamaño y muy concluidas se las considera bocetos de presentación para el papa (Dania 1975, pp. 13-17, y Matthiesen 1987, pp. 150-52, núms. 34 y 35). Otra versión del Milagro del agua se guarda en el Museé Magnin en Dijón, y se cree copia antigua del cuadro de la National Gallery. En comparación con las versiones de Londres, los cuadros de la colección Arango muestran variaciones en algunos elementos del paisaje y en las figuras, por lo que pueden ser bocetos anteriores a los de Londres.

El milagro del agua y La serpiente de bronce presentan dos de los milagros por los que Moisés salvó a su pueblo durante su peregrinación de cuarenta años por el desierto desde Egipto hasta la Tierra Prometida. Anticipan la salvación del hombre a través de la muerte de Cristo en la cruz, al que la basílica Santa Croce está dedicada.

El primero de los milagros sucedió en Qadés, donde, debido a la escasez de agua, los israelitas culparon a Moisés de haberlos sacado de Egipto y enfrentado a la dureza del árido desierto, y se rebelaron. Moisés pidió entonces ayuda a Jehová, que le mandó reunirse con su pueblo ante la roca indicada, que debía golpear con una vara para que brotara agua de ella. Moisés obedeció e hizo brotar el agua, con la que se deleitaron el pueblo y su ganado (Nm 20,1-11). En El milagro del agua se representa el momento en el que Moisés salvó a los israelitas de una muerte segura. El caudillo del pueblo elegido, ante una grandiosa roca, preside la escena, con su vara en la mano derecha y en una postura clásica comparable a la de la escultura del David de Donatello (Florencia, Museo Nazionale del Bargello). Giaquinto pudo ver esta obra, que representa al segundo rey israelita, en uno de sus dos viajes de Roma a Turín en 1733 y en 1735. Asimismo, tanto este Moisés como el que aparece en La serpiente de bronce se han relacionado con las esculturas de los apóstoles en la basílica de San Giovanni in Laterano, encargados en 1702 (Dania 1975). Detrás del Moisés del Milagro del agua se encuentra su hermano Aarón, sacerdote levita y primer sumo sacerdote de los israelitas, con su hijo Eleazar, quienes le apoyaron en su fe en la roca milagrosa. Según la interpretación posterior de san Pablo, esta roca prefiguró a Cristo que acompaña a los que creen en Él, y a los que da a beber agua de vida para sus espíritus (1 Co 10,4).

En el primer término una mujer desmayada junto a su hijo y su esposo recibe el agua de una compañera. Es un motivo tradicional utilizado por ejemplo por Nicolas Poussin (1594-1665) en su versión del tema, conservada en el Museo del Hermitage, donde aparece en el mismo lugar del espacio pictórico. Otros personajes se han acercado al arroyo para saciar la sed y recogen el agua con distintos recipientes, e incluso con sus propias manos. Tras ellos, una mujer rodeada de niños y que porta un cántaro sobre el hombro izquierdo recibe de una compañera otro ya lleno, del que bebe un niño. A la izquierda, otra mujer pide agua para ayudar a un hombre desmayado. El grupo de personajes que ocupa este espacio se recorta ante una zona iluminada fuertemente por la luz del sol, que se adivina detrás de la roca y que hace visible la multitud que acude al arroyo con su ganado. Giaquinto ha modelado el fondo con un amplio paisaje montañoso, que contrasta con un cielo cargado de nubes, cúmulos y nimbos de variado colorido y luminosidad espectacular por los reflejos del sol sobre ellos. En el claro que se abre tras la roca se perciben las tiendas del campamento del pueblo de Moisés.

Los dos cuadros pertenecieron con toda probabilidad a Pablo Recio y Tello, canónigo y capellán real fallecido en 1815, pues las medidas de ambos se corresponden con las de dos lienzos de los mismos asuntos que se registran en su colección de pinturas, tasados en 1.100 reales cada uno (Texto extractado de Gudrun, M. en: Donación de Plácido Arango Arias al Museo del Prado, Museo Nacional del Prado, 2016, pp. 58-59).

Ficha técnica

Obras relacionadas

La serpiente de bronce
Óleo sobre lienzo, 1743 - 1744
Número de catálogo
P08225
Autor
Giaquinto, Corrado
Título
El milagro del agua
Fecha
1743 - 1744
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 64,1 cm.; Ancho: 48,3 cm.
Procedencia
Pablo Recio y Tello (?), Madrid; Vicente Joaquín Moscoso y Guzmán, XIII conde de Altamira (?), Madrid, 1815-16; Vicente Isabel de Moscoso y Álvarez de Toledo, XIV conde de Altamira (?), Madrid; colección Plácido Arango Arias; donación Plácido Arango Arias, 2015.

Bibliografía +

Bassegoda, Bonaventura, La colección pictórica del canónigo don Pablo Recio y Tello, Locvs amoenvs, 8, 1996, pp. 250, n. 186 y 187.

Pérez Preciado, J. J., El marqués de Leganes y las artes. Tesis Doctoral, II, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 2008-2009, pp. 919.

Museo Nacional del Prado, Plácido Arango Arias. Donación de 25 obras maestras de su colección de arte antiguo al Museo del Prado, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2015, pp. n. 19.

Museo Nacional del Prado, Memoria de actividades 2015, Museo Nacional del Prado, 2016, pp. 64-67.

Otros inventarios +

Inv. Nuevas Adquisiciones (iniciado en 1856). Núm. 2906.

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Fecha de actualización: 03-12-2016 | Registro creado el 24-08-2015

Más obras de Giaquinto, Corrado

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba