El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
El pabellón de Carlos V en los jardines del Alcázar de Sevilla
Madrazo y Garreta, Raimundo de
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Madrazo y Garreta, Raimundo de

Roma, 1841 - Versalles, 1920

Miniatura autor

Formado junto a su abuelo y su padre, los retratistas de Corte José y Federico de Madrazo, Raimundo de Madrazo y Carreta acudió a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde fue condiscípulo de Martín Rico, Rosales y Palmaroli, entre otros artistas. Muy pronto marchó a París, donde se in ...

Ver ficha de autor

El pabellón de Carlos V en los jardines del Alcázar de Sevilla

1868. Óleo sobre tabla, 10 x 16,4 cm.

La escena se desarrolla en torno a la arqui­tectura de lo que fue un cenador en la Huerta de la Alcoba, uno de los edificios más carac­terísticos ubicados en los jardines del Alcázar sevillano. A la izquierda, un personaje ataviado a la moda dieciochesca, con capa y bicornio, descansa sentado sobre el murete de azulejería que circunda el edificio, mien­tras entabla conversación con un hombre de espaldas que, a juzgar por su atuendo y los útiles de jardinería que le acompañan, un ras­trillo y una regadera, ha de ser un empleado en la conservación del entorno. Resguardándose del sol con un abanico, y apoyada rela­jadamente sobre los azulejos del pretil, una dama presencia la escena desde la arquería encalada que rodea la construcción. En el pri­mer plano, sobre el pavimento, unos pajarillos picotean y revolotean al sol, mientras una vegetación abundante de naranjos y parterres de flores enmarca y cierra en profundidad la composición, en la que se insinúa la imagen de un personaje recogiendo en una carretilla las naranjas desparramadas por el suelo. Este templete de jardín hoy llamado pabellón de Carlos V o, indistintamente, cenador de la Huerta de la Alcoba, fue en origen una construcción musulmana del siglo XII consistente en una cubba -alcoba, en castellano- que dio nombre a la huerta cir­cundante y que serviría de musalla u orato­rio de los jardines. Carlos V durante su reinado promovió la transformación de su estructu­ra entre 1543 y 1046. Se rodeó la primitiva fábrica de galerías porticadas con columnas de mármol genovés y se cubrió de azulejería todo el paramento externo y los pretiles y parterres que lo circundan, iniciando de esta manera la conversión de los antiguos huertos musulma­nes en los jardines de traza renacentista que han llegado a nuestros días. La extraordinaria calidad pictórica de esta tablita, aun en su reducido tamaño, nos hace deleitarnos con detalles descriptivos tan sugerentes como el verismo de la deco­ración de los azulejos, la vibración de las alas en movimiento de los pajarillos levantando el vuelo, la identificación concreta de los geranios, las gitanillas y las rosas entre la vegetación, o de los frutos del naranjo en las ramas o vertidos sobre el jardín, supliendo con un alarde técnico la intrascendencia del tema de casacón representado. Aunque este género también fue desarrollado -en esca­sa medida- por Raimundo de Madrazo, es sin duda la presencia de su cuñado Mariano Fortuny quien inspiraría, de algún modo, esta contenida puesta en escena, que más bien parece un scherzo privado entre ambos, al plasmar tan sólo en uno de los per­sonales la ambientación del siglo XVIII. Gracias al estudio de infrarrojos realiza­do a la tablita, se ha podido observar que los trazos oscuros que a simple vista se observan en primer plano sobre el pavimento obede­cen a un dibujo subyacente, probablemente a grafito, que el pintor realizó con la intención de marcar el espacio destinado a una fuente o estanque hexagonal, alrededor del cual revo­lotearía el grupo de pajarillos. Sin duda, hubo de ser un pensamiento inicial o una licencia ambiental y creativa del pintor ya que en el plano del trazado real de los jardines del Alcázar nunca existió una fuente en ese lugar. Sí la había, en cambio, en la zona oscura y profunda de la vereda central, donde el pintor sitúa la figura del jardine­ro recogiendo en una carretilla las naranjas caídas en el suelo. Efectivamente, también en la imagen proporcionada por el infrarro­jo, vemos en la profundidad del follaje un espacio abierto, claro, poligonal, que simu­laría centrar la arquitectura perimetral de un estanque, cuya idea abandonaría el pintor, sustituyéndola por una imagen humana más narrativa. De la misma manera, se marcan también ciertas líneas de grafito o carbón que suponen variaciones respecto a la reali­zación última, en la posición del bastón don­de apoya su brazo el personaje dieciochesco, en el volumen de su capa e incluso, volviendo a la zona del estanque, ciertas líneas marcan el perfil de varias aves de unas proporciones mayores que la pintura final. También este paraje, fue fuente de inspiración para otros muchos artistas locales, sobresaliendo, sin duda, las repetidas vistas del pabellón plasmadas. (Texto extractado de: Gutiérrez Marques A., El Legado Ramón de Errazu, Museo Nacional del Prado, 2005, pp.150-152)

Multimedia

Ficha técnica

Obras relacionadas

El patio de San Miguel, en Sevilla
Óleo sobre tabla, 1868
Número de catálogo
P02616
Autor
Madrazo y Garreta, Raimundo de
Título
El pabellón de Carlos V en los jardines del Alcázar de Sevilla
Fecha
1868
Técnica
Óleo
Soporte
Tabla
Dimensión
Alto: 10 cm.; Ancho: 16,4 cm.
Procedencia
Legado Ramón de Errazu y Rubio de Tejada, 1904

Bibliografía +

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: catálogo de las pinturas, Museo del Prado, Madrid, 1972.

Museo Nacional del Prado, Catálogo de las pinturas del siglo XIX, Ministerio de Cultura, Madrid, 1985, pp. 160.

Los Madrazo: una familia de artistas, Ayuntamiento, Concejalía de Cultura, Madrid, 1985.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1996, pp. nº1368.

El legado de Ramón de Errazu: Fortuny, Madrazo y Rico, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2005, pp. 150.

Museo Nacional del Prado, Pintura del Siglo XIX en el Museo del Prado: catálogo general. Dirección científica, José Luis Díez; catálogo, Ana Gutiérrez Márquez; coordinación, Pedro J. Martínez Plaza, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2015, pp. 357.

Otros inventarios +

Inv. Nuevas Adquisiciones (iniciado en 1856). Núm. 1368.
[Al margen izquierdo=] Como se ha notado que los cuadros de la colección legada por D. Ramón de Errazu, no se hallan inventariados, se ponen ahora en este sitio aunque debieran estar antes. / Legado de D. Ramón de Errazu, que se acepto por Real Orden de 13 de diciembre de 1904 / Autor = Raimunfo Madrazo / 1368. Asunto = Pabellon de Carlos V en los jardines del Real Alcazar de Sevilla (tabla) / Dimensiones = Alto = 0,950 Ancho = 0,16

Catálogo Museo del Prado, 1910. Núm. 13.

Catálogo Museo del Prado, 1933. Núm. 13-ERR.

Catálogo Museo del Prado, 1942-1996. Núm. 2616.

Exposiciones +

El legado Ramón Errazu: Fortuny, Madrazo y Rico
13.12.2005 - 12.03.2006

Objetos presentados +

Abanico

Instrumentos agrícolas / ganaderos / de pesca / de caza

Jardín

Fecha de actualización: 03-12-2016 | Registro creado el 28-04-2015

Más obras de Madrazo y Garreta, Raimundo de

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba