El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Interior de la Catedral de Toledo
Hernández Tomé, Francisco
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Hernández Tomé, Francisco

Madrid - Madrid, 1880

Hernández Tomé, Francisco (?-Madrid, h. 1880). Pintor, decorador e ilustrador español, especializado en vistas de interiores de templos y monumentos para Semana Santa. Realizó sus estudios en la Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, donde fue discípulo de Eusebio Lucini. Remitió sus ob ...

Ver ficha de autor

Interior de la Catedral de Toledo

1862 - 1864. Óleo sobre lienzo, 90 x 165 cm.

Esta obra ofrece con gran definición las figuras de las vidrieras, ya que es posible admirar en una bella perspectiva el numeroso conjunto que enriquece sus amplios espacios luminosos. Se puede afirmar que el vidrio plano no empezó a fabricarse de forma regular y continua hasta el siglo XII. Casi simultáneamente se implantaron dos procedimientos manuales alternativos que han venido empleándose hasta principios del siglo XX: el de soplado en coronas, discos o cibas y el de soplado en cilindros o machones. Por este último procedimiento, se realizaba el soplado en los cilindros y posterior aplanado de los mismos, una vez cortados y abiertos a lo largo de una generatriz, después de haber eliminado los extremos, lo que permitía obtener láminas de vidrio de mayor tamaño. A partir de estas piezas se obtenían por corte trozos de formas variadas, que se enmarcaban en perfiles de plomo con sección de doble T para componer diversos diseños. La red de emplomado dotaba de flexibilidad al conjunto y permitía construir paneles de gran tamaño, además de servir para enmarcar el contorno de las figuras representadas. Estas posibilidades técnicas, combinadas con el uso de vidrios de distintos colores y de otros pintados con grisalla, dieron origen al arte de las vidrieras coloreadas, inspiradas seguramente en los mosaicos y en las celosías árabes (Fernández Navarro, J. M.; Capel del Águila, F.: 2012). En el centro del cuadro tienen un gran protagonismo también las magníficas rejas, de gran tamaño, realizadas por el Maestro Domingo de Céspedes para cerrar el coro de la catedral de Toledo. De 46 pies de ancho por 17 de alto, están realizadas en hierro, cobre y latón, con la ayuda de su yerno, el Maestro Hernando Bravo, y concluidas en 1547. Son obra cumbre no solo del Maestro Domingo, sino de toda la rejería hispana. La gran escuela toledana de rejería gira en torno al Maestro Domingo de Céspedes, una figura de colosal relieve en el campo de la forja, que dejó lo más selecto de su producción en la catedral Primada. Además de estas enormes rejas para el coro, el Maestro Domingo realizó otras forjas monumentales para la catedral de Toledo, que crearon modelo y extendieron más su técnica y estética (Texto extractado de Olaguer-Feliú y Alonso, F. de: "El periodo rejero del pleno Renacimiento", Historia de las artes aplicadas e industriales en España, 1994, p. 46).

Ficha técnica

Número de catálogo
P05467
Autor
Hernández Tomé, Francisco
Título
Interior de la Catedral de Toledo
Fecha
1862 - 1864
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 90 cm.; Ancho: 165 cm.
Procedencia
Nuevas Adquisiciones Museo de la Trinidad, 1865; Museo del Prado, 1872; Museo de Arte Moderno.

Bibliografía +

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, III, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1996.

Otros inventarios +

Inv. Nuevas Adquisiciones (iniciado en 1856). Núm. 146.
Autor D. Francisco Hernandez Tome / 146. Lienzo = Interior de la Catedral de Toledo. / Alto 0,90 ancho 1,65 fig. / Adquirido por Real Orn. De 24 de Febrer de 1865 en la cantidad de 12.000 rs. Figuro en la exposicion de 1864.

Catálogo Museo de la Trinidad, 1865. Núm. 146.
GALERIA DE CUADROS CONTEMPORÁNEOS. / HERNANDEZ TOMÉ (D. Francisco). [...] 146. Interior de la Catedral de Toledo. / Lienzo. - Al. 0,90. - An. 1,65. / Adquirido por Real órden de 24 de Febrero de 1865 en la cantidad de 12.000.

Catálogo Museo de Arte Moderno, 1899. Núm. 159.
SECCIÓN DE PINTURA EN SUS DIVERSAS CLASES, DIBUJOS Y GRABADOS EN LAMINAS. / HERNÁNDEZ TOMÉ (D. Francisco) [...] 159.- Interior de la Catedral de Toledo. / Alto 0'90 metros. Ancho 1'65 metros.

Catálogo Museo de Arte Moderno, 1900. Núm. 351.
SECCIÓN DE PINTURA EN SUS DIVERSAS CLASES, DIBUJOS Y GRABADOS EN LÁMINAS. / Hernández Tomé (D. Francisco) [...] 351.- Interior de la Catedral de Toledo. / Alto 0'90 metros. Ancho 1'65 metros.

Exposiciones +

Obras maestras del Museo de Santa Cruz
Toledo
26.10.2000 - 31.12.2000

Ubicación +

Toledo - Museo de Santa Cruz (Depósito)

Objetos presentados +

Elemento de arquitectura: Magníficas rejas del siglo XVI, de gran tamaño, realizadas por el Maestro Domingo de Céspedes para cerrar el coro de la catedral de Toledo. De 46 pies de ancho por 17 de alto, están realizadas en hierro, cobre y latón, con la ayuda de su yerno, el Maestro Hernando Bravo, y concluidas en 1547. Son obra cumbre no solo del Maestro Domingo, sino de toda la rejería hispana. La gran escuela toledana de rejería gira en torno al Maestro Domingo de Céspedes, una figura de colosal relieve en el campo de la forja, que dejó lo más selecto de su producción en la catedral Primada, y cuya técnica sobrepasa los límites de la región, desarrollándose, a través de sus discípulos y continuadores, por ambas Castillas y alcanzando gran resonancia en Galicia incluso, donde llegará una reja de su propia mano que por sí sola creará escuela. Además de estas enormes rejas para el coro, el Maestro Domingo realizó otras forjas monumentales para la catedral de Toledo, que crearon modelo y extendieron más su técnica y estética. Se trata de las rejas de la capilla bautismal, en hierro forjado y con la escena del Bautismo de Cristo, en el paño central de su segundo cuerpo, con figuras de más de media vara de altura, policromadas y encarnadas por Alonso Sánchez; las de la capilla de Reyes Viejos, en la que plasma ciertas reminiscencias de Juan Francés y en la que colaboran los batidores Hernando y Alonso de León, así como los doradores López de Texeda y Diego Copín; y las rejas-puertas de la capilla de Reyes Nuevos, del más purista estilo (Olaguer-Feliú y Alonso, F. de: "Metales. Hierro, rejería. El periodo rejero del pleno Renacimiento", Historia de las artes aplicadas e industriales en España, 1994).

Órgano

Vidriera artística: De toda la colección de pintura del Museo del Prado, esta obra es la que ofrece con mayor definición las figuras de las vidrieras, ya que se puede admirar en una bella perspectiva el numeroso conjunto que enriquece sus amplios espacios luminosos. El vidrio plano para el cerramiento de huecos y ventanas surge en la historia de este material mil quinientos años después del nacimiento del vidrio hueco. Su primera aplicación tuvo lugar en Roma, coincidiendo en el tiempo con el comienzo de la era cristiana. La producción de este tipo de vidrio puramente funcional no gozó, sin embargo, en un principio del mismo florecimiento que la de los recipientes y otras piezas artísticas de vidrio. A pesar de su aparente sencillez, sus procesos de fabricación tuvieron un desarrollo más tardío y más lento, a lo largo del cual experimentaron profundos cambios técnicos. Si se hace excepción de la aislada, aunque significativa, producción romana, de la que se encontraron muestras de hojas de vidrio de cerca de un metro cuadrado de superficie empleadas en los baños públicos de Pompeya, se puede afirmar que el vidrio plano no empezó a fabricarse de forma regular y continua hasta el siglo XII. Casi simultáneamente se implantaron dos procedimientos manuales alternativos que han venido empleándose hasta principios del siglo XX: el de soplado en coronas, discos o cibas y el de soplado en cilindros o machones. Por este último procedimiento, se realizaba el soplado en los cilindros y posterior aplanado de los mismos, una vez cortados y abiertos a lo largo de una generatriz, después de haber eliminado los extremos, lo que permitía obtener láminas de vidrio de mayor tamaño. A partir de estas piezas se obtenían por corte trozos de formas variadas, que se enmarcaban en perfiles de plomo con sección de doble T para componer diversos diseños. La red de emplomado dotaba de flexibilidad al conjunto y permitía construir paneles de gran tamaño, además de servir para enmarcar el contorno de las figuras representadas. Estas posibilidades técnicas, combinadas con el uso de vidrios de distintos colores y de otros pintados con grisalla, dieron origen al arte de las vidrieras coloreadas, inspiradas seguramente en los mosaicos y en las celosías árabes (Fernández Navarro, J. M.; Capel del Águila, F.: El vidrio en la pintura del Museo Nacional del Prado, 2012).

Cuadro dentro del cuadro

Fecha de actualización: 03-12-2016 | Registro creado el 28-04-2015

Más obras de Hernández Tomé, Francisco

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba