El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Jarro de cristal con gran asa en forma de cartón
Metellino, Giovanni Battista (Atribuido a)
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Jarro de cristal con gran asa en forma de cartón

1670 - 1689. Cristal de roca / cuarzo hialino, Oro, 26 x 21,5 cm.

Vaso formado por cuatro piezas de cristal de roca y una guarnición de oro. Visto de frente, el vaso se levanta en líneas paralelas, y, a uno de los lados surge un pliegue que forma la piquera. El plano superior de la boca se corta con una leve inclinación, con el pico en la parte más elevada. En el extremo opuesto, un asa en forma de ese, gruesa, con hojarasca, molduras y ovas talladas, se eleva sobre la boca, sujetándose en su parte inferior en la espalda del cuerpo. El pie se une por una montura de oro con decoración vegetal incisa a un nudo grueso, decorado con hojas en relieve. La decoración grabada consiste en roleos en la falda del pie y un conjunto de volutas con hojarascas, corolas e hileras de granos, con águilas o fénix estilizados entre ellos, mientras que la zona próxima a la piquera muestra dos ramitos y algún insecto.

El vaso del Prado O99, aún más tosco en su ejecución y también decorado con insectos, guarda una estrecha relación con este jarro. Ambos mantienen el esquema estructural de los jarros de pico, aunque están muy lejos de los modelos originales y de la calidad de ejemplares más tempranos, como el O97 del Tesoro. En el Louvre hay también vasos que corresponden a la forma del jarro de pico, como el OA 31. La forma del asa tiene su precedente en una taza baja obra de Gasparo Miseroni, conservada en el Museo degli Argenti (Inv. Gemme 1921, no 501), datada en la segunda mitad del siglo XVI; con la misma forma, se conserva en el Louvre el vaso MR 277. A modo de ces contrapuestas, también nervadas, son las asas de un jarro del Louvre (MR 474), que Distelberger atribuyó al taller milanés de los Miseroni. En el Prado son semejantes las asas de la jarra O92 y las volutas nervadas aparecen también en la parte inferior de las bichas que forman las asas de la jarra O93.

La mala calidad del cristal de roca, con inclusiones negras, nos indica que el taller donde se realizó esta pieza no era de primera línea, o bien que se trataba de un producto más económico. Se aprecia una fuerte decadencia con respecto a las grandes obras del siglo XVI. El tallado del vaso no adquiere los niveles de sutileza que alcanzaron otros ejemplares anteriores, ya que paredes y pulido del cuerpo son algo gruesos y de acabado poco refinado, aunque el grabado es diestro técnicamente, si bien el diseño es pobre, lo que indica la presencia, en el taller de origen, de intagliatori mejores que los cristallari.

El estado original de esta pieza puede comprobarse en la fotografía de Juan Laurent y Minier, “Vase, cristal de roche taillé et gravé avec enchâssures d’argent doré, XVIe siècle, règne de Henri II”, hacia 1879 (Museo del Prado, HF0835/38) (Arbeteta tiene presentado un texto sobre la revisión de la catalogación para su publicación).

Es una de las piezas pertenecientes al Tesoro del Delfín, el conjunto de vasos preciosos que, procedentes de la riquísima colección de Luis, gran Delfín de Francia, vinieron a España como herencia de su hijo Felipe V, primer rey de la rama borbónica española. Luis de Francia (1661-1711), hijo de Luis XIV y María Teresa de Austria, comenzó su colección tempranamente influenciado por su padre. La adquisición de obras se producía por diversas vías, desde regalos hasta su compra en subastas y almonedas. Al morir el Delfín, Felipe V (1683-1746) recibe en herencia un conjunto de vasos con sus respectivos estuches, que fueron enviados a España. En 1716 estaban en el Alcázar de Madrid, desde donde se trasladaron, en fecha posterior, a La Granja de San Ildefonso, lugar donde se citan a la muerte de Felipe V, conservados en la llamada Casa de las Alhajas. En 1776 se depositaron, por real orden de Carlos III, en el Real Gabinete de Historia Natural y continuaron en la institución hasta el saqueo de las tropas francesas en 1813. La devolución de las piezas se produjo dos años más tarde y con algunas pérdidas. Fue en 1839 cuando la colección llega al Real Museo, donde sufrió en 1918 un robo. Con ocasión de la Guerra Civil española fueron enviadas a Suiza regresando en 1939, con la pérdida de un vaso, desde entonces se encuentran expuestas en el edificio Villanueva.

Ficha técnica

Obras relacionadas

Número de catálogo
O000098
Autor
Metellino, Giovanni Battista (Atribuido a)
Título
Jarro de cristal con gran asa en forma de cartón
Fecha
1670 - 1689
Técnica
Cincelado; Tallado; Grabado
Materia
Cristal de roca / cuarzo hialino; Oro
Dimensión
Alto: 26 cm.; Ancho: 21,5 cm.; Fondo: 11,4 cm.; Peso: 894 g.; Ancho base: 20 cm.; Fondo base: 20,5 cm.
Serie
Tesoro del Delfín
Procedencia
Colección Real

Bibliografía +

Angulo Íñiguez, Diego, Catálogo de las Alhajas del Delfín, Museo del Prado, Madrid, 1989 (ed.rev), pp. 160.

Arbeteta Mira, Letizia, El tesoro del Delfín: alhajas de Felipe V recibidas por herencia de su padre Luis, Gran Delfín de Francia, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2001, pp. 310,311.

Otros inventarios +

Inv. Gabinete Historia Natural, 1776. Núm. 93.
Jarro de cristal de roca....

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Ubicación +

Sala 079B (Expuesto)

Fecha de actualización: 29-09-2018 | Registro creado el 02-12-2015

Más obras de Metellino, Giovanni Battista

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba