El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
La infanta Catalina Micaela
Pantoja de la Cruz, Juan (Atribuido a)
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Pantoja de la Cruz, Juan (Atribuido a)

La infanta Catalina Micaela

Hacia 1585. Óleo sobre lienzo, 112 x 98 cm.

La infanta Catalina Micaela fue la menor de las dos hijas habidas en el matrimonio del rey Felipe II con su tercera esposa, Isabel de Valois. Nació en Madrid en 1567. Junto a su hermana mayor, Isabel Clara Eugenia, ocupó un lugar preferente en los sentimientos del rey, su padre, como denotan sus relaciones epistolares. Como Infanta de España, tenía reservado además un puesto preciso en la política exterior de la Monarquía. Por ello, se concertó su matrimonio con el príncipe Carlos Manuel de Saboya en 1585. Mediante este matrimonio se consolidaba el control español en la conflictiva zona del Milanesado, para lo que se necestiaba el apoyo de la Casa de Saboya, cuyos dominios se situaban estratégicamente entre las posesiones españolas y el reino de Francia. Catalina Micaela, a raíz de su matrimonio, pasó a vivir a Turín. Allí residió junto a su esposo por espacio de doce años, durante los que daría a luz en diez ocasiones, en la última de las cuales fallecería de sobreparto. Desaparecía por tanto a la edad de treinta años, en 1597. La infausta noticia llenó de desaliento a su anciano padre, en los últimos días del monarca que moriría algunos meses después.

Esta obra representa a Catalina Micaela de tres cuartos, de pie, perfectamente ataviada a la usanza española. La infanta continuó vistiendo a la española durante los años de su matrimonio en Italia, pero adoptando algunos detalles de la moda local, como demuestran los retratos que de ella se conservan los realizados en Turín. Por estos motivos el presente retrato debió realizarse con anterioridad a su partida hacia Italia. Sería, por tanto, menor de dieciocho años, como parece ratificarse por la juventud que refleja su rostro. Aparenta tener unos quince o dieciséis años, los que contaría hacia 1582, aproximadamente. Su silueta se recorta sobre un fondo neutro, al estilo de los retratos venecianos. Representada con gran suntuosidad y alarde de virtuosismo, la infanta luce sus falas y joyas plasmadas con profusión y una rigurosa fidelidad al detalle. Vista saya de color oscuro, aligerada por los tonos dorados de las mangas del jubón que se deja ver por el tipo de manga redonda. El cuerpo del vestido se adorna además con ricos ejemplares de orfebrería, el ceñidor o cinto de chatones, gargantilla, medallón, lazadas con agujetas o picos y ricas botonaduras, cuajadas de oro, perlas y gemas. En ese caso, la cabeza aparece tocada con una gorra de copa alta, de terciopelo, aderezada con vueltas de contarios de perlas y con un gracioso airón de plumas blancas, que compasivamente sirve de punto de fuga lumínico. Con la misma luz nívea destaca el rostro, estrechamente enmarcado por los rizos, tanto del cabello como de la lechuguilla. Y del mismo modo, la mano derecha, despojada del guante y elegantemente reposada sobre un sillón frailero. Como contraste, la otra mano se enfunda en un guante oscuro mientras sujeta un pañuelo junto al faldón de la ropilla. Catalina Micaela mira penetrantemente al espectador desde unos ojos claramente heredados de su padre, pero con la hermosura de su madre y de su abuela paterna, la emperatriz Isabel de Portugal. Ese parecido con la rama familiar de los Hasburgo es el marchamo genético que no deja lugar a dudas sobre la ascendencia de la retratada. El pintor no se te atrevería nunca a atenuar esos rasgos, sino que serían reflejados, para el general reconocimiento de la estirpe. La forma de realización del rostro no recuerda especialmente a ninguna de las otras representaciones de la infanta con las que contamos. La mano derecha, que se apoya sobre el sillón, tiene una apariencia algo tosca en su ejecución, resuelta de forma torpe. Sin embargo, la tipología en general recuerda al otro retrato de ella en edad adulta que conserva el Museo del Prado, atribuido a Sánchez Coello (P001139). La modelo aparece más distante en el plano psicológico que en el otro ejemplo conservado en el Museo.

La atribución se presenta problemática por la falta de elementos distintivos o datos documentales. Ni estilísticamente ni formalmente puede establecerse comparación que resulte concluyente en este sentido. En 1924, Aureliano de Beruete atribuía este retrato al pincel de Sánchez Coello. Actualmente se considera la atribución a Pantoja de la Cruz, pudiendo ser obra suya, realizada en el taller de Sánchez Coello. Pantoja de la Cruz en su producción más madura tiende a estereotipar las imágenes de los retratos, creando representaciones de apariencia aún más rígida, realizando los detalles de ropajes y aderezos con mayor descriptividad y con una técnica aún más dibujística. No obstante, no hay que dejar de pensar en la existencia de rígidos patrones iconológicos, que dejaban un margen muy restringido a la individualidad del pintor. En la obra parecen distinguirse varias manos de distintos autores, denotando la participación de aprendices del obrador. Lo estricto y repetitivo de esta actividad favorecería la colaboración de ayudantes, en las zonas más decorativas y subsidiarias de la composición. En numerosas ocasiones la intervención del maestro se ceñiría a la realización del rostro y a veces las manos, como puntos distintivos y principales de un retrato. El retrato exhibido se muestra en la más estricta tradición del retrato cortesano, claramente codificado, entroncado con la tradición veneciana, cultivada en España por el flamenco Antonio Moro. Los modelos que estableció gozarían de gran fortuna en la trayectoria del retrato oficial. Esta línea se enraizaría en el ámbito cortesano a través de pintores españoles como Aloinso Sánchez Coello, discípulo de Moro, y de Juan Pantoja de la Cruz, discípulo a su vez de Sánchez Coello. La solución de continuidad llegaría con los sucesores de éstos, quienes se adentran en los postulados del primer naturalismo. Conservando las formas del retrato cortesano del siglo XVI, también transmitieron a la generación de los grandes genios del nuevo siglo una serie de preceptos que permanecieron inamovibles. Siguieron siendo básicamente los mismos, los designios y necesidades propagandísticas de sus regios comitentes siempre deseosos de entroncar con su acervo pasado y de ofrecer a sus súbditos y pares un icono digno de respeto y pleno de prestigio.

Ficha técnica

Número de catálogo
P001040
Autor
Pantoja de la Cruz, Juan (Atribuido a)
Título
La infanta Catalina Micaela
Fecha
Hacia 1585
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 112 cm.; Ancho: 98 cm.
Procedencia
Colección Real (colección Felipe V, Quinta del duque del Arco, El Pardo-Madrid, novena pieza que es salón, 1745, [¿nº 255?]; Quinta del duque del Arco, pieza octava de salón, 1794, nº 198).

Bibliografía +

Roblot-Delondre, Louise, Portraits D'Infantes. XVI Siecle. Etude Iconographique, G.Van Oest & Cie, París, 1913, pp. 326/ lám.3.

Beruete y Moret, Aureliano de1876-1922, Conferencias de arte, Estab.Tip. de Blass, Madrid, 1924, pp. 66.

Espinós, Adela; Orihuela, Mercedes y Royo Villanova, Mercedes, ''El Prado disperso''. Cuadros depositados en Madrid. IV. Patrimonio Nacional. Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Boletín del Museo del Prado, II, 1981, pp. 50.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1990.

La monarquía hispánica: Felipe II, un monarca y su época, Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Cent, Madrid, 1998.

Las tierras y los hombres del rey: Felipe II, un monarca y s, Sociedad Estatal Commemoracion de Los Centenarios, Valladolid, 1998, pp. 202.

El linaje del emperador, Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, Madrid, 2000, pp. 357.

Esplendores de Espanha de el Greco a Velázquez, Arte Viva, Río de Janeiro, 2000, pp. 66-67.

Aterido Fernández, Ángel; Martínez Cuesta, Juan; Pérez Preciado, José Juan, Colecciones de pinturas de Felipe V e Isabel Farnesio. Inventarios Reales, II, Fundación de Apoyo de la Historia, Madrid, 2004, pp. 463.

Rodríguez Bernis, Sofía, 'Vestir el 'cuerpo social'. Graves, gallardos y honestas en la Edad de Oro' En:, La moda española en el Siglo de Oro., Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Fundación Cultura y Deporte, 2015, pp. 103-111 [104].

Otros inventarios +

Inv. Felipe V, Quinta duque del Arco, 1745. Núm. [¿255?].
[254-262] Nueve retratos de mugeres de medio cuerpo, de vara y tercia de alto, y cinco quartas de ancho vestidas a la antigua, sus marcos dorados =

Inv. Testamentaría Carlos III, Quinta duque del Arco, 1794. Núm. 198.
Otro [retrato] de vara y tercia de alto y vara y media quarta de ancho: representa una Señora bestida de negro, y la mano sobre una Silla: en ... 100

Inv. Real Museo, 1857. Núm. 2684.
M. Sánchez. / 2684. Retrato de señora con gola y la mano sobre un sillón. / Alto 3 pies, 11 pulg, 6 lin; ancho 3 pies, 5 ps.

Exposiciones +

El linaje del Emperador
Cáceres
24.10.2000 - 08.01.2001

De El Greco a Velázquez. La cultura española durante la Unión Ibérica, 1580-1640
Río de Janeiro
12.07.2000 - 24.09.2000

Las tierras y los hombres del rey
Valladolid
22.10.1998 - 10.01.1999

Ubicación +

San Lorenzo de El Escorial - Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial (Depósito)

Objetos presentados +

Joyas: Luce tradicional botonadura y cintura en V. Collar, sortijas y puntas con lazadas en blanco, todo aquello elaborado en oro y piedras.

Indumentaria / vestido: Vestimenta espléndidamente guarnecida con la tradicional botonadura y ceñidor a la española. En negro casi completo, resalta el cuello de lechuguilla, y deja ver las manguillas hechas con hilos de oro y puños de encaje. Sombrero guarnecido con perlas y airón.

Fecha de actualización: 11-10-2018 | Registro creado el 28-04-2015

Más obras de Pantoja de la Cruz, Juan

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba