El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Muerte del conde de Villamediana
Castellano, Manuel
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Castellano, Manuel

Madrid, 1826 - Madrid, 1880

Miniatura autor

Manuel Blas Rodríguez de la Parra Castellano, aparece inscrito como copista del Museo de Pinturas de Madrid. Discípulo de la Escuela Superior de Pinturas de Madrid, y de Carlos Luis de Ribera, ayudó a éste en la ejecución de las pinturas de los techos del edificio del Congreso de Diputados.En 1853 s ...

Ver ficha de autor

Muerte del conde de Villamediana

1868. Óleo sobre lienzo, 290 x 220 cm.

Pintado en 1868 y presentado por el pintor a la Exposición Nacional de 1871, donde fue galardonado con segunda medalla fuera de reglamento, el asunto elegido por Castellano forma parte de uno de los episodios más legendarios de la corte de los Austria españoles, tejida alrededor del noble don Juan de Tassis y Peralba (1582-1622), conde de Villamediana y uno de los personajes más pintorescos del reinado de Felipe IV, caballero de vida turbulenta y disipada, buen jinete y diestro en el arte de alancear toros, fue, además de buen y mordaz poeta, galanteador y arrogante mujeriego, que por este motivo hubo de salir de España a Nápoles y Lombardía. A su regreso a Madrid llegó a rivalizar en amoríos incluso con Felipe IV, atribuyéndosele un romance con la mismísima reina Isabel de Borbón, a quien el poeta aludía en sus versos con el sobrenombre de Francelisa, si bien, al parecer, el verdadero motivo de dicha disputa lo protagonizaba otra dama de la Corte, doña Francisca de Tavora, a la que ambos caballeros pretendían. Existen múltiples versiones sobre la provocación que presuntamente pudo desencadenar los celos del rey contra el conde. Lo cierto es que murió el 21 de agosto de 1622, cuando Villamediana viajaba en su coche con su amigo don Luis Méndez de Haro, al ser atravesado por la cuchilla de una ballesta valenciana, asestada por un embozado, junto a la iglesia de San Ginés. La escena elegida por Castellano es el momento en el que el cuerpo sin vida ha sido llevado al portal del palacio del Conde de Oñate, residencia del padre de Villamediana, donde concurrió toda la Corte a ver la herida, frase con la que se ilustraba el cuadro en el catálogo de la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1871, perteneciente a la obra de Francisco de Quevedo Grandes anales de quinces días (Texto extractado de Díez, J. L.: "La muerte del conde de Villamediana de Manuel Castellano (1826-1880) y sus dibujos preparatorios", Boletín del Museo del Prado, 1988, pp. 96-109).

Ficha técnica

Número de catálogo
P03925
Autor
Castellano, Manuel
Título
Muerte del conde de Villamediana
Fecha
1868
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 290 cm.; Ancho: 220 cm.
Procedencia
Adquirido al autor para el Museo del Prado, 1873; Museo de Arte Moderno, 1894-1971

Bibliografía +

Espinós, Adela; Orihuela, Mercedes y Royo Villanova, Mercedes, "El Prado disperso''. Cuadros depositados en Madrid. VIII. Museo Municipal, Boletín del Museo del Prado, III, 1982, pp. 132.

Díez García, José Luis, ''La muerte del Conde de Villamediana'', de Manuel Castellano (1826-1880) y sus dibujos preparatorios, IX, 1988, pp. 96-109.

Fernandez-Galiano, Luis, El Espacio Privado. Cinco Siglos en Veinte Palabras, Ministerio de Cultura, Madrid, 1990, pp. 350.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, II, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1991.

La pintura de historia del siglo XIX en España, Consorcio Madrid 92 Museo del Prado, Madrid, 1992, pp. 260-269.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, III, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1996.

Barón, J., The Spanish presence at Philadelphia's Centennial Exhibition and Chicago's world's Columbian, Collecting spanish art. Spain's golden age and America's Gilded Age., New York, NY, 2012, pp. 65-93 [70].

Museo Nacional del Prado, Pintura del Siglo XIX en el Museo del Prado: catálogo general. Dirección científica, José Luis Díez; catálogo, Ana Gutiérrez Márquez; coordinación, Pedro J. Martínez Plaza, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2015, pp. 131.

Otros inventarios +

Inv. Nuevas Adquisiciones (iniciado en 1856). Núm. 386.
Autor = Dn Manuel Castellano / 386.Un cuadro en lienzo; muerte del conde de Villamediana...y luego arrebatadamente fué llebado al portal de su casa donde concurrió toda la corte a ver la herida. / Alto 2,90 ancho 2,20. / Adquirido por el Govierno con fha 28 de junio de 1873, figuró en la exposición de 1871 y tubo medalla de 2ª clase, siendo adquirido en la cantidad de 2500 pesetas

Catálogo Museo del Prado, 1889. Núm. 2.

Actas del envío de cuadros del Prado al Museo de Arte Moderno. Núm. 386.

Inv. General del Museo de Arte Moderno, 1899-1902. Núm. 173.

Catálogo Museo de Arte Moderno, 1899. Núm. 64.
SECCIÓN DE PINTURA EN SUS DIVERSAS CLASES, DIBUJOS Y GRABADOS EN LAMINAS. / CASTELLANO (D. Manuel) [...] 64.- Muerte del Conde de Villamediana. / Alto 2'90 metros. Ancho 2'20 metros.

Catálogo Museo de Arte Moderno, 1900. Núm. 71.
SECCIÓN DE PINTURA EN SUS DIVERSAS CLASES, DIBUJOS Y GRABADOS EN LÁMINAS. / Castellano (D. Manuel) [...] 71.- Muerte del Conde de Villamediana. / Alto 2'90 metros. Ancho 2'20 metros.

Registros-Inventarios MAM (Museo Nacional de Arte Moderno), 1900-1936. Núm. 23-C y 36-C.

Exposiciones +

La pintura de historia del Siglo XIX en España
Madrid
01.10.1992 - 01.12.1992

El espacio privado
Madrid
05.10.1990 - 06.01.1991

Ubicación +

Madrid - Museo de Historia de Madrid (Depósito)

Objetos presentados +

Indumentaria religiosa: Traje de sacerdote y de monaguillo

Anteojos autoportante de pinza: Anteojos binoculares de pinza autoportantes

Farol de mano: Farol de mano de gran tamaño y aspecto suntuoso. Los faroles más primitivos y de construcción más simple fueron los portátiles de mano, que irían evolucionando hacia formas más complejas y decorativas como en este caso. Este tipo de faroles suele basarse en una especie de caja con forma cilíndrica o poligonal formada por una puerta y pequeñas ventanas transparentes o translúcidas que dejan pasar la luz a través de ellas, impidiendo a la vez que la llama pueda ser apagada por el viento. Por su parte superior estos faroles se hallan rematados por una cubierta de forma más o menos cónica provista de superficies caladas y una abertura para su ventilación térmica y la salida del humo (Fernández Navarro, J. M.; Capel del Águila, F.: El vidrio en la pintura del Museo Nacional del Prado, 2012).

Farol de techo: Farol fijo suspendido del techo, de forma hexagonal. El vidrio encontró una de sus más valiosas aplicaciones en el campo de la iluminación, cuya importancia fue creciendo desde su empleo en los faroles más sencillos hasta los sistemas tecnológicamente más avanzados de nuestros días. Esta aplicación está basada en dos de las principales características de este material: su transparencia y su elevada resistencia térmica, que le permiten dejar pasar la luz al mismo tiempo que proteger el foco calorífico que la genera (Fernández Navarro, J. M.; Capel del Águila, F.: El vidrio en la pintura del Museo Nacional del Prado, 2012).

Fecha de actualización: 03-12-2016 | Registro creado el 28-04-2015

Más obras de Castellano, Manuel

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba