El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Tántalo
Anónimo -Pintor- (Imitación de Ribera, José de)
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Anónimo -Pintor- (Imitación de Ribera, José de)

Tántalo

Siglo XVII. Óleo sobre lienzo, 190 x 226 cm. No expuesto

Un repaso de la historia de las atribuciones que han recibido estos cuadros muestra la confusión que hasta ahora ha existido. La primera mención conocida apareció en la testamentaría de Carlos II, donde fueron considerados prudentemente copias de Ribera. La prudencia se perdió a lo largo del siglo XVIII, pasando en 1794 a figurar en los inventarios reales como obras del propio artista valenciano, opinión que se mantuvo hasta los inventarios del Museo del Prado, primero en 1843, cuando se recupera la atribución de dos de ellos a Giordano imitando a Ribera (Ixión y Tántalo); en el de 1857 (cuando se relaciona la serie completa)[Inventario general de pinturas: Colección Real [1857] 1990, núms. 1648, 1649, 1836 y 1837] y, posteriormente, en el influyente catálogo de Madrazo de 1872 [Catálogo del Museo del Prado 1872, p. 110, núms. 223-225], donde se citan tres de ellos (≪223 – Prometeo, 224 – Tántalo y 225 – Ixión)≫, siempre con la misma atribución. Elías Tormo los rescató del olvido proponiendo una imposible paternidad de Miguel March, opinión que obtuvo un considerable éxito al ser reproducida en el diccionario de Thieme y Becker, y en el repertorio de Andor Pigler. Protestaron contra ello Ferrari y Scavizzi, que insistieron en su adjudicación a Giordano [En realidad, estas cuatro pinturas aparecen en la ed. de 1966 como no controladas o localizadas. Tántalo e Ixión, entonces depositadas en Badajoz, se atribuyen a Giordano imitando a Ribera por ≪gentil comunicación oral≫ de Jose Milicua. Ferrari y Scavizzi 1966, t. II, p. 319. En el caso de Ticio y Sísifo, en la Academia de Jurisprudencia, la mención es mas vaga, aclarando simplemente que en el catálogo del Museo del Prado correspondiente a 1872 se afirma que se consideran de Giordano a la manera de Ribera]. En 1974, Pérez Sánchez trató de poner orden en este embrollado asunto, recordando la historia atributiva de las obras y proponiendo de nuevo la paternidad reconocida en 1701, es decir, copias de Ribera. Curiosamente, su opinión fue seguida por aquellos que estudiaron la personalidad de Ribera [Como Spinosa [1978] 1979, p. 103, Benito 1991, pp. 86-87, Spinosa 2003, p. 351, Spinosa 2008, pp. 518-19] y encontró mucho menos eco entre los que dedicaron su estudio a Giordano y su entorno, especialistas que optaron mayoritariamente por la atribución a este último. El punto final de la disputa puede establecerse en 2003, cuando Ferrari y Scavizzi reconocieron que no existe nada en esta pintura que recuerde la forma de hacer de Giordano cuando imita al español, opinión compartida por Úbeda de los Cobos. En realidad se trata de pobres interpretaciones de las maneras del valenciano, con manos sin estructura ósea, sombras arbitrarias e incomprensibles, el uso poco hábil de la preparación y, en términos generales, anatomías incorrectas y sumarias.Por otra parte, no resulta imposible considerar que las frutas que Tántalo observa con desesperación, probablemente lo mejor de esa pintura, sean obra de un especialista próximo al estilo de Luca Forte, dato importante que permite sospechar su origen napolitano.No resulta posible verificar la propuesta de Giuseppe De Vito, quien atribuyó estas pinturas a Antonio Giordano con la ayuda de un jovencísimo Luca, simplemente porque Antonio, mediano copista de Ribera, carece de obra atribuida [De Vito 2000, pp. 95-98].Se da la circunstancia de que en el Museo del Prado existen otras dos furias, esta vez sí, de Ribera, también procedentes de la Colección Real [Ticio, Prado, P1113, e Ixion, Prado, P1114]. Aparecen también mencionadas en el Retiro en 1701, próximas a las cuatro que nos ocupan, las cuales pudieron estar dotadas de un contenido político más allá de su función decorativa [Úbeda 2005b, p. 186].Aunque la crítica se ha decantado abrumadoramente por considerar estas pinturas ≪copia de Ribera≫, en este catálogo se ha preferido atribuirlas a un incierto ≪imitador de Ribera≫ [Con estos mismos reparos, Finaldi (en Úbeda 2005b, p. 236) los considero ≪cuadros de taller]≫. La razón de ello es que la consideración de copia implica la necesaria existencia de unos originales que, hasta el momento, no han sido identificados. La propuesta de Pérez Sánchez, en el sentido de que estas pinturas podrían ser copias de las citadas por Sandrart y luego por Palomino, que por su extremado realismo provocaron la malformación del hijo que esperaba Jacoba de Uffel, no pasa de ser una conjetura sin ningún elemento probatorio en el que pueda apoyarse [Pérez Sánchez 1974, pp. 241-45]. Tántalo e Ixión, actualmente en los almacenes del Museo del Prado, fueron devueltos en 1968 de un largo depósito en el Instituto Bárbara de Braganza de Badajoz. Pérez Sánchez describió de esta manera el estado que mostraban a su retorno: ≪El Instituto de Enseñanza Media de Badajoz, también había recibido, en 1881 y 1882, una importante serie [de pinturas], entre las que se encontraban obras de Ribera de la serie de monstruos mitológicos, de excepcional interés iconográfico. Hasta 1968, en que pude rescatarlos para el Museo, estuvieron en las galerías del patio, utilizadas como lugar de recreo los días de lluvia. Los cuadros mostraban inequívocas señales de los pelotazos, de las pellas de barro, de los golpes de los niños, que ignoraban —nadie se lo había señalado tampoco— el interés de aquellos gigantones, testigos de sus juegos≫ [Pérez Sánchez 1977b, p. 32].

Úbeda de los Cobos, Andrés, Luca Giordano en el Museo Nacional del Prado: catálogo razonado, Madrid, Museo Nacional del Prado, 2017, p.344

Ficha técnica

Obras relacionadas

Ticio
Óleo sobre lienzo, Siglo XVII
Sísifo
Óleo sobre lienzo, Siglo XVII
Número de catálogo
P003784
Autor
Anónimo -Pintor- (Imitación de Ribera, José de)
Título
Tántalo
Fecha
Siglo XVII
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 190 cm.; Ancho: 226 cm.
Serie
Las Furias, Palacio del Buen Retiro, Madrid
Procedencia
Colección Real (Palacio del Buen Retiro, Madrid, 1701, [nº 271]; Buen Retiro, 1794, nº 540).

Bibliografía +

Pérez Sánchez, Alfonso Emilio, Sobre los monstruos de Ribera, y algunas otras notas riberescas, Archivo español de arte y arqueología, 47, 1974, pp. 247 / lám. 5.

Spinosa, Nicola, La obra pictórica completa de Ribera, Noguer, Barcelona, 1979, pp. nº 71.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, I, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1990.

Falomir Faus, Miguel, 'El desafío artístico: escorzos inverosímiles y expresiones extremas.' En:, Las Furias. Alegoría política y desafío artístico, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2014, pp. 110-111.

Úbeda de los Cobos, Andrés, Luca Giordano en el Museo Nacional del Prado: catálogo razonado, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2017, pp. 344.

Otros inventarios +

Inv. Testamentaría Carlos II, Buen Retiro, 1701-1703. Núm. [271].
[271] Ottra [pintura] del mismo tamaño [dos varas y tercia de largo y dos varas de alto] mano [copia de Ribera] y marco [dorado] con la fabula de tanttalo ttasada en Zinquentta doblones ... 3000

Inv. Testamentaría Carlos III, Buen Retiro, 1794. Núm. 540.
Otra de Ribera con la fabula de Tantalo, de dos varas y tercia de largo y dos varas de alto marco dorado...4000

Catálogo Museo del Prado, 1854-1858. Núm. 1648.

Inv. Real Museo, 1857. Núm. 1648.
Giordano (imitando a Ribera) / 1648. Tantalo. / Alto 6 pies, 9 pulg; ancho 8 pies, 1 pulg, 3 lin.

Catálogo Museo del Prado, 1872-1907. Núm. 224.

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Fecha de actualización: 04-06-2020 | Registro creado el 28-04-2015

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.