El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Un infante con tambor y pandereta
Carnicero Mancio, Antonio
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Carnicero Mancio, Antonio

Salamanca, 1748 - Madrid, 1814

Carnicero Mancio, Antonio (Salamanca, 1748-Madrid, 1814). Pintor y grabador español, hijo del escultor barroco Alejandro Carnicero, fue también miniaturista de gran interés, aunque la parte de su obra más conocida está constituida por escenas de género y series de ilustraciones grabadas. Ingresó a l ...

Ver ficha de autor

Un infante con tambor y pandereta

1798 - 1802. Óleo sobre lienzo, 113 x 77 cm.

Existen dudas en cuanto a la identidad del modelo; según ciertos investigadores puede ser el infante don Carlos María Isidro de Borbón, o su hermano don Francisco de Paula de Borbón, hijos ambos de Carlos IV (1748-1819) y María Luisa de Parma (1751-1819), que también serían retratados por Goya en el gran lienzo de 1800 La familia de Carlos IV (P726). El niño, de rostro redondo, largos cabellos, flequillo sobre la frente y mirada plena de vivacidad, expresando inteligencia y decisión, semeja tener aquí entre seis u ocho años, lo que situaría el presente retrato hacia 1798-1802, si se trata de uno de los personajes indicados, nacidos en 1788 o en 1794 respectivamente. Pertenecería, por tanto, al momento de máxima influencia de Godoy en la corte madrileña, lo que sin duda facilitó sus labores al artista, no en vano el poderoso ministro fue un gran protector de Carnicero (1748-1814). Son notables la energía que describe la expresión, la gracia espontánea de la actitud y el interés por destacar la atmósfera infantil, merced a los juguetes, de tipo bélico y ruidoso, como corresponde al tono varonil que se ha querido imponer a la figura. Viste casaca corta, de color rosa tenue, al igual que los pantalones. La banda de la orden de Carlos III le cruza el pecho y sobre su lado izquierdo aparecen la insignia del Toisón de Oro y la gran cruz de Carlos III. Su cuello está circundado por un amplio encaje que derrama sobre los hombros y hace juego con los puños de la camisa, que sobresalen por debajo de la manga de la casaca, también finamente conseguidos. El calzado ostenta grandes lazadas, lo que acentúa el aire juvenil del modelo. Lleva una mano a la cintura y en la derecha mantiene uno de los palillos del tambor, mientras el otro aparece sobre el instrumento. Se encuentra en una suntuosa habitación, cuyo pavimento cubre una alfombra oriental. Detrás de él, un sillón tapizado, sobre el que reposa parte del gran cortinaje que cierra el fondo, ayuda a completar el efectismo del espacio palaciego. La habilidad que muestra el pintor para conseguir la verosimilitud de los detalles se basa en sus especiales dotes de observación para plasmar todos los pormenores con gran acierto en la tela (Texto extractado de Luna, J. J. en: El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya, Museo Nacional del Prado, 2006, p. 162).

Ficha técnica

Número de catálogo
P04719
Autor
Carnicero Mancio, Antonio
Título
Un infante con tambor y pandereta
Fecha
1798 - 1802
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 113 cm.; Ancho: 77 cm.
Procedencia
Colección Real

Bibliografía +

Espinós, Adela; Orihuela, Mercedes y Royo Villanova, Mercedes, El ''Prado disperso''. Cuadros depositados en Madrid. VII. Museo de América, Boletín del Museo del Prado, III, 1982, pp. 44.

El niño en el Museo del Prado, Ministerio de Cultura, Dirección General de Bellas Artes, Madrid, 1983, pp. 152.

Martinez Ibañez, Maria Antonia, Antonio Carnicero Mancio, Pintor. Vol. II. Tesis Doctoral, Universidad Complutense, Madrid, 1987, pp. 310, nº 16.

Martínez Ibáñez, María Antonia, La pintura de Antonio Carnicero Mancio en el Prado, Boletín del Museo del Prado, XI, 1990, pp. 37-41.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, I, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1990.

Antonio Carnicero : 1748-1814, Ayuntamiento, Madrid, 1997.

Luna, J. J., Infante con tambor y pandereta (h. 1798-1802). En: Ruiz Gómez, L.: El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2006, pp. 162, n. 52.

Otros inventarios +

Inv. Real Museo, 1857. Núm. 1996.
1996. Retrato de un infantito con un tambor./ Alto 4 pies; ancho 2 pies, 9 pulg.

Exposiciones +

El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya
Madrid
12.06.2007 - 02.09.2007

El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya
Bilbao
05.03.2007 - 20.05.2007

El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya
Alicante
12.12.2006 - 18.02.2007

El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya
Toledo
19.09.2006 - 26.11.2006

El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya
Salamanca
22.06.2006 - 21.08.2006

El retrato español en el Prado. Del Greco a Goya
Santiago de Compostela
09.03.2006 - 14.05.2006

Homo Ludens. El juego en las colecciones del Museo del Prado
Lausanne
30.05.2002 - 29.09.2002

Homo Ludens: le jeu dans les collections du Museo del Prado
Lausanne
29.05.2002 - 22.09.2002

Antonio Carnicero Mancio
Salamanca
01.09.1997 - 30.09.1997

Antonio Carnicero Mancio
Madrid
28.01.1997 - 20.03.1997

Ubicación +

Madrid - Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (Depósito)

Objetos presentados +

Tambor: Tambor bimembranófono con cuerpo cilíndrico en madera. Parche de piel de animal (carnero o cabra) sujeto por bastidores de madera de donde cuelgan pequeños cascabeles o elementos decorativos. Se acompaña una baqueta cónica de madera con cabeza semicircular. El tambor fue usado en Occidente desde la Edad Media para uso militar, fundamentalmente como instrumento que rige la marcha, antes de integrarse a principios del siglo XVIII en la orquesta operística y luego sinfónica.
En la obra, su uso responde a la costumbre de distinguir los retratos de niños de la época por medio de juguetes, instrumentos, atributos o amuletos. El tambor y otros instrumentos de percusión se relacionan tradicionalmente con el mundo infantil.

Pandereta: Pandereta con bastidor circular de madera con cuatro orificios con láminas de metal en suspensión que suenan por entrechoque. Cuelgan del marco dos cascabeles dorados. El parche es de piel de animal y la baqueta, cónica de madera, remata con cabeza semicircular. Se observa que le falta el par de sonajas. Descendiente del tympanum de la Antigüedad y del tambor de marco del medioevo. En la obra, su uso responde a la costumbre de distinguir los retratos de niños de la época por medio de juguetes, instrumentos, atributos o amuletos.
El pandero, la pandereta y otros instrumentos de percusión se relacionan tradicionalmente con el mundo infantil. Instrumento asociado a la práctica popular.

Fecha de actualización: 22-10-2016 | Registro creado el 28-04-2015

Más obras de Carnicero Mancio, Antonio

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba