El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás

Velázquez y la familia de Felipe IV

08.10.2013 - 09.02.2014

A través de una treintena de obras, la exposición Velázquez: y la familia de Felipe IV pretende introducir al espectador en dos temas profundamente interrelacionados. Por un lado, la actividad como retratista desarrollada por Velázquez en los once últimos años de su carrera, y la continuación de esa labor por sus sucesores Juan Bautista Martínez del Mazo y Juan Carreño durante las décadas de 1660 y 1670. Siendo una exposición sobre retratistas cortesanos, también lo es sobre la familia real. De hecho, en 26 de esos treinta cuadros se representa al rey, a su mujer o a sus hijos, cuyas peripecias personales tuvieron una repercusión europea, pues afectaban al equilibrio de fuerzas del continente. La exposición invita a reflexionar, así, no sólo sobre uno de los momentos más brillantes y con mayor personalidad de la carrera de Velázquez y de la historia del retrato cortesano español, sino también sobre cómo este tipo de pinturas se convirtieron en instrumentos de intercambio diplomático, y cómo reflejaban las expectativas que en toda Europa se tejieron en torno al devenir de la familia real.Cronológicamente la exposición abarca desde la entrada en Madrid de Mariana de Austria como nueva reina (a finales de 1649) hasta su retiro en Toledo en 1677, después de haber dado luz a un príncipe, haber enviudado y haber ostentado la regencia durante diez años. Cuando llegó a Madrid, Velázquez se encontraba en Roma, donde en 1650 realizó una docena de retratos relacionados con la corte papal, que constituyen hitos en la historia del género. A la exposición se traen cuatro de ellos, que permiten documentar lo que hacía Velázquez en un momento en el que debería haber estado en Madrid, retratando a la reina (una de las grandes paradojas de su carrera); y permiten también mostrar hasta qué punto se trataba de un pintor capaz de adaptarse a las diferentes expectativas de sus patronos. La comparación de los retratos romanos con los retratos de busto que hizo de Felipe IV, Mariana de Austria o Maria Teresa revelará cómo en Roma amplió la gama expresiva de sus retratos, y cómo a su vuelta a la corte madrileña recuperó el hieratismo y la distancia anteriores.El núcleo de la exposición está compuesto por los retratos reales que hizo Velázquez en Madrid desde su vuelta de Roma hasta su muerte en 1660. Son once piezas que forman un capítulo aparte dentro de su carrera, por su singularidad iconográfica y técnica, y en las que se mantuvo a un nivel de calidad extremadamente alto. El mundo femenino e infantil invade por vez primera su catálogo, el color se hace más denso, variado y suntuoso de lo habitual hasta entonces, y se incorporan decididamente las alusiones espaciales a los retratos reales. Entre esas obras destaca especialmente Las Meninas, que aunque no van a figurar físicamente en el espacio expositivo, forman parte fundamental de la muestra. Las meninas supone una formidable reivindicación del género del retrato, y un gran ejercicio de autoafirmación social y profesional por parte de su autor. Su complejidad iguala un retrato a la más erudita “pintura de historia”, y la convierte en el mejor ejemplo del grado de sofisticación al que había llegado la corte española. Porque cuando Velázquez lo pintó –y es una de las cosas que pretende subrayar la exposición- la cultura cortesana española atravesaba uno de sus momentos más creativos, con literatos como Pedro Calderón y Antonio de Solís en la cima de sus facultades, o con unas Colecciones Reales en pleno proceso de expansión y remodelación.La demanda de imágenes a que dio lugar la llegada de una nueva reina y el nacimiento de infantes y príncipes obligó a multiplicar el número de retratos y a poner en marcha un activo taller. La exposición refleja este hecho a través de varias versiones de los originales de Velázquez, realizadas en su taller y bajo su supervisión.La última parte de la exposición se centra en el retrato cortesano posterior a Velázquez, a través de la obra de Martínez del Mazo y Carreño. Partiendo de soluciones velazqueñas, supieron renovar la iconografía real en una dirección más abigarrada y barroca. Una de sus principales características fue la incorporación decidida de los espacios palaciegos a los retratos, especialmente los llamados “Salón de los Espejos” y “Pieza Ochavada”, que son lugares fuertemente connotados. A través de ellos, crearon una tipología que singulariza el retrato cortesano español del momento respecto a otras tradiciones retratísticas, y en la que los espacios reales actuaron como escenarios donde se escenificó el equilibrio de fuerzas entre los últimos representantes de la casa de Austria.

Comisario:
Javier Portús, Jefe de Conservación de Pintura Española (hasta 1700)

Acceso

Sala C. Edificio Jerónimos

Horario

De lunes a sábado de 10 a 20h, domingos y festivos de 10 a 19h.

Patrocinada por:
Fundación Axa

Multimedia

Exposición

Por qué Velázquez

Por qué Velázquez
La reina doña Mariana de Austria
Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 231 x 131 cm, 1652
Madrid, Museo Nacional del Prado

"En primer lugar, hay que señalar que no es una exposición general sobre Velázquez, pues se centra en un momento muy singular de su carrera como retratista cortesano: sus once últimos años, que desde el punto de vista de sus modelos, sus composiciones o el uso y variedad de su cromatismo constituye una etapa llena de personalidad y belleza, y de un nivel de calidad muy alto. La exposición investiga también sobre su herencia y sobre cómo su presencia no se acabó con las obras que salieron de su mano, sino que se prolongó a través de cuadros de taller y mediante la labor de sus continuadores, especialmente Mazo y Carreño.

Aclarado esto, las respuestas son múltiples, y varían dependiendo del punto de referencia:

Desde el punto de vista del Museo del Prado, Velázquez ha sido, desde su misma fundación en 1819, uno de los pilares en torno a los cuales se han organizado sus colecciones. Profundizar en el conocimiento de su obra, y contribuir a su difusión ha sido siempre una responsabilidad de la institución. En el caso de esta exposición, además, se trata de acercar al público del museo a dos de los momentos de Velázquez peor representados en su colección: el segundo viaje a Italia, y los retratos femeninos e infantiles que hizo tras su vuelta a Madrid.

Desde el punto de vista español, Velázquez constituye uno de los puntos de referencia de nuestra memoria colectiva. A lo largo de los siglos, sus obras han servido con mucha frecuencia para reflexionar sobre nosotros mismos y nuestra historia, como en un espejo. Eso ha hecho que con el paso del tiempo se hayan ido superponiendo numerosas capas de lecturas y connotaciones, que enriquecen los significados originales de los cuadros. Exposiciones como esta buscan seguir alimentando esa fuente de pensamiento y estimular la reflexión sobre nosotros mismos, pues no sólo trata sobre Velázquez, Mazo o Carreño, sino también sobre la familia real, y sobre cómo estos pintores supieron reflejar un momento especialmente complejo de nuestro pasado.

La exposición tiene como punto de referencia “Las meninas”, lo que significa que gira en torno a una de las obras de arte antiguo más “actuales” y que más han interesado al pensamiento contemporáneo. Desde que Picasso realizó su serie en 1967 y Foucault publicó su ensayo en 1966, el cuadro ha servido como punto de partida para plantear cuestiones candentes relacionadas con las leyes y los límites de la representación, el papel del espectador, la tensión entre realidad e ilusión, o las fórmulas para definir identidades. Varios de esos asuntos se plantean también en otras obras de la exposición, que participan del mismo contexto en el que se creó “Las meninas”.

Desde el siglo XVIII en España y el XIX en Europa y América, Velázquez ha sido uno de los pintores antiguos más revisitados por las nuevas generaciones de artistas, en un proceso que llega hasta nuestros días. Eso lo convierte en una referencia viva. En el caso de las obras presentes en esta exposición cuadros como “Las meninas” o los retratos de la infanta Margarita y la reina Mariana de Austria han tenido un extraordinario valor icónico para artistas españoles y extranjeros, lo que es índice de hasta qué punto se trata de imágenes con capacidad de seguir generando respuestas en los espectadores. Nunca hasta ahora se había producido tal concentración de Marianas, Margaritas o María Teresas, y de esa reunión se espera que sea un poderoso estímulo.

Además de una página de la historia de la pintura, la exposición es una crónica familiar; y a través de los retratos el espectador entra en contacto con la peripecia vital de un grupo familiar, cuyas vidas y destinos estaban severamente condicionadas por consideraciones de linaje e identidad."

Javier Portús, Jefe de Departamento de Pintura Española (hasta 1700) del Museo Nacional del Prado

Obras

1

El Papa Inocencio X

Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 82 x 71 cm
1650
Londres, The Wellington Museum-Apsley House

2

Camillo Massimo

Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 75,9 x 61 cm
1650
Kingston Lacy, The Bankes Collection (The National Trust)

3

Camillo Astalli

Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 61 x 48 cm
1650 - 1651
Nueva York, on loan from the Hispanic Society of America, New York, NY

6

Felipe IV

Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 64,1 x 53,7 cm
ca. 1656
Londres, The National Gallery. Bought, 1865

7

Mariana de Austria

Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 46,7 x 43,5 cm
ca. 1653 - 1656
Dallas, Meadows Museum, SMU, Dallas. Algur H. Meadows Collection

9

La infanta María Teresa

Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 34 x 40 cm
1653
Nueva York, Lent by The Metropolitan Museum of Art, The Jules Bache Collection, 1949

10

La infanta María Teresa

Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 127 x 98,5 cm
1653
Viena, Kunsthistorisches Museum Wien, Gemäldegalerie

11

La infanta Margarita

Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 128,5 x 100 cm
ca. 1654
Viena, Kunsthistorisches Museum Wien, Gemäldegalerie

12

La infanta Margarita

Taller de Velázquez
Óleo sobre lienzo, 70 x 58 cm
ca. 1654
París, Collection de Louis XIV. Musée du Louvre. Département des Peintures

13

La infanta Margarita

Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 105 x 88 cm
1656
Viena, Kunsthistorisches Museum Wien, Gemäldegalerie

14

Felipe Próspero

Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 128,5 x 99,5 cm
ca. 1659
Viena, Kunsthistorisches Museum Wien, Gemäldegalerie

15

La infanta Margarita, en traje azul

Diego Velázquez
Óleo sobre lienzo, 126 x 106 cm
ca. 1659
Viena, Kunsthistorisches Museum Wien, Gemäldegalerie

16

La infanta Margarita en traje verde

Juan Bautista Martínez del Mazo
Óleo sobre lienzo, 121 x 107 cm
ca. 1659
Budapest, Szépművészeti Múzeum

19

Las meninas

Juan Bautista Martínez del Mazo
Óleo sobre lienzo, 142,2 x 121,9 cm
ca. 1660
Kingston Lacy, The Bankes Collection (The National Trust)

20

La infanta Margarita en traje rosa

Juan Bautista Martínez del Mazo
Óleo sobre lienzo, 120,5 x 94,5 cm
ca. 1663
Viena, Kunsthistorisches Museum Wien, Gemäldegalerie

21

La familia del pintor

Juan Bautista Martínez del Mazo
Óleo sobre lienzo, 149,5 x 174,5 cm
1664 - 1665
Viena, Kunsthistorisches Museum Wien, Gemäldegalerie

22

Mariana de Austria

Juan Bautista Martínez del Mazo
Óleo sobre lienzo, 196,8 x 146 cm
1666
Londres, The National Gallery. Presented by Rosalind, the Countess of Carlisle, 1913

24

Carlos II

Juan Carreño de Miranda
Óleo sobre lienzo, 210 x 147 cm
ca. 1671
Oviedo, Museo de Bellas Artes de Asturias

27

Mariana de Austria

Juan Carreño de Miranda
Óleo sobre lienzo, 208 x 141 cm
1677
Rohrau, Graf Harrach'sche Familiensammlung, Schloss Rohrau

28

Carlos II, como gran maestre de la orden del Toisón de Oro

Juan Carreño de Miranda
Óleo sobre lienzo, 216 x 140 cm
1677
Rohrau, Graf Harrach'sche Familiensammlung, Schloss Rohrau

29

La reina Doña Mariana de Austria

Taller de Velázquez
Óleo sobre lienzo, 209 x 125 cm
1652 - 1653
París, Collection de Louis XIV. Musée du Louvre. Département des Peintures

Actividades

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba