El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás
Interactivo

El Bosco. Una historia en imágenes

Recurso interactivo (scrollytelling) sobre la obra y vida del Bosco.

Cargando

El Bosco nació hacia 1450 en un pueblo llamado ’s-Hertogenbosch. De la última sílaba de su ciudad le viene el sobrenombre Bosch (Bosco en español). Su verdadero nombre era Jeronimus van Aeken.

+

La estatua de Marte que aparece en el paisaje de la Adoración de los Magos indica que Cristo nace en un mundo dominado por los romanos, que adoran a los ídolos.

Tríptico de la Adoración de los Magos (detalle del panel central).

’s-Hertogenbosch pertenecía al Ducado de Brabante. Integrado en los llamados Países Bajos, en la actualidad esos territorios están repartidos entre Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Francia.

En época del Bosco, este Ducado era una de las cortes más ricas y brillantes de Europa. Su prosperidad se basaba en la excelente agricultura y en la floreciente industria textil que se comercializaba a través del puerto de Amberes.

+

El Bosco debió permanecer en su ciudad, sin viajar fuera de ella, la mayor parte de su vida. No obstante, el conocimiento que demuestra tener en sus obras de las de algunos pintores contemporáneos hace pensar que pudo viajar por su país.

+

Repetiría la arquitectura de su ciudad natal en muchas de sus obras.

Tríptico de la Adoración de los Magos (detalle del panel derecho).

Los años de la infancia y juventud del Bosco, cuando gobernaba Felipe el Bueno, se movieron en un marco optimista y feliz. En su madurez, con el gobierno de Carlos el Temerario y María de Borgoña, las cosas se complicaron y se vivieron tiempos de crisis, luchas e inestabilidad.

El niño Jesús jugando (detalle). Viena, Kunsthistorisches Museum, Gemäldegalerie.

María de Borgoña se casó con el emperador Maximiliano I, por lo que sus dominios se unieron a los de los Habsburgo. El matrimonio de su hijo Felipe el Hermoso con Juana de Castilla, hija de los Reyes Católicos y conocida como "la Loca", pretendía unir bajo un mismo trono al Ducado de Brabante, España y el Sacro Imperio Romano Germánico.

El Bosco vivió -y así lo refleja en sus obras- un complejo clima espiritual que, siendo casi todavía medieval, experimentó a finales del siglo XV una honda crisis de crecimiento y cambio.

+

El mundo es un carro de heno, del que cada uno toma lo que puede coger”. El Bosco ilustra ese proverbio flamenco en este tríptico.

+

Una pareja disfruta de la música en lo alto del carro, ajenos a lo que sucede abajo.

+

Todos siguen al carro para intentar apoderarse del heno: el papa, el emperador, un rey, un miembro de la alta nobleza, diversos religiosos…

El carro de heno (detalle).

El pintor nació en una familia bien posicionada, dueña de tierras y casas, tradicionalmente vinculada a la pintura. Su abuelo, su padre, dos de sus tíos maternos y sus dos hermanos también fueron pintores. Sin duda, debió aprender los fundamentos de su arte en el taller de su padre.

Alrededor de los treinta años se casó con Aleid van deMeervenne, una joven de familia acomodada, que aportó una buena dote al matrimonio. No tuvieron hijos y ella sobrevivió diez años al pintor.

+

El Bosco situó a san José, en la tabla de la izquierda, apartado de la escena principal y ocupado secando los pañales del Niño.

+

El personaje encadenado y casi desnudo que asoma por la puerta ha sido sucesivamente interpretado como Adán, el Anticristo o Herodes, sin que ninguna identificación resulte convincente.

+

Sobre la esfera está posada el Ave Fénix, que evoca la Resurrección de Cristo, cogiendo un grano con su pico.

El Bosco trabajó como pintor en su ciudad, donde alcanzó un gran reconocimiento. Fue miembro de la Cofradía de Nuestra Señora, que tenía una capilla en la iglesia de san Juan de la localidad. Gracias a sus archivos conocemos las escasas referencias documentales al pintor que se conservan.

En su larga vida dibujó y pintó mucho. Desdichadamente, muchas de sus obras fueron destruidas después en el movimiento reformista religioso del siglo XVI, la Reforma protestante, que las consideraba inmorales.

Tríptico de las tentaciones de san Antonio Abad (detalle). Lisboa, Museu Nacional de Arte Antiga.

Conocemos la fecha de la muerte del Bosco gracias a los archivos de la Cofradía de Nuestra Señora. En ellos se dice que el 9 de agosto de 1516 se celebraron los funerales por el difunto cofrade “Jeronimus van Aken pintor”, que debió fallecer pocos días antes.

+

La muerte acecha a un moribundo mientras un ángel y un demonio esperan para llevarse su alma. Sujeta una vela en la mano mientras le muestran un crucifijo y recibe la extremaunción.

Las obsesiones y las angustias de los hombres y mujeres de esos momentos las representó El Bosco en sus pinturas. Fue un hombre de su tiempo, dotado además de una portentosa imaginación y una riquísima fantasía.

+

El falso médico lleva en la cabeza un embudo, símbolo de la sabiduría, colocado en posición invertida, con lo que se convierte en símbolo de la locura.

+

Lo que se extrae de la cabeza del paciente no es una piedra, sino una flor. La escena adquiere así connotaciones sexuales. No está siendo curado de su locura, sino que está siendo castrado.

La Cofradía de Nuestra Señora, de gran influencia en la vida del Bosco y en la de su ciudad, era una asociación religiosa de carácter piadoso y asistencial. Entre sus actividades figuraba la organización de fiestas, procesiones y representaciones teatrales en honor de la Virgen María.

Es posible que el Bosco se relacionase también con la Hermandad de la Vida en Común, una más de las muchas asociaciones religiosas del momento que recomendaba la vida ejemplar, la caridad y la pureza de espíritu frente a la corrupción general y la hipocresía de la vida religiosa.

+

Animales reales y fantásticos participan en la gran cabalgata de los vicios.

+

Los amantes encerrados en un globo de cristal aluden, probablemente, al refrán flamenco que dice: "La felicidad es como el vidrio, se rompe pronto".

+

En 1605, fray José de Sigüenza, bibliotecario de El Escorial, se refirió a esta obra como "tabla de la gloria vana y breve gusto de la fresa o madroño...", fruto que abunda en el cuadro.

Debió ser un hombre culto y un buen conocedor de la literatura de su época, ya que muchas de sus obras tratan temas de origen literario. También refleja el saber popular que se transmitía por medio de refranes y tradiciones.

San Juan Evangelista en Patmos (detalle). Berlín, Staatliche Museen zu Berlin, Gemäldegalerie.

El teatro influyó extraordinariamente en su pintura. Muchas de sus obras están compuestas como si de auténticos escenarios teatrales se tratara. También se aprecia esa influencia teatral en los adornos con que decora los trajes de los personajes de sus pinturas y, evidentemente, en la importancia que concede a las máscaras en muchas de sus composiciones.

El Bosco conoció un gran éxito en vida y sus obras fueron copiadas y falsificadas con asiduidad. El arquitecto y grabador Alaert van der Hameel incluyó en muchas de sus estampas motivos tomados directamente de composiciones del Bosco, lo que contribuyó notablemente al conocimiento de sus obras y al crecimiento del número de admiradores de su actividad.

Los temas que el Bosco trata en sus pinturas son, fundamentalmente, religiosos y alegóricos. Mientras que los de carácter religioso son siempre fáciles de reconocer y generalmente de interpretar, los asuntos alegóricos exigen de nuestra parte un profundo conocimiento de la sociedad de su tiempo y de los vicios y virtudes de sus contemporáneos, de los que con frecuencia se burlaba mostrándoles sus propias costumbres sociales y deformaciones morales.

El Bosco fue, sin duda, un hombre de su tiempo, dotado además de una portentosa imaginación y una riquísima fantasía.

+

En ’s-Hertogenbosch había una floreciente industria de fabricación de cuchillos. Al atravesar dos orejas representa a aquellos que no quieren escuchar el mensaje de salvación.

+

El hombre–árbol es, probablemente, un autorretrato del Bosco, que nos muestra nuestro destino.

+

El interés del Bosco por los incendios tiene su origen en el que en 1463 arrasó su ciudad natal. Tenía apenas 12 o 13 años y nunca pudo olvidar ese dantesco espectáculo.

+

La gaita es símbolo de la lujuria y los placeres de la carne.

Arriba