El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Cossiers, Jan

Amberes, 1600 - Amberes, 1671

Pintor y dibujante flamenco. Se forma con su padre, Anton Cossiers, y con Cornelis de Vos, aunque también aprende con Abraham de Vries en Aix-en -Provence, justo antes de iniciar un viaje a Roma en 1624. En 1626, de vuelta en Aix entra en contacto con el humanista Claude Fabri de Peiresc gracias a Rubens. Hacia 1627 Cossiers se establece en Amberes, donde ingresa como maestro en el Gremio de San Lucas. Sus primeras obras allí son pinturas de género, del tipo de Gitanas adivinas (Musée des Beaux-Arts de Valenciennes) y Jugadores de cartas, entre otras, con las que intenta hacerse un hueco en el mercado. Aunque sus obras recuerdan la manera sensual y el rico colorismo del Rubens anterior a 1620, son evidentes los contrastes de claroscuro heredados de la escuela caravaggista romana, con una aplicación libre de la pintura de consistencia cremosa y la técnica lisa propia de los tenebrosi. Su estilo también se relaciona con pintores como Gerard Seghers o Jacob Jordaens, especialmente en la inclinación hacia los mismos conceptos del color y de la forma. Sin embargo, su carrera está marcada por la relación con Rubens, apuntándose incluso que éste pretendiera llevarlo consigo a España en 1628. La relación pictórica es evidente a la luz de las numerosas obras que realizó Cossiers que habían sido previamente encargadas a Rubens. En 1635 participó activamente en la decoración para la entrada triunfal del cardenal-infante don Fernando de Austria en Amberes, aunque su mayor éxito vendría hacia 1636-1638 al llevar al lienzo varios bocetos de los diseños de Rubens para la decoración de la Torre de la Parada, entre ellos, Júpiter y Licaón, Narciso y Prometeo trayendo el fuego, éste concebido como parte de un grupo integrante de historias de Leda, Venus y Baco y una figura de Atlante. Las obras de Cossiers para la Torre de la Parada pasaron desde esta residencia al Palacio Real y posteriormente al Museo del Prado, aunque Prometeo estuvo una temporada en la Academia de San Fernando, formando parte de los cuadros de desnudo recluidos en esta institución. A la muerte de Rubens, Cossiers realizó numerosos encargos eclesiásticos, como la Adoración de los pastores para la iglesia jesuita de Amsterdam (Minneapolis Institute of Art, Mineápolis). Estas obras denotan una factura más libre en el uso del color y en el uso de brillantes efectos de luz y sombra que derivan en un evidente sfumato. Además. las figuras están dotadas de una fuerte carga expresiva que se acrecienta en las obras más tardías donde las composiciones influenciadas por Rubens giran a otras insertas en ambientes de mayor carga emocional, como el conjunto de la Pasión de Cristo que realizó para la iglesia del Beguinage de Malinas.
(Pérez Preciado, J. J. en E. M. N. P., Madrid, 2006, tomo III, pág. 858)

Obras (3)

Júpiter y Licaón
Óleo sobre lienzo, 1636 - 1638
Cossiers, Jan
Prometeo trayendo el fuego
Óleo sobre lienzo, 1636 - 1638
Cossiers, Jan
Narciso
Óleo sobre lienzo, 1636 - 1638
Cossiers, Jan

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba