El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

López Portaña, Vicente

Valencia, 19.9.1772 - Madrid, 22.7.1850

Formado en la Academia de San Carlos de Valencia, su ascenso profesional fue rápido debido a sus extraordinarias dotes artísticas como dibujante y colorista. En 1789 obtuvo, en el concurso general anual de la Academia, una pensión que le permitió trasladarse a Madrid por tres años.
Allí prosiguió sus estudios y en 1790 recibió el primer premio de la Academia de San Fernando con su pintura Los Reyes Católicos recibiendo una embajada del rey de Fez (Madrid, Academia de San Fernando). Entró entonces en contacto con los grandes pintores tardobarrocos al servicio de la Corona, especialmente con Mariano Salvador Maella (1739-1819), de quien adquirió su concepción de las grandes composiciones decorativas, así como el esmerado dibujo, preciso y analítico, como mejor herramienta de trabajo. Maella le facilitó el acceso a los Reales Sitios, donde estudió con admiración el fastuoso tardobarroco decorativo italiano en la obra de Luca Giordano y de Corrado Giaquinto, que le influirían decisivamente a lo largo de toda su carrera.
En 1792 regresó a Valencia donde, debido a su prestigio, recibió pronto importantes encargos, sobre todo decorativos y religiosos, que le consolidaron como el gran pintor valenciano de ese momento. Así, asumió en 1802 el encargo de realizar el gran retrato de Carlos IV y su familia, homenajeados por la Universidad de Valencia (Prado, P02815), en el que desplegaría su más encendido lenguaje de tradición barroca, por el que el rey le nombró pintor honorario de cámara en diciembre de ese mismo año.
Durante la ocupación francesa López hubo de asumir, obligado por su preeminente posición en la capital valenciana, la ejecución de varios retratos para el mariscal Louis Suchet, al mando de las tropas napoleónicas. Pero, tras el regreso de Fernando VII a España, realizó varias efigies del monarca que le permitieron retomar el contacto con la Corona, entre las que destaca Fernando VII con el hábito de la orden de Carlos III (Valencia, Ayuntamiento). Así, descontento el rey con el trabajo de los retratistas a sueldo en Palacio, el 26 de julio de 1814 escribe de su puño y letra una orden de «enviar a llamar a López el pintor», nombrándole el 1 de marzo de 1815 su primer pintor de cámara, en sustitución de Maella -que tanto había ayudado a López en sus años juveniles-, acusado ahora de servir al rey intruso, José Bonaparte.
De su dilatada labor cortesana destacan los retratos realizados a las sucesivas esposas de Fernando VII, en especial el de María Cristina de Borbón, reina de España (P00865), aunque su culminación como retratista real seguramente sea el espectacular Fernando VII con el hábito de la Orden del Toisón de Oro (Roma, Embajada de España ante la Santa Sede). Así, López se ocupó también de algunos importantes encargos decorativos en el Palacio Real, como los frescos Alegoría de la institución de la orden de Carlos III y La potestad soberana en el ejercicio de sus facultades, de una clara función simbólica. Antes, en 1818, había realizado una gran pintura al temple para el techo del salón principal del Casino de la Reina, la Alegoría de la donación del Casino a la reina Isabel de Braganza por el Ayuntamiento de Madrid (Prado, P04094), dependiente de los modelos decorativos de Corrado Giaquinto que tanto admiró en su juventud.
Su llegada a Madrid bajo la protección de Fernando VII, determinó su puesto en algunas instituciones directamente vinculadas con la Corona. Así, en 1814 fue admitido como miembro de mérito en la Real Academia de San Fernando y sólo dos años más tarde asumió la dirección de la pintura en esa corporación. También desde 1823 quedó vinculado funcionalmente al Real Museo de Pinturas como director artístico aunque antes había participado en la selección de los fondos de las colecciones reales que debían integrarlo.
Aunque durante las regencias que sucedieron a la muerte del monarca logró mantener su posición predominante en la Corte, con la llegada al trono de Isabel II fueron los Madrazo los encargados de acunar la imagen de la Corona, desplazando el protagonismo del pintor valenciano. López, sin embargo, supo adaptar su lenguaje academicista a las modas románticas al final de su carrera, especialmente en sus retratos, entre los que destaca el espléndido de Maria Francisca de la Gándara, condesa viuda de Calderón (P07041) (G. Navarro, C. en: El Siglo XIX en el Prado, Museo Nacional del Prado, 2007, pp. 475-476).

Su retrato realizado por su hijo Bernardo López Piquer corresponde a la obra P07742 del Museo del Prado.

Obras (42)

La adoración de la Sagrada Forma
Óleo sobre lienzo sobre tabla, Hacia 1792
López Portaña, Vicente (Copia de Coello, Claudio)
Fray Tomás Gascó
Óleo sobre lienzo, Hacia 1794
López Portaña, Vicente
La huida a Egipto
Óleo sobre lienzo, Hacia 1795
López Portaña, Vicente
María Pilar de la Cerda y Marín de Resende, duquesa de Nájera
Óleo sobre lienzo, Hacia 1795
López Portaña, Vicente
El sueño de san José
Óleo sobre papel pegado en cartón, 1791 - 1792
López Portaña, Vicente
San Pedro liberado por el ángel
Óleo sobre papel pegado en cartón, 1791 - 1792
López Portaña, Vicente
El Buen Pastor
Óleo sobre tabla, Hacia 1800
López Portaña, Vicente
Carlos IV y su familia homenajeados por la Universidad de Valencia
Óleo sobre lienzo, 1802
López Portaña, Vicente
El sueño de San José
Óleo sobre lienzo, 1805
López Portaña, Vicente

Multimedia

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba