El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Reni, Guido

Calvezzano (Bolonia, Emilia-Romaña), 04/11/1575 - Bolonia (Emilia, Romaña), 18/08/1642

Nacido en 1575 en Bolonia, hijo de un músico y dedicado él mismo a la música en sus primeros años, Reni fue discípulo, junto a Domenichino y Albani, del manierista flamenco Denis Calvaert. Atraido, sin embargo, por la fama de la Academia de los Carracci y por el estudio que ellos propugnaban de la Antigüedad clásica y de la naturaleza, el joven artista entra en ella en 1595. Hacia 1600 Reni marcha a Roma, donde salvo breves interrupciones permanece hasta 1614. Allí tiene ocasión de profundizar en el estudio de las obras de Rafael y comienza al tiempo a experimentar con el tenebrismo de Caravaggio, del que es fruto su "Martirio de San Pedro", de 1604, hoy en la Pinacoteca Vaticana. En los años posteriores la pintura de Reni evoluciona hacia un clasicismo riguroso, del que son ejemplo su "Matanza de los Inocentes", de 1611, en la Pinacoteca boloñesa, estudio magistral de los sentimientos humanos, y el fresco de la "Aurora" en el Casino Rospigliosi Pallavicini en Roma, una de las obras más bellas de todo el siglo XVII italiano. A su regreso a Bolonia, el artista desarrolla esta tendencia, unida a un colorido de tonalidades plateadas de gran refinamiento. La influencia de Reni se extiende tanto en Italia como fuera de ella, especialmente en Francia, en artistas como Vouet y La Hire, cuya pintura pretendía captar la armonía de los clásicos, la idea de belleza y el naturalismo de su siglo, que Reni habia sabido fundir mejor que ningún otro.
(MMM, 1983, P. 136)

Reni, Guido (Bolonia, 1575-1642). Pintor y grabador italiano. Artista largamente ignorado, fue sin embargo considerado en su época uno de los pintores más importantes de Italia. Su definitiva recuperación crítica se llevó a cabo en 1954, con motivo de la memorable exposición que tuvo lugar en dicho año en Bolonia. Su pintura, profundamente influida por la Antigüedad clásica y por Rafael, constituye una de las más vigorosas muestras de la tendencia clasicista del arte barroco. En Bolonia fue discípulo del artista flamenco Dionisio Fiamingo Calvaert, aunque muy pronto, quizás antes de 1595, comenzó a frecuentar la academia de los Carracci, cuya educación propugnaba el retorno a la naturaleza. Son muy pocas las obras existentes de esta primera etapa boloñesa, aunque las conocidas lo muestran experimentando con elementos formales de la tradición (Calvaert, Francesco Francia o Francesco Vanni), junto a otros que muestran ya su independencia de carácter, que propugna una visión más heroica e idealizada de la realidad. Su partida para Roma debió de producirse en 1601 y allí permaneció durante unos quince años, con puntuales viajes a Bolonia (quizá en 1603, para asistir al funeral de Agostino Carracci). Allí profundizó en el conocimiento de la pintura de Rafael y la copia de esculturas clásicas. Además, Roma le proporcionó la ocasión de entrar en contacto con propuestas innovadoras como era la pintura de Caravaggio, cuyo influjo se deja sentir poderosamente en su producción de 1603 a 1605, en obras como Crucifixión de san Pedro (Musei Vaticani, Roma). A partir de este momento, Reni manifestó con total independencia su personalidad artística para importantes comitentes, como los cardenales Paolo Emilio Sfondrati o Scipione Borghese, este último sobrino de Pablo V para el que realizó los frescos de San Andrea conducido al martirio, en el oratorio de San Andrés (San Gregorio al Celio, 1609) o la Aurora para el Casino de su nombre (1614). Al mismo tiempo llevó a cabo importantes encargos para Bolonia, entre los que se encuentra Matanza de los inocentes (1611, Pinacoteca Nazionale di Bologna), una de sus obras fundamentales. En esos momentos Reni alcanzó un lugar determinante en la cultura artística romana, sufriendo la influencia de Albani, Caballero de Arpino, Rubens y Gentileschi, al mismo tiempo que influyó poderosamente en otros, como Bernini. En 1614 se estableció definitivamente en Bolonia, ciudad que abandonó solo para trasladarse brevemente a Roma o Nápoles. Durante este periodo realizó obras como Hipomenes y Atalanta (Prado), una de sus obras maestras más reconocidas, y creó también sus célebres personajes femeninos (Cleopatra, Lucrecia, Salomé, Judith, etc.), dulces y serenas representaciones que gozaron de amplísima popularidad y que fueron copiadas en infinidad de ocasiones. Durante sus últimos años Reni modificó su paleta, que progresivamente se fue aclarando hasta alcanzar una calidad casi monocroma, con perfiles también cada vez más imprecisos y pinceladas más libres. Alguna de estas obras ha planteado enconadas polémicas entre los especialistas en su pintura, los cuales debaten sobre si se trata de obras finalizadas, o si, por el contrario, son los cuadros que se encontraban sin terminar en su taller en el momento de su muerte.
(Úbeda de los Cobos,A. En:E.M.N.P, 2006, Tomo V, p.1829-1830)

Obras (22)

Martirio de Santa Apolonia
Óleo sobre lámina de cobre, 1600 - 1603
Reni, Guido
Santa Apolonia en oración
Óleo sobre lámina de cobre, 1600 - 1603
Reni, Guido
La Magdalena
Óleo sobre lienzo, Primera mitad del siglo XVII
Reni, Guido
Santa Catalina
Óleo sobre lienzo, Hacia 1606
Reni, Guido
Lucrecia dándose muerte
Óleo sobre lienzo, Primera mitad del siglo XVII
Reni, Guido (Taller de)
Lucrecia dándose muerte
Óleo sobre lienzo, Siglo XVII
Reni, Guido (Copia)
La Caridad
Óleo sobre lienzo, Siglo XVII
Reni, Guido (Copia de)
El Arcángel San Miguel
Óleo sobre lienzo, Siglo XVII
Reni, Guido (Copia)
Asunción y Coronación de la Virgen
Óleo sobre tabla, 1602 - 1603
Reni, Guido

Multimedia

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba