El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Ariadna dormida
Taller romano
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Taller romano

Ariadna dormida

150 - 175. Mármol blanco, 99 x 238 cm.

En la pintura de Velázquez que representa una vista del jardín de la Villa Medici en Roma (P1211) se identifica en una logia la estatua de una figura yacente apenas esbozada por el artista. De la figura recostada, que en 1787 pasó a Florencia, al Palazzo Pitti, y posteriormente al Museo Arqueológico de aquella ciudad, ya entonces se conocían otras dos réplicas de tamaño mayor que el natural, en Roma: una se encontraba en el Vaticano, la segunda en la Colección de Cristina de Suecia; ésta fue enviada en 1724 a España e ingresó en 1830 en el Prado. Por la serpiente enroscada en torno al brazo izquierdo (de hecho, se trata de un brazalete), la estatua fue identificada erróneamente con Cleopatra.

La figura femenina que yace al aire libre sobre un lecho liso de roca viste un chitón de tela fina y rico en pliegues, que es sostenido apenas con un nudo sobre el hombro derecho. Reposa sobre su manto, que forma un recogido sobre el que apoya el hombro izquierdo y que cubre ambos hombros y las piernas. La cabeza reclinada descansa con los ojos cerrados sobre el dorso de la mano de su brazo izquierdo, acodado; mientras el brazo derecho está flexionado y reposa sobre la cabeza, respondiendo a una postura característica de durmiente, frecuente en la Antigüedad. Además del mencionado brazalete, calza sandalias; la cabellera, dividida por una raya en medio, cae libre sobre la espalda y está ceñida por una cinta, anudada en la parte posterior de la cabeza.

Debido a que es difícil determinar en qué medida los elementos de la iconografía dionisíaca -la cinta, el atuendo y la cabellera suelta a causa de la danza báquica, así como el brazalete en forma de serpiente- influyeron sobre la representación de Ariadna, no se tiene certeza si las estatuas del Prado, de Florencia y del Vaticano se refieren a una ménade o a Ariadna. El atuendo desordenado y el cansancio que refleja la figura dormida como consecuencia del movimiento y la excitación pueden aplicarse tanto a una ménade exhausta después de la danza orgiástica de culto como también a Ariadna, que, después de haber sido abandonada por Teseo, transida de dolor, busca olvido en el sueño.

Un tema predilecto del arte helenístico es la representación del sueño, que domina a amorcillos, pastores, ménades, sátiros y hermafroditas.

La figura yacente del Prado data de la última época de los emperadores Antoninos, tal como demuestran las profundas perforaciones en la cabellera, sobre la frente y en la nuca, que contrastan con las áreas pulidas de la piel. También el aspecto agitado de los pliegues debajo del pecho y del brazo izquierdo son característicos de esta época. La estatua fue labrada con esmero, como demuestra el bien conservado dobladillo del chitón, dispuesto de forma decorativa como un abanico abierto sobre el pie izquierdo; sus pliegues aún conservan un ligero pulido. En el siglo XVII, la escultura fue restaurada en el taller de Bernini (Texto extractado de Schröder, S.: Catálogo de la Escultura Clásica. Volumen II: Escultura Mitológica, Museo Nacional del Prado, 2004, pp. 392-397).

Multimedia

Ficha técnica

Número de catálogo
E00167
Autor
Taller romano
Título
Ariadna dormida
Fecha
150 - 175
Técnica
Esculpido
Materia
Mármol blanco
Dimensión
Alto: 99 cm.; Ancho: 238 cm.; Fondo: 95 cm.; Peso: 1360 Kg.; Peso del soporte: 220 Kg.
Procedencia
Colección Cristina de Suecia; Colección Livio Odescalchi; Colección Real (Coleccion Felipe V, Palacio de La Granja de San Ildefonso, Segovia)

Bibliografía +

Hübner, Emil, Die Antiken Bildwerke in Madrid, Druck Und Verlag Von Georg Reimer, Berlín, 1862, pp. 58.

Barrón, Eduardo, Catálogo de la Escultura, Imprenta y fototipia de J. Lacoste, Madrid, 1908, pp. 129-130, n.167.

Museo Nacional del Prado, Catálogo de la escultura, Madrid, 1908, pp. 129.

Ricard, Robert, Marbres Antiques du Musee du Prado a Madrid, Feret & Fils, Burdeos, 1923, pp. 66.

Museo Nacional del Prado, Catálogo de la escultura, Madrid, 1957, pp. 97.

Museo Nacional del Prado, Catálogo de la escultura, Patronato Nacional de Museos, Madrid, 1981, pp. nº167.

Velázquez, Ministerio de Cultura, Madrid, 1990, pp. 380.

Museo Nacional del Prado, Escultura clásica : guía, Fundación Marcelino Botín; Museo del Prado, Madrid, 1999, pp. 34.

Schröder, Stephan F., Catálogo de la escultura clásica: Museo del Prado, II, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2004, pp. 392-397.

Corona y arqueología en el Siglo de las Luces, Patrimonio Nacional, 2010, pp. 85-93.

Elvira Barba, Miguel Angel, Las esculturas de Cristina de Suecia: un tesoro de la Corona de España, Real Academia de Historia, Madrid, 2011, pp. 48,76 / 148.

Otros inventarios +

Inv. Real Museo, Escultura, 1857. Núm. 531.
531. Una Cleopatra colosal de marmol de Carrara echada en su lado de lo mismo. / largo 9 pies. / ancho 3 pies, 3 pulg.

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Ubicación +

Sala 074 (Expuesto)

Expuesto
Fecha de actualización: 18-10-2017 | Registro creado el 28-04-2015

Más obras de Taller romano

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba