El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Botella con anillas
Anónimo
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Anónimo

Botella con anillas

Último tercio del siglo XVI. Cristal de roca / cuarzo hialino, Oro, 28,5 x 16 cm.

Vaso compuesto por diversas piezas de cristal de roca ensambladas y seis guarniciones de oro con esmalte negro. El cuerpo es alto con cuatro grandes gallones, de base redondeada, estrechándose en su parte superior hasta enlazar con un cuello estrecho, facetado en cuatro lados, con moldura en medio y boca exvasada cuadrilobulada. Dos brazos en "ese" surgen del tercio superior y acaban a la altura del arranque del cuello, rematándose en volutas y veneras. La decoración muy profusa en el cuerpo, consiste en una banda superior de gallones dobles de centro cóncavo, y bajo ésta, un diseño vegetal con espigas de guisantes o perlas, así como aves estilizadas con picos de águila. El pie, de perfil cóncavo, es bajo y agallonado. En la base del cuerpo, dos guarniciones bajo los brazos, ofrecen anillas para suspensión, que se corresponden con las de la guarnición del cuello. Según el inventario de Versalles y el de 1746, tuvo otra guarnición de oro esmaltado de negro al pie.

El diseño de la franja esmaltada en las guarniciones consiste en ovas separadas por franjas, motivo que encontramos en otros vasos, como el núm. O00093. Sus brazos en "ese", acabados en veneras, le dan cierto aspecto de lámpara de aceite, muy parecido a modelos venecianos que se realizaron en vidrio, durante la misma época. Compárese su decoración con la jarra núm. O00093 y con la que cubre el cuerpo de la galera núm. O00114.

Su forma es parecida a la de un melón de invierno, que antaño se colgaban mediante cuerdas, según se representan en los bodegones, al igual que el frasco se puede colgar los cuatro anillos por los que se pasaría una cadena o cordón. Como sabemos, la ambigüedad funcional y formal en este tipo de objetos no es casual. Las formas híbridas, de utilidad indeterminada, son aspectos que confieren especial atractivo a estos objetos de lujo o de capricho. En el inventario de 1689 se resalta esa vaguedad cuando mencionan vasos de diverso aspecto como ramilleteros o floreros (vase à bouquets), denominación que no resulta adecuada en este caso, dada la forma sinuosa de los brazos, y que viene a servir para describir vasos de tipología incierta.

La adscripción a la que denominamos taller de las águilas se justifica por las especiales características decorativas del vaso y la similitud de su estuche con el núm. O00093 y el O00109, al que se añade, en este caso, un hierro con una figura de águila explayada con corona, lo que unido a la temática común de estos vasos, en los que aparecen, de una forma u otra, las águilas, han servido para dar nombre a las labores de un taller milanés, próximo a los Sarachi. En cualquier caso, los estuches han salido del mismo taller, pues se utilizan en su decoración los mismos hierros, con adición, en este caso, del águila coronada, que nos remite a un tema heráldico, como pueda ser el escudo de Polonia o de Suabia.

El Tesoro del Delfín es un conjunto de vasos preciosos que, procedentes de la riquísima colección de Luis, gran Delfín de Francia, vinieron a España como herencia de su hijo Felipe V, primer rey de la rama borbónica española. Luis de Francia (1661-1711), hijo de Luis XIV y María Teresa de Austria, comenzó su colección tempranamente influenciado por su padre; la adquisición de obras se producía por diversas vías, desde regalos hasta su compra en subastas y almonedas. Al morir el Delfín, Felipe V (1683-1746) recibe en herencia un conjunto de vasos con sus respectivos estuches, que fueron enviados a España. En 1716 estaban en el Alcázar de Madrid, guardados en sus cajas, desde donde se trasladaron, en fecha posterior, a La Granja de San Ildefonso, lugar donde se citan a la muerte de Felipe V, conservados en la llamada Casa de las Alhajas. En 1778 se depositaron, por real orden de Carlos III, en el Real Gabinete de Historia Natural y continuaron en la institución hasta el saqueo de las tropas francesas en 1813. La devolución de las piezas se produjo dos años más tarde y con algunas pérdidas. Fue en 1839 cuando la colección llega al Real Museo, donde sufrieron en 1918 un robo. Con ocasión de la Guerra Civil española fueron enviadas a Suiza regresando en 1939, con la pérdida de un vaso, desde entonces se encuentran expuestas en el edificio Villanueva. (Texto extractado de Arbeteta, L.: El Tesoro del Delfín. Catálogo Razonado, 2001, pp.222-223).

Ficha técnica

Obras relacionadas

Estuche para botella con anillas
Cuero, Madera, Tela, Siglo XVI
Número de catálogo
O00094
Autor
Anónimo
Título
Botella con anillas
Fecha
Último tercio del siglo XVI
Técnica
Esmaltado; Tallado; Grabado
Materia
Cristal de roca / cuarzo hialino; Oro
Dimensión
Alto: 28,5 cm.; Ancho: 16 cm.; Fondo: 14 cm.; Ancho base: 8,6 cm.; Fondo base: 7,5 cm.
Serie
Tesoro del Delfín
Procedencia
Colección Real

Bibliografía +

Angulo Íñiguez, Diego, Catalogo de las Alhajas del Delfin, Museo del Prado, Madrid, 1989, pp. 156.

Arbeteta Mira, Letizia, El tesoro del Delfín: alhajas de Felipe V recibidas por herencia de su padre Luis, Gran Delfín de Francia, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2001, pp. 222,223.

Otros inventarios +

Inv. Gabinete Historia Natural, 1776. Núm. 117.
Un genero de frasco de cristal de roca

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Ubicación +

Sala 101 (Expuesto)

Expuesto
Fecha de actualización: 30-08-2016 | Registro creado el 02-12-2015

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba