El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Pichel con asa trebolada
Anónimo
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Anónimo

Pichel con asa trebolada

Primera mitad del siglo XVII. Cristal de roca / cuarzo hialino, Oro, 20,8 x 15,6 cm.

Vaso compuesto por seis piezas de cristal de roca, y seis guarniciones de oro esmaltado de blanco opaco y rojo de trasflor, consistente en: cuerpo aovado, con decoración de gallones helicoidales y dardos en la base y el mismo motivo, girando en dirección contraria y de tamaño menor, junto al cuello. Del vientre, liso, surge un canuto a modo de mechero, rodeado por una guarnición con sogueado y hojas. El cuello, ancho y corto, se enriquece con una guarnición de doble hilera de hojas picudas y cuentas o granos en el borde. Una tapadera adosada, con dos jarroncitos grabados, adopta un perfil acampanado, y se abre mediante una tapita redonda, guarnecida de oro esmaltado, con un bastoncito. Tres piezas de cristal, una en arco de herradura, y dos en "ese", unidas por guarniciones pegadas a la tapadera, forman un arco trebolado, a modo de asas triple. Las guarniciones tienen hojas picudas esmaltadas de blanco, gránulos y hojas lobuladas en rojo. El cuerpo continúa en un corto pie anillado de base redonda, que, según se aprecia en las fotografías HF1208 y HF0835/045, tuvo la más rica de las guarniciones en su ruedo de asiento, con dentículos, ovas y hojas picudas caladas en el centro, además de granos o semillas.

En cuanto a las guarniciones de hojas picudas, éstas son frecuentes en los vasos del primer tercio del siglo XVII, y parece ser que su principal centro de producción fueron los talleres parisinos. Los diseños retoman viejos esquemas del gótico final, como los de Beham o Aldegreve, dotándoles de un aire nuevo. Las hojas se lobulan, su extremo se prolonga, puntiagudo: se agujerean y pasan los picos, injertándose unas en otras, adoptando formas parecidas a las espigas de avena, que alternan con las hileras decrecientes de granos al estilo de las "vainas de guisantes" (coses de pois), que se desgranan.

Alcouffe considera que este vaso proviene del mismo taller que el jarro núm. O00077 con Narciso, y las pequeñas jarras de sierpes y niños, O00074 y O00075, siendo todos ellos decorados con el motivo de los gallones torsos o helicoidales. Se pregunta el autor si pudiera haber sido realizados en Francia, dado que la mayoría de las monturas son francesas u que su presencia en las colecciones de esta nación ha sido abundante. Sin embargo, so sólo en Francia nos hablan los inventarios de gallones torsos. El motivo debió ser muy común en los momentos del gótico final. El mismo inventario de Felipe II recoge este motivo en algunas piezas. La obra puede estar adscrita a Gasparo Miseroni o su taller. Sin embargo, sus gallones están labrados con exquisita finura, y alternan con motivos abiertos en el cristal, lo que la distingue de este tipo de trabajo en grueso, sin decoraciones grabadas.

El Tesoro del Delfín es un conjunto de vasos preciosos que, procedentes de la riquísima colección de Luis, gran Delfín de Francia, vinieron a España como herencia de su hijo Felipe V, primer rey de la rama borbónica española. Luis de Francia (1661-1711), hijo de Luis XIV y María Teresa de Austria, comenzó su colección tempranamente influenciado por su padre; la adquisición de obras se producía por diversas vías, desde regalos hasta su compra en subastas y almonedas. Al morir el Delfín, Felipe V (1683-1746) recibe en herencia un conjunto de vasos con sus respectivos estuches, que fueron enviados a España. En 1716 estaban en el Alcázar de Madrid, guardados en sus cajas, desde donde se trasladaron, en fecha posterior, a La Granja de San Ildefonso, lugar donde se citan a la muerte de Felipe V, conservados en la llamada Casa de las Alhajas. En 1778 se depositaron, por real orden de Carlos III, en el Real Gabinete de Historia Natural y continuaron en la institución hasta el saqueo de las tropas francesas en 1813. La devolución de las piezas se produjo dos años más tarde y con algunas pérdidas. Fue en 1839 cuando la colección llega al Real Museo, donde sufrieron en 1918 un robo. Con ocasión de la Guerra Civil española fueron enviadas a Suiza regresando en 1939, con la pérdida de un vaso, desde entonces se encuentran expuestas en el edificio Villanueva. (Texto extractado de Arbeteta, L.: El Tesoro del Delfín. Catálogo Razonado, 2001, pp.291-292)

Ficha técnica

Obras relacionadas

Estuche para pichel con asa trebolada
Cuero, Madera, Tela, Último cuarto del siglo XVI
Número de catálogo
O00100
Autor
Anónimo
Título
Pichel con asa trebolada
Fecha
Primera mitad del siglo XVII
Técnica
Cincelado; Esmaltado
Materia
Cristal de roca / cuarzo hialino; Oro
Dimensión
Alto: 20,8 cm.; Ancho: 15,6 cm.; Fondo: 10,1 cm.; Diámetro de la base: 4,5 cm.
Serie
Tesoro del Delfín
Procedencia
Colección Real

Bibliografía +

Angulo Íñiguez, Diego, Catalogo de las Alhajas del Delfin, Museo del Prado, Madrid, 1989, pp. 162,163.

Arbeteta Mira, Letizia, El tesoro del Delfín: alhajas de Felipe V recibidas por herencia de su padre Luis, Gran Delfín de Francia, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2001, pp. 291,292.

Otros inventarios +

Inv. Gabinete Historia Natural, 1776. Núm. 112.
Jarro, hechura de aguamanil

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Fecha de actualización: 17-11-2016 | Registro creado el 02-12-2015

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba