El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Venus
Anónimo
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Anónimo

Venus

1680 - 1690. Mármol, 144 x 66 cm.

Escultura formada por un torso grecorromano de Venus con añadidos barrocos realizados por algún alumno o colaborador de Gian Lorenzo Bernini en Roma, con tipos diferentes de mármol, tal y como ha podido comprobarse durante la restauración llevada a cabo en el Museo del Prado en 2004. El tema de la estatua es el nacimiento y la aparición de Venus en el mar, donde el viento agita graciosamente su vestido y un delfín sostiene la diosa. Según el dibujo del Cuaderno de Ajello, realizado hacia 1750 por un desconocido artista, su mano izquierda ya entonces no estaría completa; con la mano de su actualmente perdido brazo derecho sostenía el manto deslizante en la zona del pubis. Hoy falta también la cola del delfín detrás del muslo de Venus. El torso romano no está tan deteriorado como los siguientes añadidos barrocos de la estatua: su cabeza, cuello y hombro derecho, el brazo izquierdo con manto y las piernas desnudas con el manto que cae sobre la base; esta y el delfín son también modernos (solo el manto que cubre la cadera derecha de Venus y parte de su glúteo vestido pertenecen al torso antiguo). En el lado posterior, gran parte del manto que rodea las caderas y baja después es obra de artista moderno.

El restaurador barroco completó con razón el torso como una Afrodita o Venus. La composición sigue el canon clásico: la diosa inclina su cuerpo hacia su lado izquierdo donde probablemente se apoyaba con su brazo bajado, mientras que su pierna derecha lleva el peso principal del cuerpo. Relajados se encuentran, en cambio, la pierna izquierda que corresponde al hombro derecho bajado. El manto no cubría la espalda, sino que envuelve el cuerpo en la altura de las caderas cubriendo el pubis y cayendo por el muslo izquierdo hacia abajo. El torso se parece mucho al tipo de la Afrodita Urania de Cirene y una pequeña estatuilla de terracota de Mírina en el Museo de Basilea. En este último caso la diosa, que lleva un peinado parecido, mira hacia su izquierda al igual que la estatua del Prado y su mano derecha posa sobre la cadera. La escultura de Madrid revela en el mismo sitio un pequeño agujero, tal vez para fijar la mano original que actualmente está perdida. La Afrodita de terracota y el tipo estatuario se pueden fechar a finales del siglo II a. C. El torso de la obra del Prado demuestra todavía hoy sus calidades plásticas como la suavidad del abdomen y de los senos y mucho cuidado en el dibujo de detalles como los pezones o el ombligo. Fue una obra romana de buena calidad, fechable en época de los emperadores flavios (80-90 d. C.) por combinar el mencionado trabajo del desnudo con pliegues marcados por profundos surcos.

Si olvidamos que la parte central de la Venus tiene un origen más antiguo, nos encontramos delante de una composición que sorprende por su elegancia, belleza y ligereza, sobre todo si se contempla la figura no frontalmente, sino en diagonal, con su cara mirando hacia el espectador: notables son la silueta ondulada que incluye su larga pierna desnuda que pisa la cabeza del delfín, su hermoso cuerpo desnudo que contrasta con el rico movimiento de los pliegues, los curvados elementos compositivos horizontales, el cuerpo del delfín y el manto sobre su brazo izquierdo que sacude el viento del mar; y finalmente su pequeña cabeza, actualmente muy deteriorada, con rizos que caen sobre hombros y espalda. También el lateral izquierdo que acentúa la agilidad de Venus con sus largas piernas, merece ser contemplado, mientras que el lado posterior con sus apoyos cruzados fue trabajado para no ser visto.

En la segunda mitad del siglo XVII no es difícil encontrar en Roma obras de una composición parecida. Tal es el caso de los ángeles realizados en estos momentos para el puente que conduce a Castel Sant`Angelo. Los primeros dibujos y modelos de estos ángeles, portadores de los instrumentos de la pasión de Cristo, fueron de Bernini, mientras que la ejecución era de sus alumnos. Son buenos ejemplos el Ángel con la Cruz de Cristo, de Ercole Ferrata (1610-1686) y el Ángel con el Título de la Cruz, de Giulio Cartari (documentado entre 1655 y 1691), que a pesar de las diferencias en el ritmo compositivo de las figuras y los pliegues de sus vestidos, muestran el motivo de la pierna desnuda muy similar a la escultura del Prado.

La cabeza de Venus sigue un tipo que se encuentra en muchas obras barrocas: en la Liberalitas del monumento funerario de Leone XI, terminado en 1644 por Alessandro Algardi, en la Prudencia que su alumno Domenico Guidi (1628-1701) creó en 1676 para el monumento funerario de Gaspare Thiene en Sant`Andrea della Valle, o en la Santa Elisabetta de Lorenzo Ottoni (1648-1726), alumno de Ercole Ferrata.

La procedencia de la Venus del Prado no está totalmente aclarada. Hacia 1750 se encuentra en la colección de Felipe V en el Palacio de San Ildefonso, donde fue dibujada en el Cuaderno de Ajello. Muy probablemente pertenece a las esculturas que vinieron de Italia entre 1686 y 1728. Entre las cinco estatuas de la colección de Cristina de Suecia que se pueden identificar como Venus no se encuentra la obra del Prado. Hay sin embargo indicios de su pertenencia a la colección de Gaspar de Haro y Guzmán, VII marqués del Carpio (1629-1687), embajador español en Roma entre 1682 y 1687. Su gran colección de escultura y de todo tipo de arte fue embarcada a España todavía durante su vida. Después de varias ventas, los restos de la colección se encontraban en el palacio madrileño de su hija, la duquesa de Alba, que vende en 1728 unas 130 esculturas a Felipe V para el Palacio de San Ildefonso. En las listas del envío de Italia a España se nombra (núm. 121) una Venus de mármol antiguo de palmos 6 que tiene un jarro en sus manos y (núm. 56) un Baco de mármol antiguo que una mano tiene una taça: las esculturas fueron llevadas en enero de 1686 por el bajel inglés Llorel del capitán Guillermo Stonch desde Nápoles hasta España. La estatua de Baco, totalmente barroca y actualmente también en el Museo del Prado (E873), fue probablemente su pareja, a pesar de su altura algo mayor: mide 160 cm. frente a 144 cm. de la Venus. Su brazo derecho está perdido, pero llevaba en su mano derecha muy probablemente una copa de vino. Los restos de la mano izquierda de Venus están inclinados hacia abajo, posiblemente para la jarra que menciona el inventario (Texto extractado de Schröder, S. en: Antiguo o moderno. Encuadre de la escultura de estilo clásico en su período correspondiente, 2013, pp. 133-144).

Ficha técnica

Obras relacionadas

Baco
Mármol, Siglos XVII - XVIII
Número de catálogo
E00874
Autor
Anónimo
Título
Venus
Fecha
1680 - 1690
Técnica
Esculpido
Materia
Mármol
Dimensión
Alto: 144 cm.; Ancho: 66 cm.; Fondo: 38 cm.; Peso: 185,2 Kg.
Procedencia
Colección VII marqués del Carpio, Roma, 1676-1682; Colección Real.

Bibliografía +

Museo Nacional del Prado, Catálogo de la escultura de época moderna. Museo del Prado: siglos XVI-XVIII, Museo del Prado: Fundación Marce, Madrid, 1998, pp. 384.

Bajo el signo de Fortuna: esculturas clásicas del Museo del Prado, Museo Nacional del Prado, Madrid, 1999.

Schröder,S.; Elvira Barba, M. A., "Eutichio Ajello (1711-1793) y su descripción de la célebre Real Galería de San Idelfonso", Boletín del Museo del Prado, XXIV, 2006, pp. 40-88.

Corona y arqueología en el Siglo de las Luces, Patrimonio Nacional, Madrid, 2010, pp. 85-93.

Claveria, Montserrat (Ed. científica), Antiguo o moderno. Encuadre de la escultura de estilo clásico en su período correspondiente., Universidad Autónoma de Barcelona, Barcelona, 2013, pp. 133-144.

Otros inventarios +

Inv. Real Museo, Escultura, 1857. Núm. 771.
771. Una Venus de mármol de Carrara, no tiene el brazo derecho, y falta casi toda la mano del otro, con otras muchas piezas en los paños. / Alto 5 pies, 2 pulg.

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Fecha de actualización: 29-06-2016 | Registro creado el 28-04-2015

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba