El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Actualidad <Atrás
Itinerario interactivo

La ruta del vino

El vino se ha tratado a lo largo de la historia del arte de las más diversas maneras: uva, vid, vendimia, porrón, bota, copa, Dioniso, Baco o bacanal son algunos de los elementos a los que han hecho referencia los artistas y que hoy los podemos ver reflejados en las obras del Prado.

Cargando

El origen del vino

Por algunos textos y restos arqueológicos encontrados, parece que la invención del vino se remonta a hace entre 6000 u 8000 años. Pese a ello, no será hasta el Antiguo Egipto cuando se encuentren representaciones artísticas tanto de su consumo, como de su elaboración.

Los griegos y Dioniso

El padre de la historiografía moderna, Tucídides, decía que gracias al cultivo de la oliva y la uva, los pueblos del Mediterráneo emergieron del barbarismo. Quizás no fuese exactamente así, pero cabe destacar que para los griegos el vino tuvo mucha importancia, y es a partir de la Antigua Grecia cuando se inicia el desarrollo vinícola en Europa. Para ellos, Dioniso fue el que obsequió a los humanos con las primeras vides.

Diferencias alimentarias

La alimentación constituía, sin lugar a dudas, uno de los mayores factores identitarios de las culturas. Una de las grandes diferencias que existía entre los romanos y los bárbaros era la alimentación. Mientras que los bárbaros consumían cerveza y manteca, la dieta de los romanos y de los pueblos del mediterráneo consistía principalmente en vino, aceite y trigo.

Baco

Para los romanos, el Dios del vino pasó a llamarse Baco. A menudo representado con hojas de vid o uvas en la cabeza y acompañado de su séquito. Como la mayoría de los dioses, también a Baco se le rendía culto a través de diversas festividades, en su caso, las bacanales.

El rito litúrgico

El oficio sacramental otorgó al vino la importancia significativa que tenía tanto en Europa como en el Cercano Oriente. Se creía que el vino no era tanto un producto de la tierra como un regalo divino. La Iglesia cristiana consagrará el vino al identificarlo con la sangre de Cristo y le asignará un papel destacado en el rito litúrgico.

La fiesta del vino

A menudo, al hablar del vino en el arte, se le atribuye un matiz de fiesta y desenfreno y es que, cuando el vino se desprende de la representación divina y adquiere connotaciones populares, lo encontramos como elemento fundamental en diferentes fiestas de inicio o fin de estaciones o con otro tipo de matices.

La vendimia

Cuando nos referimos a la vendimia, estamos hablando estrictamente de la recolección o cosecha de las uvas, generalmente de las que van a servir, mediante su destilado, para la producción de vino o licor. Pero el vino, hasta ser servido en mesa pasa por un largo proceso: vendimia, despalillado, estrujado, fermentación, prensado, etc.

El vino en el Prado

Numerosas obras maestras de la colección del Prado, como estos Borrachos de Velázquez, representan literalmente muchos de los elementos asociados al vino. Y es que el vino ha estado ligado a la historia de la humanidad desde su origen, y las obras de arte, como evidencia de lo que el ser humano ha sido, así lo representan.

Título link
×
Arriba