El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Aprende <Atrás
Esquivel y Suárez de Urbina, Antonio María

Los poetas contemporáneos. Una lectura de Zorrilla en el estudio del pintor

Ver ficha de autor de la colección
Enciclopedia > Voz

Esquivel y Suárez de Urbina, Antonio María

Gerardo Pérez Calero

(Sevilla, 1806-Madrid, 1857). Pintor español. Es común valorarle como el pintor más representativo y fecundo del romanticismo hispalense y uno de los más destacados de su época en España. Su vida, entre el orto y el ocaso, constituye un verdadero alegato romántico: nacido en familia de noble linaje, no obstante, se cría y crece en ambiente precario al morir su padre como héroe de Bailén; huérfano y pobre, pues, su madre se esfuerza para que aprenda en la Academia de Bellas Artes; con diecisiete años, se alista en defensa de la Constitución contra la causa absolutista del duque de Angu­lema; más tarde, en Sevilla, pasa apuros económicos, defendiéndose «a fuerza de vigilias y tareas» (El Museo Universal). Se casa con Antonia Ribas y necesita trabajar más, por lo que decide marchar en 1831 a la Villa y Corte acompañado de su paisano, colega y amigo Gutiérrez de la Vega. Comienzan entonces para Esquivel tiempos de esplendor que debe cimentar con la obtención de premios y honores. Académico de mérito de la Real de San Fernando (1832), es nombrado colaborador artístico de El Siglo XIX y El Panorama y forma parte del flamante Liceo Artístico y Literario (1837). Al año siguiente, cuando todo le iba bien, regresa a la luminosa Sevilla, en la que, ­paradójicamente, poco después, pierde la vista. Pese a la desesperanza, que casi le lleva a un fatal desenlace romántico, no se arredra y, gracias a la generosidad de muchos, se cura en 1840. Al año siguiente, vuelve a Madrid en olor de multitud, en donde terminará sus días llevando a cabo, con moral segura y mirada altruista, una ingente labor artística. A tal plenitud vital corresponde no menor fecundidad y vigor artísticos. Como académico erudito, impartió clases en la Academia madrileña, lo que le llevó como preceptista a publicar en 1848 su Tratado de anatomía pictórica, y poco antes dos monografías (José Elbo y Herrera el Viejo. El artista, 1847). También cultivó la crítica de arte, que él mismo soportó. Escribió sobre la pintura de historia (El Eco del Comercio, 1841) y los nazarenos alemanes (El Corresponsal, 1842). Como pintor se identifica plenamente con la era isabelina o romántica, mediante el sentimiento y la corrección estética de su obra. Su estilo, basado en un cierto eclecticismo que algunos califican de «templado», se caracteriza por un equilibrio técnico entre la corrección del dibujo y las calidades cromáticas. Su diversidad temática, por otra parte, le sitúa como nostál­gico de los tiempos barrocos. El ­retrato es esencial y definitorio en la obra de Esquivel, cuyo mérito, además del artístico, estriba en ilustrar la sociedad de su tiempo con valores históricos y afectivos. Comprometido con un género muy demandado, abordó numerosos ejemplares individuales, algunos en miniatura, de personajes prominentes en las sociedades madrileña y sevillana, así como diversos autorretratos, uno en el Museo del Prado. También realizó dos magníficos colectivos que nos hacen recordar los retratos corporativos barrocos holandeses: Ventura de la Vega leyendo una obra a los actores del Tea­tro Príncipe (1846, Prado) y Los poetas contemporáneos. Una lectura de Zorrilla en el estudio del pintor (1846, Prado). El asunto religioso, soslayado en general en la pintura decimonó­nica, renace con Esquivel como continuador murillesco en la escuela hispalense. No obstante, su interés se muestra algo tibio y artificioso, alejado del fervor que suscitaba en otros tiempos. Son numerosos los ejemplos dentro de este género: desde su primigenia Virgen del Rosario (1835), hasta su postrero Cristo de Quitapesares (1857). El cuadro de historia tiene en el pintor sevillano un carácter muy personal, literario y teatral, fruto del ambiente y formación románticos que vivió. Tal vez la obra más representativa de su estilo y técnica en este género sea La campana de Huesca (1850, Museo de Bellas Artes de Sevilla). También abordó, aunque en menor número pero con talento y éxito, otros dos géneros; académico uno, popular otro. El primero es el mitológico, por entonces olvidado, que interesó al pintor por el estudio del desnudo, la anatomía y el modelo, una de cuyas obras más representativas es El nacimiento de Venus (1838). El segundo, la pintura costumbrista, en boga por entonces en Sevilla y Madrid, le proporcionó medios para sobrevivir. Se trata de lienzos, como el titulado Joven quitándose la liga (1842), y de dibujos y acuarelas, como los reunidos en el Álbum romántico (1830-1850).

Obras

Bibliografía

  • Banda y Vargas, Antonio de la, «Un posible Esquivel en la parroquia de la Concepción de La Laguna», Archivo Hispalense, n.º 186, Sevilla, Diputación Provincial, 1978, pp. 183-185.
  • Cotarelo, Armando, «La ceguera de Esquivel», Boletín de la Real Academia de la Historia, vol. CXXVIII, Madrid, 1951, pp. 33-58.
  • Fernández López, José, La pintura de historia en Sevilla en el siglo XIX, Arte Hispalense, n.º 39, Sevilla, Diputación Provincial, 1985.
  • Galán, Eva V., Pintores del romanticismo andaluz, Granada, Universidad, 1994.
  • Gaya Nuño, Juan Antonio, Arte del siglo XIX, «Ars Hispaniae», Madrid, Plus Ultra, 1966, t. XIX, pp. 209-216.
  • Guerrero Lovillo, José, Antonio María Esquivel, Madrid, CSIC, 1957.
  • Lafuente Ferrari, Enrique, Breve historia de la pintura española [1934], Madrid, Akal, 1987, t. II, pp. 460-463.
  • Mattoni, Virgilio, Sevilla en sus pintores. Quien no vio Sevilla..., Sevilla, 1920.
  • Muro Orejón, Antonio, Apuntes para la historia de la Academia de Bellas Artes de Sevilla, Sevilla, Imprenta Provincial, 1961.
  • Pantorba, Bernardino de, Antonio María Esquivel, Arte Español, Madrid, 1959.
  • Quesada, Luis, La vida cotidiana en la pintura andaluza, Sevilla, focus, 1992, p. 106.
  • Ràfols, Josep F., El arte romántico en España, Barcelona, Juventud, 1954.
  • Valdivieso González, Enrique, Historia de la pintura sevillana, siglos XIII al XX, Sevilla, Guadalquivir, 1986.
  • Valdivieso González, Enrique, Pintura sevillana del siglo XIX, Sevilla, 1981.
Ver ficha de autor de la colección
Arriba