El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Michel, Roberto

Puy de Velay (Francia), 1720 - Madrid, 1786

Escultor francés. Se forma en Lyon, Montpellier y Toulouse. Recoge diversas influencias con las que conforma un estilo ecléctico y sus maestros son el franco-italiano Bonfili, los franceses Perrache y Dupont y el flamenco Luquet. En 1740 viaja con este último a Madrid, donde realiza esculturas en diversos materiales y participa en el inicial desarrollo de la Real Academia de San Fernando. Llega a ser primer escultor de cámara en 1757, director de escultura de la Academia en 1763 y director general de la misma en 1785. Colabora en la decoración del Palacio Real realizando gran parte de la ornamentación de estuco y esculpiendo dos relieves del ciclo de las sobrepuertas de la galería del palacio: San Ildefonso y santa Leocadia y Martirio de santa Eulalia (Prado). También realiza, a partir de 1749, cinco estatuas en piedra para el Palacio Real. Trabaja en los jardines del palacio de Aranjuez, esculpe los leones de la fuente de la Cibeles de Madrid y una escultura ecuestre de Felipe IV, conservada en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Recibe encargos de numerosas iglesias madrileñas, realizando, entre otras muchas, las figuras de La Esperanza y La Caridad de la fachada de San Justo y la Virgen del Carmen para la fachada de la iglesia de San José, que combina el estilo barroco español, representando cabezas de querubines a los pies, con un estilo romano de corte clásico. También son obras suyas San Fernando y Santa Bárbara en el oratorio del Buen Retiro, los cuatro profetas y un San Felipe Neri en la iglesia de San Millán. Fuera de Madrid realiza la Concepción de la catedral de Burgo de Osma y el Dios Padre de la catedral de Murcia. En el Museo del Prado se conservan, además de los ya citados relieves del Palacio Real, un dibujo de La Virgen del Carmen y una figura alegórica de La Paz que se puede relacionar con las ya citadas virtudes de San Justo. Es una figura femenina vestida con amplios ropajes de tradición clásica, que sostiene la rama de laurel en una mano y que presenta influencias del barroco clasicista francés.
(Pancorbo, A. En: E.M.N.P., 2006, tomo V, p. 1548-1549)

Obras (2)

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba