El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás

Moratilla Parreto, Felipe

Madrid, 1827 - Roma?, 1908/9

La fecha de nacimiento se establece por la relación de opositores a la Academia de Bellas Artes de 1855 en la que se refiere contaba 28 años. La fecha y lugar de fallecimiento se deduce por el seguimiento de las esquelas que año a año recordaban a su hermana fallecida, hasta que Felipe deja de aparecer en ellas.
El escultor Felipe Moratilla, hijo de Francisco Moratilla, famoso platero y joyero de la reina Isabel II, no ha sido valorado ni difundido en su justa medida, y apenas si hay bibliografía específica sobre él. Tras formarse en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, hacia 1848 fue pensionado en Roma por el comisario general de la Cruzada, consiguiendo en 1855 una pensión oficial del Gobierno que disfrutó a petición propia desde 1856, años en los que soportó, como todos los pensionados españoles, las penurias económicas, y sufrió los disgustos y contrariedades de que varios de sus envíos oficiales a la Real Academia, quizá por inexperiencia, llegaran prácticamente destrozados tras el periplo que estas remisiones sufrían con embalajes inadecuados. Eran envíos en barco desde Livorno a Alicante, donde además los embalajes quedaban en ocasiones detenidos por falta de coordinación administrativa, y del puerto se emprendía el traslado por tierra, en tartanas, hasta Madrid. De este modo, por ejemplo, en relación con los yesos enviados en 1862, se autorizó «al formador a esa Academia [José Pagniucci y Baratta] para que se ocupe en la restauración de dos estatuas que el referido pensionado [Moratilla] ha ejecutado en Roma y se han roto al ser trasladadas a esta Corte». Moratilla mantuvo estudio abierto en Roma prácticamente toda su vida. En 1885 vivía en la calle Bocca di Leone, y más tarde en via del Balsimo 179, y su estudio se situaba en la calle romana más importante para los artistas, via Margutta 78-81; viajaba habitualmente a Madrid y también en ocasiones a París.
El Museo del Prado posee una completa representación de su obra, ya que obtuvo recompensas en diferentes Exposiciones Nacionales a las que concurrió. Al certamen de 1860 presentó un relieve en yeso del 'Sacrificio de Isaac', adquirido por el Estado al obtener la tercera medalla, y depositado por el Museo de la Trinidad por R.O. de 28 de noviembre de 1863 en la capilla de la Escuela Normal Central –obra que hoy está sin localizar–, así como también un 'Fauno' en 1862 que obtuvo una tercera medalla, fue adquirido por el Estado, depositado en el Jardín Botánico el 28 de noviembre de 1863, y enviado a la Universal de París de 1867 de donde volvió, pero cuyo paradero sigue siendo hoy desconocido.
En 1866 presentó 'Ninfa en la fuente' (Madrid, Museo Nacional del Prado), firmada «F.MORATILLA / ROMA. 1866.» obra en mármol premiada con la medalla de tercera clase en la Exposición Nacional de dicho año, aunque el certamen se celebró con retraso y tuvo lugar en 1867. El modelo no sigue tanto los ejemplos de la estatuaria clásica que tenía tan cerca, sino las tipologías francesas, y en particular de la porcelana del siglo XVIII, del tipo de la 'Joven en la fuente', que recoge agua de una fuente con una venera, porcelana francesa de la fábrica Lecorney de la manufactura de Sèvres. Al ser un tema de tipo anecdótico tuvo un gran éxito popular, con un elegante estudio anatómico del cuerpo desnudo, tocada con dos grandes hojas de laurel, y sosteniendo en la mano, hoy perdida, una concha. La crítica española fue desigual en su apreciación, y Reyero, que la define como de un clasicismo correcto, recuerda que, de manera inusual se presentó en mármol y no en escayola como solía suceder, ya que los escultores no tenían medios para presentarlas en material definitivo. Muchos años después, en 1904, presentó otra versión del mismo tema, lo que indica el éxito del modelo de estilo neopompeyano, titulada 'Pompeyana en la fuente', una joven togada que se acerca a una fuente de tipo herma con una cabeza de sátiro.
'El grupo Fe, Esperanza y Caridad' (Madrid, Museo Nacional del Prado), en mármol de Carrara, firmado en la base «F. MORATILLA. ROMA. 1876.», representa las tres virtudes teologales con sus símbolos: la Fe con los ojos vendados y en la mano un cáliz con una sagrada forma, la Esperanza levantando su mirada y con una cruz-ancla símbolo de solidez, fidelidad y también de Cristo, y la Caridad con un pomo en forma de corazón con una llama símbolo del amor, sobre un pedestal circular, sin decoración, diseñado para completar el conjunto. La idea compositiva de tres figuras con una columna entre ellas se remonta a la Antigüedad, un planteamiento particularmente aplicado a lo largo de la historia del arte al tema de las tres Gracias. Este grupo obtuvo una tercera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1876.
Felipe Moratilla hizo versiones individualizadas de cada virtud, que destinó a lugares específicos. Quizá la más sugestiva es la versión de 'La Esperanza', firmada en Roma en 1882, para uno de los nichos exteriores del panteón de la familia De la Gándara en el cementerio de San Isidro de Madrid, uno de los conjuntos de escultura decimonónica funeraria más interesantes, en el que, aunque se acompaña de un ancla símbolo de compromiso con la religión, y una estrella de cinco puntas en la frente como referencia a la luz de Dios, algunos la han confundido con La Fe.
Una versión de este grupo de «las tres virtudes» corona el monumento funerario al general Bulnes (1799-1866) en el cementerio de Santiago de Chile. La obra, realizada quizá en 1872, está dedicada a este político hijo de español, que llegó a ser presidente de la república chilena durante un decenio.
En 1882, la prensa española se hacía eco de la obra escultórica de Moratilla en Roma, y se hablaba muy positivamente de él. De hecho, hay autores italianos como Riccoboni, reacio a señalar apenas a artistas españoles en Italia, que se detiene mucho en «Filippo Moratilla» entre los artistas extranjeros del Ottocento. Además, dado su origen madrileño, Moratilla también figura en las «Guías de los hijos distinguidos de Madrid» que publicara Fernández de los Ríos.
Tuvo también una destacada capacidad para modelar figuras más populares, y obtuvo un gran éxito con 'El pescador napolitano', firmado en la base: «Fe. Moratilla / Roma 1877», y «Aº Nelli – fuse - Roma», con mucha probabilidad inspirado en modelos italianos, muy especialmente en el bronce 'El pescador' de Vincenzo Gemito que esculpió ese mismo año y expuso en 1877 en París –hoy en el Museo Nazionale del Bargello, Florencia–, un tema ya popularizado en la escultura romántica con el 'Joven pescador napolitano jugando con una tortuga' de François Rude (París, Musée du Louvre). El pescador de Moratilla, tocado con un pequeño gorro de lana, pero con el cuerpo desnudo, sostiene en la mano izquierda una pequeña red con la pesca de cangrejos, y debajo del pie izquierdo asoma otro cangrejo. Se exhibió fundido en bronce y obtuvo medalla de segunda clase en la Exposición Nacional de 1878, lo presentó en París en 1885 y quizá otra versión en Berlín en 1891. En los últimos años se han subastado varias versiones, algunas en formato más pequeño, y en alguna ocasión no desnudo, sino modificado llevando un pantalón corto.
Con un gran dominio de la escultura mitológica, pues hacía en su estudio versiones de ninfas y faunos para vender, esculpió una reinterpretación propia del Dios Pan en forma de 'Herma con Baco'. Este bronce realizado en Roma ingresó en el Museo del Prado en 1887. En 1874, Moratilla fue nombrado académico correspondiente en Roma de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, institución a la que donó un retrato en mármol de 'Narciso Pascual y Colomer'. En 1899 fue miembro de la comisión para seleccionar los envíos de escultores españoles a la Exposición Universal de París. En 1880 ejecutó el sencillo 'Panteón de los Españoles' en el cementerio Monumental Verano en Roma. Moratilla es el autor del monumento funerario en mármol de Carrara a los Papas 'Calixto III' y 'Alejandro VI', relieve de 1881 en la iglesia de Santa María de Montserrat de los Españoles en Roma, un encargo del embajador de España en Roma, Diego Coello de Portugal y Quesada, I conde de Coello de Portugal, seguramente entre 1875 y 1876 por 1.500 liras. Y a su diestra mano se debe también el retrato en mármol de Carrara de la variedad Crestola, del papa 'León XIII', que se conserva en la Embajada de España ante la Santa Sede en Roma. Y es especialmente conocido en Madrid por las Esfinges de bronce de 1895, que flanquean el acceso al Museo Arqueológico Nacional.
Tras continuar participando en certámenes de Bellas Artes así como en exposiciones en Roma, en los últimos años contó con la colaboración de su hijo Federico, y varias de las obras realizadas principios del siglo XX solo se conocen por grabados en prensa. Dejó su
impronta en el altar mayor de la catedral peruana de Arequipa en 1892, cuya restauración tras el terremoto de 1868 costeó el obispo José Sebastián de Goyeneche y Barreda, quien donó a esta catedral la custodia que en 1849 realizó el padre de Moratilla y cuyos sobrinos costearon el encargo del citado altar. En la Exposición Nacional de 1895 celebrada en Madrid, Moratilla presentó la estatua en mármol de 1,30 m de 'José Sebastián Goyeneche', arzobispo de Lima, junto con los bronces 'Jarrón estilo pompeyano' y 'Perro de muestra' (todas en paradero desconocido). Al parecer, también realizó un monumento al general 'José Padilla' en Colombia.
Finalmente, querría mencionar una obra absolutamente olvidada de Moratilla: el monumento funerario de 1866 'Tres infantes' hijos de la reina María Cristina de Borbón (1806-1878), cuarta esposa de Fernando VII, y que se encuentra en el cementerio de Rueil Malmaison, cerca de París. El monumento tiene decoración heráldica, los retratos en medallón de los tres difuntos, cuyos nombres no se ven escritos bajo sus escudos y una Virgen coronando el conjunto. La obra se dedicó a tres de los ocho hijos que la reina tuvo con su esposo morganático Agustín Fernando Muñoz Sánchez, I duque de Riánsares, quienes tras su exilio en 1840 adquirieron en 1842 el castillo de la Malmaison que vendieron a Napoleón III en 1861: Agustín María Muñoz y Borbón, I duque de Tarancón, primer hijo varón que murió a los dieciocho años en 1855; Juan Muñoz y Borbón, I conde del Recuerdo (1844-1863), y José María Muñoz y de Borbón, vizconde de la Arboleda (1846-1863). También está el medallón de Antonio de Padua Muñoz y Borbón (1842-1847), hijo sin título, que al parecer no está enterrado allí. María Cristina ya había ayudado económicamente al escultor en Roma en 1861, quien por aquel entonces tenía tres hijos, encargándole trabajos en el palacio que la reina se estaba rehabilitando frente a San Carlino.
La última obra documentada del artista por la prensa en 1904 es 'Un joven esclavo llenando de vino un odre' (paradero desconocido). Uno de sus hijos, Federico, al que se ha mencionado en líneas precedentes, nació en Roma y fue considerado un escultor romano, aunque apenas se conoce su producción. Junto a un Caín de 1904 y un Busto femenino en bronce de principios del siglo XX, en 1906 firmó las copias de las cabezas de Bernini 'Alma maldita' y 'Alma bendita', que actualmente se conservan en el Centro Español Superior Estudios Eclesiásticos en Roma. Hizo otras versiones berninianas como la de Apolo y Dafne en mármol que se encuentra en el Michigan Historical Museum, en Lansing, Estados Unidos. (Azcue, L. En: 'Felipe Moratilla y Agapito Vallmitjana' En: Del realismo al impresionismo. El arte en la segunda mitad del siglo XIX, 2014, p 365-386 [365-378])

Obras (4)

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba