El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
La pradera de San Isidro
Castillo, José del
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Castillo, José del

Madrid, 1737 - Madrid, 1793

Nacido en el seno de una modesta familia, inició su formación en las clases de dibujo que impartía la Junta Preparatoria para el establecimiento de la Academia de San Fernando y allí obtuvo la protección de don José Carvajal y Lancaster, ministro de Fernando VI, que le pensionó para ir a Italia (175 ...

Fuente: Museo Nacional del Prado

Ver ficha de autor

La pradera de San Isidro

1785. Óleo sobre lienzo, 342 x 780 cm. No expuesto

Cartón para tapiz destinado al dormitorio del Infante en el Palacio de El Pardo, de dimensiones excepcionales. Realizado a partir del boceto conservado en el Museo del Prado (P07723). Representa el mismo asunto de la versión posterior de Goya (P00750), de 1788, el de los aledaños de la ermita del santo patrono de Madrid, hacia las orillas del río Manzanares, en el día de su fiesta, el 15 de mayo. Numerosos grupos de majos y majas se divierten cantando, comiendo y paseando a orillas del río, con una figura destacada de azul en el centro de la composición, que toca una guitarra alargada de mástil oscuro, rasgos típicos de las guitarras del siglo XVIII. El concepto de paisaje urbano difiere del de Goya, que pretendió una vista general de Madrid al fondo, y la pradera en primer término, con todo el bullicio del pueblo el día de fiesta. Castillo recurrió a un paisaje genérico, con árboles de jardín y pocos grupos de figuras, aunque al fondo se divisa la silueta del puente de Toledo.

Multimedia

Ficha técnica

Obras relacionadas

La pradera de San Isidro
Óleo sobre lienzo, 1785
Número de catálogo
P003932
Autor
Castillo, José del
Título
La pradera de San Isidro
Fecha
1785
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 342 cm.; Ancho: 780 cm.
Procedencia
Real Patrimonio, 1870

Bibliografía +

Exposición del antiguo Madrid: catálogo general ilustrado, [s.l], Madrid, 1926, pp. nº 1236.

Sambricio, Valentín de, José del Castillo, pintor de tapices, Archivo español de arte y arqueología, 23, 1950, pp. 296.

Sambricio, Valentin De, Jose del Castillo, C.S.I.C. Instituto Diego Velázquez, Madrid, 1958, pp. lám. 34-36.

Held, Jutta, Die Genrebilder der Madrider Teppichmanufaktur und die Anfänge Goyas, Gebr. Mann Verlag, Berlín, 1971, pp. nº 243.

Madrid hasta 1875: testimonios de su historia, Ayuntamiento, Delegación de Cultura, Madrid, 1979, pp. nº 517.

Espinós, Adela; Orihuela, Mercedes y Royo Villanova, Mercedes, "El Prado disperso''. Cuadros depositados en Madrid. VIII. Museo del Ejército, Boletín del Museo del Prado, III, 1982, pp. 128.

Pérez Sánchez, Alfonso E., Museo Municipal. Catalogo de las Pinturas, Ayuntamiento de Madrid, Madrid, 1990, pp. 119.

Suárez de Figueroa, Diego, Camino de el cielo: emblemas christianos, s.n., Madrid, 1992, pp. 134.

Museo Nacional del Prado, Museo del Prado: inventario general de pinturas, III, Museo del Prado, Espasa Calpe, Madrid, 1996, pp. nº 5649 (Inv. cart. tapices).

Otros inventarios +

Inv. Cartones para Tapices. Núm. 5649.
5649 / La pradera de la hermita (sic) de san Isidro en el día de su función: en primer término un grupo de cuatro figuras dos hombres y dos mugeres sentados en un carro, comiendo leche y bollos: en su medio un hombre puesto a caballo. / Ancho 7,90 alto 3,42. por d. jose del castillo.

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Ubicación +

Madrid - Museo de Historia de Madrid (Depósito)

Objetos presentados +

Guitarra: Cordófono de cuerda pulsada que toca el músico en el centro de la composición. La caja del instrumento es alargada y el mástil oscuro, como es típico de las guitarras del siglo XVIII. No se observa el número de cuerdas ni el clavijero, que está tapado por una figura masculina, de espaldas. Las guitarras barrocas tenían cinco órdenes dobles de cuerdas, que hacia 1760 se aumentaron hasta seis. Ambos tipos convivieron hasta fines del siglo XVIII. Hacia 1800 aparecen las guitarras con seis cuerdas sencillas, como tienen en la actualidad. La guitarra barroca, instrumento de enorme difusión en todos los ámbitos musicales en toda Europa e Hispanoamérica, tuvo un repertorio específico como instrumento solista, además de formar parte de los conjuntos de bajo continuo propios de la música de la época.

Fecha de actualización: 25-07-2019 | Registro creado el 30-03-2017

Más obras de Castillo, José del

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba