El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Colección <Atrás
Plato de dulces
Parra Abril, Miguel
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Parra Abril, Miguel

Valencia, 1780 - Madrid, 1846

Se formó en pintura en las clases de Bellas Artes de la Academia de San Carlos, obteniendo recompensas desde muy pronto, en 1795 y 1798. Discípulo de Espinós en la Escuela de Flores, realizó también composiciones y retratos bajo la influencia de Vicente López, que fue su cuñado.En 1801 obtuvo el pri ...

Ver ficha de autor

Plato de dulces

Hacia 1845. Óleo sobre lienzo, 38 x 52 cm.

El mundo de los dulces, que tan rica y apetitosa variedad posee España, gracias a su historia de múltiples intercambios culturales, no siendo menores los que afectan al ámbito de la cocina, en términos populares y a la gastronomía, en un nivel más especializado y superior, siempre fue objeto de atención por parte de los pintores, amigos de reproducir sus sabrosas especialidades: bollos, rosquillas, hojaldres, chocolates, turrones, pastas, mazapanes, bizcochos, sobados, magdalenas, cocas, melindres, galletas, jaleas, pasteles, tartas y todo ese multiforme campo de deleites sin fin.

Desde la época en que Van der Hamen llevó a cabo sus admirables creaciones de naturaleza inerte, los dulces ocuparon en su ejecutoria, y en las de sus seguidores o imitadores, un considerable espacio, no en vano formaban parte de rituales inveterados vinculados al mundo de las invitaciones en las casas de costumbres refinadas y también en el marco de las gentes, de cierta opulencia o no tan acomodadas, del nivel popular. Quizá hayan constituido el tipo de alimento que se ofrecía más espontáneamente a quienes visitaban los domicilios o acudían a ceremonias de la más variada índole, incluyendo las de carácter funerario.

Aunque Miguel Parra es más conocido por su especialización en el ámbito de las composiciones florales, no desdeñó el bodegón común al uso, reflejando su espíritu doméstico tradicional. Esta obra es precisamente un buen ejemplo de tal dedicación a las distintas tipologías de la naturaleza muerta, aun cuando imponga sus criterios personales para entrar en un campo que tan espléndidos resultados ha tenido en España.

Curiosamente, aquí se observa una especial captación de las formas y de las texturas, mediante una pincelada suelta que, no obstante reproducir cada uno de los protagonistas de la pieza e individualizarlos, denota que el pintor busca conseguir un efecto general más que uno particular, a modo de suma de elementos diversos. No cabe la menor duda de que tanto el plato de cerámica -tal vez de la manufactura de Alcora- como la botella de cristal con el probable vino dulce en su interior y la copa han recibido su correspondiente tratamiento a fin de resaltar sus calidades; análogamente los dulces están bien logrados, así como los envoltorios, pero el artista parece haber atendido más a la transcripción de los brillos al incidir sobre las superficies tan variadas -y azucaradas- de las frutas confitadas o los dulces propiamente dichos.

El conjunto, reproducido con un punto de vista muy alto, resalta sobre una mesa rústica de la que se aprecian tres lados, mientras el fondo neutro parece retroceder. Todo el agrupamiento de motivos refleja un característico ofrecimiento de agasajo, al combinar la bebida y los sólidos, que puede ir desde el denominador común del postre, al final de una comida, hasta la merienda e incluso el convite repentino que obliga a reunir este tipo de golosinas a fin de ser consumidas en una reunión, tal vez inesperada, por causa de un recibimiento en una casa en aras de mantener las buenas costumbres de corrección en el trato humano (Texto extractado de Luna, J. J.: El bodegón español en el Prado. De Van der Hamen a Goya, Museo Nacional del Prado, 2008, p. 146).

Ficha técnica

Número de catálogo
P07941
Autor
Parra Abril, Miguel
Título
Plato de dulces
Fecha
Hacia 1845
Técnica
Óleo
Soporte
Lienzo
Dimensión
Alto: 38 cm.; Ancho: 52 cm.
Procedencia
Colección Rosendo Naseiro; Dación en pago, 2006

Bibliografía +

Lo fingido verdadero. Bodegones de la colección Naseiro adquiridos para el Prado, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2006, pp. 94.

Luna, Juan J., El bodegón español en el Prado : de Van der Hamen a Goya, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2008, pp. 146-147 nº56B.

Museo Nacional del Prado, Pintura del Siglo XIX en el Museo del Prado: catálogo general, Museo Nacional del Prado, Madrid, 2015, pp. 460.

Otros inventarios +

Inv. Nuevas Adquisiciones (iniciado en 1856). Núm. 2741.

Exposiciones +

El bodegón español en el Prado
Alcoi
24.03.2011 - 26.06.2011

El bodegón español en el Prado
Murcia
11.03.2010 - 06.06.2010

El bodegón español en el Prado
Valladolid
12.10.2009 - 14.02.2010

El bodegón español en el Prado
25.06.2009 - 20.09.2009

El bodegón español en el Prado
31.03.2009 - 31.05.2009

El bodegón español en el Prado
24.09.2008 - 30.11.2008

Naturalezas muertas. De Sánchez Cotán a Goya. En el entorno de la Colección Naseiro
Barcelona
26.03.2007 - 24.06.2007

Lo fingido verdadero. Bodegones españoles de la colección Naseiro adquiridos para el Prado.<br />
Madrid
24.10.2006 - 07.01.2007

Objetos presentados +

Objeto de adorno y servicio de mesa: Botella

Mesa

Copa

Plato

Alimentos: Dulces

Fecha de actualización: 03-12-2016 | Registro creado el 28-04-2015

Más obras de Parra Abril, Miguel

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba