El recorrido <em>TITULORECORRIDO</em> se ha creado correctamente. Añade obras desde la página de Colección
Añadido <em>TITULOOBRA</em> en el recorrido <em>TITULORECORRIDO</em>

Sagrado Corazón de Jesús
Juan Samsó y Lengly
Cerrar Continuar a ficha de la obra

Juan Samsó y Lengly

Barcelona, 1834 - Madrid, 1908

Juan Samsó y Lengly

Escultor español. Gana segunda medalla por la obra Francisco de Asís en la Exposición Nacional de 1866, y primera medalla en la edición de 1878 por La Virgen María. Es nombrado miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid en 1888. El escultor Juan Samsó y Lengly fue uno de ...

Fuente: Museo Nacional del Prado

Ver ficha de autor

Sagrado Corazón de Jesús

1898 - 1901. , 216 x 91 cm. Depósito en otra institución

La escayola del Sagrado Corazón de Jesús y su pareja el Sagrado Corazón de María (E1030) fueron los modelos para el encargo de la Reina Regente María Cristina, en 1898, de dos esculturas en mármol de tamaño algo mayor que el natural del Sagrado Corazón de María y del Sagrado Corazón de Jesús, destinadas a la Capilla del Palacio Real de Madrid. Concluidas y entregadas en 1901, todavía hoy se pueden contemplar a ambos lados del altar de la Asunción.

Este encargo testimoniaba la culminación de la promoción y la importancia dada a los Sagrados Corazones, al presidir, nada menos, que la capilla del Palacio Real, respondiendo a la nueva visión del Sagrado Corazón que superaba el ámbito puramente religioso. Se trataba de la iconografía más moderna y actual del momento. El culto al Sagrado Corazón, que se extendió en el siglo XVIII, adquiere una dimensión nueva en el siglo XIX. Pío IX, su gran impulsor, instituyó la celebración festiva del Sagrado Corazón de Jesús en la Iglesia Universal en 1856 y promulgó la consagración definitiva de la Iglesia al Sacratísimo Corazón en 1875, con el objetivo último de reforzar la devoción en medio del creciente laicismo de la sociedad europea.

En el caso de nuestro país, estas iniciativas encajaron con gran comodidad en una sociedad en la que el catolicismo no sólo había afianzado sus posiciones, merced al concordato firmado con la Santa Sede en 1851, sino que, además, se mostraba cada vez más politizado. En 1899, León XIII proclama la consagración del mundo al Sagrado Corazón de Jesús a través de la encíclica Annum Sacrum. En el mismo año, la Sagrada Congregación de Ritos aprueba las Letanías del Sagrado Corazón, que desde entonces iban a figurar en todos los misales y devocionarios. Y, finalmente, como réplica a las celebraciones del centenario de la Revolución Francesa, surgió una corriente que impulsaba la consagración de naciones, familias, hogares y entidades de todo tipo al Sagrado Corazón. En 1911 tuvo lugar la consagración oficial de España al Sagrado Corazón y el culmen de esta iconografía en escultura es el monumento al Sagrado Corazón en el Cerro de los Ángeles, realizado por el escultor Aniceto Marinas, que fue inaugurado el 30 de mayo de 1919 por el rey Alfonso XIII, justo en el centro geográfico de España, leyendo la oración: “España, pueblo de tu herencia y de tus predilecciones, se postra hoy reverente ante ese trono de tus bondades que para Ti se alza en el centro de la Península… Reinad en los corazones de los hombres, en el seno de los hogares, en la inteligencia de los sabios, en las aulas de las ciencias y de las letras y en nuestras leyes e instituciones patrias”.

Desde el punto de vista de las artes, se dieron a conocer varias prescripciones eclesiásticas para la representación artística de la devoción. En 1877 se establecía que la imagen del corazón de Jesús tendría que representarse en medio de llamas o rayos, con la herida y rodeado horizontalmente de una corona de espinas, rematado por una cruz en medio de llamas. No estaba permitida la representación del Sagrado Corazón sin que el corazón fuera visible. El corazón tenía que estar unido a la figura de Cristo, aparecer como cosa principal, tener relieve, corresponder a las proporciones de la imagen y estar colocado en la forma descrita (cruz, llaga, corona de espinas) sobre los vestidos y sobre el pecho. La costumbre de colocar el corazón en la mano de Cristo no era recomendable, pero no estaba estrictamente prohibida. No se permitía colocar en los altares la representación del corazón solo, separado de la figura del Redentor, a no ser en los objetos de devoción privada.

Con respecto a la ejecución de las obras encargadas a Samsó, se conserva, al menos, una fotografía de medio cuerpo del Sagrado Corazón de Jesús (MNP HF00193) que hace pensar en una primera idea, o quizá en otra versión de la imagen, con los cabellos mucho más rizados y con ricos bordes de la túnica, que en el modelo del Palacio Real no tiene. Este detalle, también pone en relación la imagen de la fotografía con la vestimenta de la Inmaculada del Museo del Prado, que coincide en el diseño de la túnica bordada.

El planteamiento conceptual de esta iconografía partía del primer modelo de Cristo de Thorvaldsen de 1821 para la Catedral de Copenhague, que desde su óptica neoclásica había fijado un canon ideal, sereno, bello, con un profundo estudio de plegados y un gran trabajo técnico. Este modelo, repetido hasta la saciedad, fue evolucionando en las obras del escultor purista Pietro Tenerani (1789-1869), colaborador de Thorvaldsen, tanto en el Cristo del Monumento funerario de Pío VIII, de 1829-1830 en la Basílica de San Pedro en el Vaticano, como en otros bustos de Jesucristo. Samsó, a partir de estas claves estéticas, modificó la posición de los brazos, habitualmente extendidos y abiertos, y se centró en las nuevas indicaciones iconográficas y en el lenguaje aprendido, para representar la figura que simbolizaba el amor divino por la humanidad y, por tanto, señalando con ambas manos su corazón. La serena creatividad de Samsó debía tener una identidad propia, lo que resultaba difícil, cuando ya se estaba reproduciendo esta iconografía, de forma seriada, en talleres que suministraban figuras en materiales que no eran nobles pero mucho más económicos, frente a lo que hasta entonces establecía la tradición para obras que se iban a exponer en los templos.

Azcue Brea, Leticia, 'La melancolía de Roma: la escultura religiosa académica en la Corte alfonsina. Ecos puristas en la obra de Martín Riesco, los hermanos Vallmitjana o Samsó' En:. Svmma Stvdiorum Scvlptoricae, In memoriam Dr. Lorenzo Hernández Guardiola. II Congreso Internacional de Escultura Religiosa, Crevillent, octubre 2018, Alicante, Instituto alicantino de cultura y Diputación de Alicante, 2019, p.59-104 [90-93 lám.20]

Ficha técnica

Obras relacionadas

Sagrado Corazón de Jesús
Gelatina / Colodión sobre papel fotográfico, Hacia 1900
Número de catálogo
E001031
Autor
Juan Samsó y Lengly
Título
Sagrado Corazón de Jesús
Fecha
1898 - 1901
Materia
Escayola
Dimensión
Alto: 216 cm.; Ancho: 91 cm.; Fondo: 72 cm.
Procedencia
Museo de Arte Moderno (Donación Rodrigo Alvarez Blanco, 1915); Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, 2016

Bibliografía +

Tormo y Monzó, Elías, Las iglesias del antiguo Madrid. Notas de estudio, Madrid, 1927, pp. 100.

Agulló y Cobo, M, Madrid en sus diarios nº 5. 1891-1899. Seminario de
Bibliografía Hispánica de la Facultad de Filosofía y Letras de Madrid.
, Instituto de Estudios Madrileños, Madrid, 1961-1972, pp. 258.

Melendreras, J. L., “El escultor Juan Samsó, autor de los Sagrados Corazones
de Jesús
, Reales Sitios, 130, 1996, pp. 17-23.

Queralt Teixidó, A, Pío IX, el Papa de la Inmaculada y del Sagrado Corazón.
Barcelona
, Apostolado de la Oración, Barcelona, 2001.

Cano Medina, L, La devoción al Sagrado Corazón y a Cristo Rey en España y su
recepción por los metropolitanos españoles (1923-1931).
, Pontificia Universitas Sanctæ Crucis Facultas Theologiæ., Roma, 2007.

Herradón Figueroa, M.A, Reinaré en España. La devoción al Sagrado Corazón
de Jesús.
, Dialectología y Tradiciones Populares, nº 2 julio-diciembre,, 2009, pp. pp. 193-218.

Díaz Patiño, G, Imagen y discurso de la representación religiosa del Sagrado
Corazón de Jesús.
, Plura, Revista de Estudos de Religião, publicação eletrônica,, 1 nº.1, 2010, pp. p. 86-108..

Azcue Brea, Leticia, 'Voz de Juan Samsó' En: Diccionario biográfico español, XLV, Real Academia de la Historia, Madrid, 2013, pp. 465-466.

Azcue Brea, Leticia, 'La melancolía de Roma: la escultura religiosa académica en la Corte alfonsina. Ecos puristas en la obra de Martín Riesco, los hermanos Vallmitjana o Samsó' En:, Svmma Stvdiorum Scvlptoricae, In memoriam Dr. Lorenzo Hernández Guardiola. II Congreso Internacional de Escultura Religiosa, Crevillent, octubre 2018, Alicante, 2019, pp. 59-104 [90-93 lám.20].

Otros inventarios +

Inv. Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Núm. AS03526.

LAOBRANOTIENEINSCRIPCIONES

LAOBRANOTIENETRANSCRIPCIONES

La obra no tiene exposiciones relacionadas

Ubicación +

Leganés - Museo de Escultura de Leganés (Depósito)

Fecha de actualización: 04-12-2020 | Registro creado el 11-07-2020

Más obras de Juan Samsó y Lengly

Impresión a la carta

Imprime en alta calidad cualquier obra disponible en nuestro catálogo en el tamaño y acabado que prefieras.

Banco de imágenes

Solicita cualquier obra disponible en nuestro catálogo en formato digital.

Arriba